Los arrecifes y las islas artificiales en el Golfo Pérsico

- en Medio ambiente
101
0

Imágenes satélites revelan increíbles islas artificiales en el Golfo Pérsico, con un gran despliegue coralino frente a a las costas.

El golfo Pérsico es un gran golfo marino de poca profundidad (30 m de media) situado entre Irán y la península arábiga. Constituye una extensión del océano Índico. Esta masa de agua de 251 000 km² está conectada con el mar Arábigo al este mediante el estrecho de Ormuz y el golfo de Omán, y su límite occidental está marcado por el gran delta del río Shatt al-Arab.

La región de arrecifes del Golfo Pérsico, se caracteriza por una diversidad de elementos, que incluye no solo varios tipos de corales duros y blandos, sino también diversos tipos de esponjas, moluscos, peces, estrellas de mar y erizos de mar. También representa un especial interés científico estos corales masivos, de crecimiento lento, que durante muchos años de evolución lograron adaptarse a este ambiente tan extremo.

Te puede interesar: Esta Las islas donde las polillas se arrastran y las moscas caminan

Las características únicas de tierra y agua de la región son visibles en estas imágenes satelitales, adquiridas el 24 de julio de 2022 por Operational Land Imager-2 (OLI-2) en Landsat 9.

Norman Kuring, un investigador jubilado del grupo de biología oceánica de la NASA, procesó las imágenes y utilizó técnicas de filtrado de color para dibujar detalles en el agua. Todavía busca imágenes satelitales en busca de cualquier cosa que le llame la atención. “No estaba buscando imágenes del Golfo Pérsico específicamente en este caso”, dijo Kuring. «La región parecía despejada ese día, y el fondo poco profundo ofrecía posibilidades interesantes«.

El Golfo Pérsico tiene un promedio de solo 35 metros de profundidad. El agua es incluso menos profunda cerca de las costas y los arrecifes de Bahrein, con solo unos pocos metros de profundidad en algunos lugares. La luz del sol penetra en las aguas poco profundas y se refleja en las superficies sumergidas.

Hacia la parte inferior izquierda de la imagen, formas suaves y oscuras salpican el lecho marino. Eman Ghoneim, geógrafo físico de la Universidad de Carolina del Norte en Wilmington, cree que se trata de viejas dunas de arena. Hace miles de años, cuando los niveles del mar eran más bajos, las dunas fueron esculpidas por el viento en forma de media luna. Luego los mares crecientes los sumergieron.

Seguir leyendo: Conoce las islas solares flotantes. ¿Dónde se encuentran?

Arrecifes e islas artificiales

Quizás las características sumergidas más obvias en las imágenes son los grandes arrecifes que rodean a Bahrein, visibles como áreas de color verde claro en alta mar. Históricamente, estas estructuras conocidas como “fasht” eran arrecifes de coral o de ostras perleras. Hoy en día, la mayoría de ellos son esqueletos de corales muertos, aunque algunas superficies rocosas aún tienen corales vivos adheridos, según Ghoneim, quien ha estudiado este hábitat submarino con satélites y estudios de campo.

John Burt, biólogo marino de la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi, también ha estudiado el declive de los arrecifes de coral de Bahrein. “Queda poco coral vivo”, dijo Burt. Señaló que la disminución fue causada por sedimentos removidos por el desarrollo costero y por eventos históricos de blanqueamiento. El blanqueamiento de corales, en el que los corales expulsan las algas de sus tejidos y se vuelven blancos, ocurre cuando la temperatura del agua es más alta de lo normal. El blanqueamiento no siempre mata el coral, pero en 1996 provocó una mortandad masiva, “de la cual ha habido una recuperación insignificante”, dijo Burt.

Fasht Al Adhm, el arrecife más grande del área, se extiende por unos 200 kilómetros cuadrados frente a la costa este de Bahrein. La imagen detallada de arriba muestra el arrecife (verde claro) en medio de canales más profundos y aguas abiertas (azul oscuro). Observe el patrón cuadriculado de líneas a lo largo de la superficie del arrecife. Según Burt, estas líneas son los transectos a lo largo de los cuales se detonaron cargas explosivas para estudios sísmicos durante la exploración petrolera en la década de 1980.

La primera imagen detallada destaca un área donde la luz del sol se refleja en la superficie del agua en el mismo ángulo que el sensor del satélite lo vio, causando un brillo conocido como resplandor solar. Aunque la luz solar puede eliminar muchas características, algunos fenómenos, como las estelas y las aguas superficiales rugosas por el viento, se vuelven más visibles.

El lado izquierdo de la imagen muestra Durrat Al Bahrain. El dragado comenzó en 2004 y, para 2007, agregó unos 5 kilómetros cuadrados de islas artificiales a la costa sureste de Bahrein. “Durrat Al Bahrain fue creado para parecerse a las ostras, los peces y, por supuesto, a la perla tan central en la historia de la nación”, dijo Burt.

Aquí es más fácil construir islas artificiales porque el agua es poco profunda. Pero tales proyectos pueden afectar los ecosistemas marinos. La construcción de las islas involucró operaciones de dragado masivas para eliminar la arena del lecho marino, dijo Ghoneim, «lo que tiene un impacto profundo en muchos hábitats bénticos«.

Imágenes de la NASA por Norman Kuring/ NASA’s Ocean Color Web, utilizando datos Landsat del Servicio Geológico de EE. UU. Texto de Kathryn Hansen.

Con información de: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

El primer lobo ártico clonado fue presentado en China

La compañía ha explicado en un comunicado que