Las tortugas gigantes que comen aves

Las tortugas gigantes que comen aves

- en Curiosidades y rarezas, Vida animal
449
0

El pasado 30 de julio de 2020, la directora de conservación de Fregate, una pequeña isla privada en el archipiélago de Seychelles grabó como una tortuga gigante vegetariana cazaba y se comía a un pequeño pájaro. 

Se trata de la primera vez que hay una prueba documental del ataque deliberado a otro animal de cualquier especie de tortuga salvaje en el mundo.

Un equipo de investigadores ha grabado por primera vez el instinto depredador de una tortuga gigante de Aldabra frente a una cría de un ave común en las islas Seychelles, la tiñosa picofina. Según los autores, el comportamiento de caza del reptil parecía habitual, lo que da pie a nuevas hipótesis sobre la manera de alimentarse de estos animales.

Un depredador no necesita tener la mayor velocidad ni los mejores reflejos para atrapar a un pájaro. Así lo ha demostrado un estudio, publicado en la revista Current Biology, tras obtener la primera prueba documentada de una tortuga gigante de Aldabra (Aldabrachelys gigantea) entrando a matar.

l reptil muerde la cabeza de un polluelo de tiñosa picofina (Anous tenuirostris), lo mata y se lo come. Es la primera vez que se capta este comportamiento con una cámara, y es probable que no sea el único caso de quelonios que acechan y depredan pájaros.

No podía creer lo que estaba viendo”, explica Justin Gerlach, investigador de la Universidad de Cambridge en Reino Unido. “Era horroroso y sorprendente al mismo tiempo”, continúa.

El vídeo fue grabado en los bosques de la Isla de Fregate, en las Seychelles, un archipiélago situado frente a la costa de África oriental en el océano Índico. Las imágenes muestran como una tortuga hembra adulta se dirige directamente a paso normal hacia su objetivo: una cría de tiñosa picofina varada en un tronco.

Miraba directamente al ave y caminaba decididamente hacia ella. Esto era muy, muy extraño, y totalmente diferente del comportamiento normal de estos reptiles”, indica el autor.

A paso lento, pero firme

La tortuga se acerca a su presa despacio, pero decidida. Cuando llega a una distancia en la que puede asestar mordiscos, alarga la boca. El polluelo intenta defenderse picoteando al reptil, pero sus esfuerzos son inútiles. Una vez llega al final del tronco sin ningún otro lugar donde ir, el quelonio aplasta sus mandíbulas directamente sobre la cabeza del pájaro, que se desploma desde el tronco. La tortuga baja y se lo traga entero. El proceso completo dura siete minutos.

Aunque la gente suele asociar la velocidad de estos reptiles —o la falta de ella— con unos hábitos herbívoros sencillos y benévolos, este no es la primera evidencia de tortugas que consumen carne o partes de animales ricas en calcio, como huesos o caparazones, en la naturaleza. “En estudios previos, no era posible saber si el quelonio había matado directamente al animal, o si simplemente lo había encontrado convenientemente muerto”, afirma el experto.

Vía: https://www.ecoportal.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Es cierto qué los animales pueden predecir los terremotos?

Un estudio de la Universidad Anglia Ruskin, y