Logran alimento para peces con el metano capturado

Logran alimento para peces con el metano capturado

- en Derecho ambiental, Medio ambiente
342
0

El metano, un poderoso gas de efecto invernadero, puede capturarse y transformarse en alimento sostenible y rico en proteínas para peces de cultivo, un sector alimentario cada vez más importante.

A través de estudios y análisis profundos de datos, encuentran que los costos de producción relacionados con el metano capturado de ciertas fuentes en los EE.UU. son más bajos que el precio de mercado de la harina de pescado convencional. También destaca las reducciones de costos factibles que podrían hacer que el enfoque sea rentable utilizando otras fuentes de metano y capaz de satisfacer toda la demanda mundial de harina de pescado.

Vale mencionar que aunque el dióxido de carbono es más abundante en la atmósfera, el potencial de calentamiento global del metano es aproximadamente 85 veces mayor en un período de 20 años y al menos 25 veces mayor un siglo después de su liberación.

El metano es un gas de efecto invernadero mucho más potente que el dióxido de carbono y emitimos una gran cantidad en todo el mundo a través de procesos agrícolas e industriales. Sin embargo, un equipo de científicos tiene una solución sobre qué hacer con al menos parte de ese exceso de metano: convertirlo en alimento para peces.

Después de que capturamos metano de vertederos, plantas de tratamiento de aguas residuales o instalaciones de gas, las bacterias metanotróficas pueden convertir el gas en biomasa rica en proteínas que luego se puede utilizar como harina de pescado. “En la industria de la acuicultura en rápido crecimiento, los aditivos metanotróficos tienen un perfil de aminoácidos favorable y pueden compensar la harina de pescado capturada en el océano, reduciendo las demandas de las pesquerías sobreexplotadas”, explican los científicos en un estudio .

04/03/2021 Escapes de metano en un gasoducto en Kazajstán POLITICA INTERNACIONAL INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA ESA

Metano convertido en alimento para peces

El proceso de conversión de metano en harina de pescado se puede escalar a niveles industriales, por lo que podemos mitigar el cambio climático y mejorar la seguridad alimentaria a la vez, dicen los científicos de la Universidad de Stanford que han trazado varios escenarios para hacer precisamente eso.

“A pesar de décadas de intentos, la industria energética ha tenido problemas para encontrar un buen uso para el gas natural varado”, señala Evan David Sherwin, investigador postdoctoral en ingeniería de recursos energéticos en Stanford. “Una vez que comenzamos a analizar los sistemas de energía y alimentos juntos, quedó claro que podíamos resolver al menos dos problemas de larga data a la vez”.

Un problema es el de la sobrepesca, que ha provocado que las poblaciones de peces silvestres se agoten gravemente en las últimas décadas, de modo que hoy en día las granjas de peces proporcionan aproximadamente la mitad de todos los productos del mar de origen animal que se consumen en todo el mundo.

Mientras tanto, los efectos del metano en el clima después de la liberación del gas son alrededor de 85 veces mayores que los del CO2 durante un período de 20 años. El metano también puede empeorar la calidad del aire al aumentar el ozono troposférico en la atmósfera, que causa 1 millón de muertes prematuras cada año debido a enfermedades respiratorias.

Metanótrofos

Un tipo de bacteria llamada metanótrofos puede cultivarse en biorreactores especiales y alimentarse con metano presurizado, oxígeno y nutrientes como nitrógeno, fósforo y oligoelementos. “La biomasa rica en proteínas resultante se puede utilizar como harina de pescado en alimentos para la acuicultura, compensando la demanda de harina de pescado hecha de peces pequeños o alimentos de origen vegetal que requieren tierra, agua y fertilizantes”, explican los científicos.

“Si bien algunas empresas ya están haciendo esto con gas natural por tubería como materia prima, una materia prima preferible sería el metano emitido en grandes rellenos sanitarios, plantas de tratamiento de aguas residuales e instalaciones de petróleo y gas”, dice Craig Criddle, profesor de ingeniería civil y ambiental en la Escuela de Stanford. de Ingeniería.

“Esto daría lugar a múltiples beneficios, incluidos niveles más bajos de un potente gas de efecto invernadero en la atmósfera, ecosistemas más estables y resultados financieros positivos”, agrega el científico.

Vía: https://www.ecoportal.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Por qué la sangre humana le atrae tanto a los mosquitos?

De alrededor de 3.500 especies de mosquitos en