Las montañas se quedan sin nieve

Las montañas se quedan sin nieve

 En el 78 % de las áreas montañosas de todo el mundo hay menos nieve como consecuencia de la crisis climática, especialmente perceptible en zonas como Sudamérica y otros puntos del planeta.

El resultado de un estudio revela «una situación preocupante» sobre todo a alta cuota: sobre los 4.000 metros de altitud todas las zonas montañosas observadas «está empeorando», pierden extensión nevada, duración de la nieve y aumenta la temperatura del aire.

La investigación se publicó proporcionando también un mapa de la cobertura blanca a nivel global que demuestra de manera impresionante el impacto negativo que está teniendo el calentamiento global. Por encima de 4000 metros, los parámetros como la extensión de la capa de nieve y la duración de la capa de nieve muestran una disminución constante, mientras que la temperatura del aire aumenta.

La nieve que cae sobre Sierra Nevada, las Montañas Rocosas y otras cordilleras se convierte en un depósito natural que se derrite lentamente cada primavera y verano y fluye hacia los valles de los ríos. Los administradores de recursos de los estados del oeste cuentan con esta concesión de la naturaleza para llenar los embalses con suficiente agua para los meses típicamente secos de verano y otoño. En 2021, esas cuentas de agua de deshielo han estado mostrando «fondos insuficientes».

Un «banco y presa» con nieve

Según el Departamento de Recursos Hídricos de California (CalWater), aproximadamente las tres cuartas partes de las precipitaciones del estado en un año caen en forma de nieve y lluvia en el norte y centro de California. En un año típico, la capa de nieve de Sierra Nevada representa aproximadamente el 30 por ciento del suministro de agua de California. Sin embargo, por segundo año consecutivo, las nevadas invernales en Sierra Nevada estuvieron por debajo del promedio. De hecho, CalWater informó el 1 de abril de 2021 que las montañas habían recibido solo el 59 por ciento de su agua de nieve promedio anual; las precipitaciones en elevaciones más bajas también estuvieron por debajo del 50 por ciento de lo normal.

Calor y mucho calor

El duro comienzo de la temporada de deshielo empeoró rápidamente. El sol persistente y las temperaturas muy cálidas del aire primaveral hicieron que gran parte de la nieve se derritiera rápidamente. Para el 11 de mayo de 2021, la capa de nieve en la región norte de la Sierra era un 7 por ciento de lo normal; la región central estaba en el 8 por ciento; y la región sur tenía solo el 5 por ciento. A principios de junio, la capa de nieve en la región norte era prácticamente nula.

La progresión se nota en las imágenes de arriba y abajo. Adquiridas por el sensor MODIS en el satélite Terra de la NASA, las imágenes en color natural muestran la Sierra Nevada el 31 de marzo (en el pico estacional), el 18 de mayo y el 7 de julio (el día sin nubes más reciente). Las imágenes MODIS del 12 de julio de 2017 y del 12 de julio de 2019 (años con una acumulación de nieve de promedio a abundante) también muestran cómo la capa de nieve a veces puede durar hasta bien entrado el verano.

Según científicos estatales y federales, el derretimiento en 2021 en Sierra Nevada ocurrió de tres a cuatro semanas antes de lo habitual. Y ese deshielo no llegó muy lejos. Secos por dos años de sequía, los suelos entre las montañas y los valles absorbieron grandes cantidades de agua. Según estimaciones de los hidrólogos, 685.000 acres-pie de escorrentía esperada nunca llegaron a los embalses de la cuenca hidrográfica de la Sierra Norte. Esa pérdida es aproximadamente un 40 por ciento más de agua de la que usa la ciudad de Los Ángeles en un año.

En un informe del 8 de julio, los climatólogos del Sistema Nacional Integrado de Información sobre Sequías de EE. UU. señalaron que a gran parte de California y Nevada les faltan entre 0,5 y 1 año de precipitación desde octubre de 2019, y a California le faltan más de 1,5 años de caudal. Muchos embalses en California están más bajos qie los desde la sequía de 2012-15. Los administradores estatales y federales han almacenado y conservado suficiente agua de los últimos años, por lo que no existe una preocupación inmediata por la escasez de agua en California, pero otra sequía de nieve este invierno podría plantear problemas.

Imágenes de NASA Earth Observatory por Lauren Dauphin, utilizando datos MODIS de NASA EOSDIS LANCE y GIBS / Worldview. Historia de Michael Carlowicz.

Vía: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las burbujas de jabón forman «flores» al estallar

Al grabar con cámaras de  alta velocidad durante