Las maravillas de Catamarca: paisajes de «otro planeta»

Las maravillas de Catamarca: paisajes de «otro planeta»

- en Turismo
557
0

La provincia de Catamarca forma parte de la región del Noroeste argentino. Sus paisajes incluyen desde valles y ciudades, hasta una importante presencia de cerros y volcanes que la hacen un destino ideal para la práctica del montañismo y la escalada deportiva.

Villas veraniegas como El Rodeo, ciudades increíbles como Belén, Tinogasta y Londres, o la belleza indescriptible de las aguas curativas de Fiambalá, cerca de Antofagasta de la Sierra, y la popularidad que ha adquirido la ya famosa Fiesta Nacional del Poncho, han hecho de Catamarca un sitio perfecto para toda la familia.

La provincia ostenta entre sus atractivos naturales a varias montañas que forman la ruta de los «Seismiles», todos picos de más de 6000 metros de altura con nieves eternas. A estos se suman lagunas de altura y los volcanes más elevados del mundo, los que año a año suman adeptos que quieren llegar a sus cumbres.

Las festividades religiosas, entre las que se destaca la de la Virgen del Valle en la capital San Fernando del Valle de Catamarca, convocan a multitudes que llegadas de todos los puntos de la provincia se encuentran para mantener intacta su fe.

Campo de Piedra Pómez

Es uno de los principales atractivos de la provincia de Catamarca. Se encuentra ubicado en el departamento de Antofagasta de la Sierra, a 63 km de la villa de Antofagasta y a 10 km de la localidad de El Peñón, con una altura promedio de 3.000 m.s.n.m.

Campo de Piedra Poméz, Catamarca.

Al mismo se accede por una huella desde la RP Nº 43, sólo en vehículo 4×4. Para llegar hasta allí, uno pude tomar las excursiones desde la localidad de El Peñón, Antofagasta, en Belén, o desde Santa María. Si uno posee una camioneta 4×4 se aconseja contratar un guía o baqueano de la zona.

Su geografía se asemeja a “olas petrificadas” en la inmensidad de la puna, con colores que varían según el momento del día y la forma que adopten los rayos del sol, que van desde un tono anaranjado pasando por amarillo, hasta llegar al blanco típico de la piedra.

Uno tiene la opción de pernotar en la localidad de El Peñón o en la Villa de Antofagasta ya que ambas cuentan con servicios de alojamiento, siendo lo más recomendable debido a que no se recomienda bajo ningún concepto acampar en estos lugares por la gran amplitud térmica entre el día y la noche.

Es un lugar único para las personas que buscan algo nuevo y exótico, ideal para los amantes del turismo aventura.

Un recorrido «de otro planeta»

Si bien son 200 kilómetros de ruta desde Puerta de Corral Quemado hasta Antofagasta de la Sierra, se tarda unas cinco a seis horas en realizar todo el trayecto. Hay que tener en cuenta que se va en altura, entre montañas y con muchas curvas y animales al costado, principalmente guanacos.

La ruta 43 en Catamarca está pavimentada casi en su totalidad hasta Antofagasta de la Sierra, a excepción de unos 30 kilómetros de ripio desde la localidad de Villa Vil hasta el comienzo de la cuesta de Randolfo, donde hay que reducir la velocidad considerablemente.

Recorrer la ruta 43 permite adentrarse de pleno en los paisajes de la puna catamarqueña en un entorno hostil, árido, con vientos fuertes, poco transito y grandes montañas pero con un colorido espectacular. Muchas cosas que se ven parecen como sacados de otro planeta producto a las erupciones volcánicas que se produjeron en la zona millones de años atrás.

A medida que uno va hacia Antofogasta de la Sierra la altura por la que discurre la ruta comienza a ser mayor. Puerta de Corral Quemado, en el comienzo, se encuentra a 1.900 msnm y las localidades de El Peñón y Antofagasta de la Sierra están a 3.300 msnm. En el medio se pasa por el punto más alto de la ruta en Pasto Ventura, a unos 4.000 msnm.

Uno de los puntos más atractivos del recorrido está sobre la denominada Cuesta de Randolfo, cuando de repente aparecen ante los ojos unas impresionantes dunas de arena en el medio de las montañas y el paisaje árido. Estas son las Dunas de la Difunta.

Otro de los lugares para hacer una parada es Laguna Blanca, un pequeño pueblo en el medio de la puna al que se llega tomando un desvío de la ruta 43 por un camino de ripio y bordeando la laguna del mismo nombre.

Todo el recorrido vale la pena, lo recomendable es ir parando para sacar fotos y también dormir en los pueblos para realizar alguna de las excursiones en los alrededores como visitar el campo de Piedra Pómez, el salar de Antofalla o el volcán Galán.

Otras excursiones que se pueden hacer desde El Peñón o Antofagasta de la Sierra

Lo recomendable es hacer base en El Peñón o Antofagasta de la Sierra al menos tres días y realizar las excursiones que valen la pena además del Campo de Piedra Pomez.

Estas son:

  • Visitar el volcán Galán: con vehículo 4×4 y guía se accede al borde oeste del volcán, a unos 5.100 msnm. El volcán Galán tiene la tronera más grande del mundo de unos 45 kms de diámetro. En el interior del cráter se encuentra la majestuosa laguna Diamante de color turquesa y con gran concentración de sal. Todo el entorno natural de la puna que se recorre es espectacular.
  • Visitar el Salar de Antofalla: también de acceso con 4×4 y guía, este imponente salar tiene unos 150 kms de extensión. Resalta por los colores y el fondo montañoso.
  • Visitar el Salar del Hombre Muerto: otro de los grandes salares en altura al que se llega en vehículo doble tracción continuando por la ruta 43 desde Antofagasta de la Sierra.

Fuente: https://rutadelmate.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

Para el calorcito: helado de banana casero

Se vienen días de calor y automáticamente pensamos