Los glaciares artificiales de Chile para enfrentar el cambio climático

Los glaciares artificiales de Chile para enfrentar el cambio climático

El proyecto chileno Nilus busca recomponer los ecosistemas precordilleranos mediante la combinación de inteligencia artificial y los glaciares para luchar contra la crisis hídrica.

Este estilo de iglú cónico están inspirados en los Stupa de hielo del Himalaya. Ya ha producido un glaciar artificial de agua dulce de 6 metros en su primera prueba de prototipo en el Parque Arenas del Cajón del Maipo.

Es una manera alternativa de guardar agua en formato de hielo en la cordillera, donde nosotros tenemos un país que tiene cordillera desde Arica a Punta Arenas”, explicó Enrique Gellona, director proyecto Nilus.

Ahora, un grupo de expertos chilenos están intentando aprovechar los beneficios de los inviernos australes para congelar agua a manera de glaciares artificiales de acuerdo a lo citado por Reuters. El método es replicado de uno utilizado en India conocido como ice-estupas. El método es aplicado en el Himalaya. La idea central es formar pirámides de hielo con agua del invierno para preservarlas para la temporada de escasez. El proyecto apunta a crear 50 de estos glaciares.

El objetivo es ver si efectivamente este volumen de agua puede ser utilizado en primavera y verano. El parque hídrico se planea para la zona de el Cajón del Maipo en los Andes. El objetivo inicial es poder mantener hielo en estado sólido, utilizando la fuerza de gravedad, sin maquinaria para poder preservarlo. El proyecto sería sustentable y no aportaría contaminación adicional.

El bautizado Proyecto Nilus chileno está Inspirado en los ice-stupas (estupas de hielo) que fueron ideados y fabricados por el indio Soanm Wancchuk en los Himalaya que se levantan en la India, cerca de la frontera con Mongolia.

Mediante su cuenta de Instagram, el equipo de Nilus explicó que primero deben hacer una captación de agua dulce, la cual es canalizada por una pendiente hasta las estructuras en forma de domo.

Posteriormente, gracias a la diferencia de las alturas, el agua es elevada y pulverizada hacia afuera -cuando la temperatura es bajo cero-, provocando poco a poco la creación de un hielo o Stupa de hielo, el cual podría alcanzar una altura de 40 metros por, aproximadamente, unos 20 metros de radio- lo que significa que puede llegar a almacenar entre 12,5 y 16 millones de litros de agua-, el cual cuando comienza a derretirse y el agua es canalizada de manera periódica hacia los puntos de distribución establecidos, ayudando a entregar agua dulce a personas que no tienen acceso a ella.

 Según revelaron los responsables de este ambicioso proyecto que busca combatir al cambio climático que aqueja al mundo entero, la idea es instalar 50 de estos gigantescos cuerpos de hielo, bajo el formato de un parque hídrico, en el Valle de las Arenas, en el Cajón del Maipo, para llevar a cabo  todas las pruebas necesarias  para ver si esta fórmula podría aspirar a ser una solución para la gran sequía que atraviesa Chile desde hace 11 años.

En la India, esta metodología se usa para canalizar agua durante los meses de invierno. Y, a través de diferencias de presión por altura, se ponen aguas arriba y generan hielo con el fin de guardarla y redistribuirla en épocas estivales”, comentó Enrique Gellona, máximo responsable del Proyecto Nilus cuyo prototipo en Chile se emplaza cerca del glaciar El Morado, en la zona pre-cordillerana de la Región Metropolitana.

0411_glaciares artificiales

¨Hoy, en Chile existen más de 24.000 glaciares, de los cuales solo 3 siguen creciendo año a año. Los ice-stupas se presentan como una gran alternativa al retroceso acelerado de glaciares en nuestro país, permitiendo el crecimiento de gigantescas masas de hielo capaces de imitar la función de los glaciares, redistribuyendo el agua en tiempos de escasez”, comentó Gellona.

Ahora, el objetivo principal de los científicos chilenos es tratar de comprobar si este proyecto se puede adaptar mejor, a modo de parque hídrico, en la Región de Antofagasta.

“Si teniendo 50 generará un impacto en cierta comunidad, para poder ser usado en la agricultura local, a nivel de importancia podríamos construir 1.000 glaciares artificiales y hacer la gran diferencia pensando en el futuro. El gran problema que hay es que el agua, en épocas de abundancia, no podemos guardarla. Y cada vez el agua será más poca”, concluyó Gellona.

Vía: https://weekend.perfil.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Una rara lluvia de estrellas para el fin de semana

Las Biélidas o Andromédidas serán protagonistas durante el