Los incendios en Sudamérica marcaron récord a inicios de 2022

Los incendios en Sudamérica marcaron récord a inicios de 2022

Argentinos y paraguayos pasan por una gran consternación desde que inició el año, con la magnitud de los incendios que han arrasado cientos de miles de hectáreas de campos fértiles y tierras ganaderas.

Sólo en una región de Argentina, los incendios arrasaron con la flora, la fauna, los enclaves productivos y centros turísticos generando desesperación e impotencia entre los productores y la población y pérdidas que el gobernador estimó en 40 mil millones de pesos (374 millones de dólares).

Las coberturas vegetales más afectadas fueron las de ambientes de humedales con más de 460 mil hectáreas acumuladas, según el INTA, entre los que se encuentran los esteros y otros bañados con 245.110 hectáreas, en tanto el área quemada en los bosques cultivados alcanzó 31.265 hectáreas y en los bosques nativos, 28.733 hectáreas.

El Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS) informa de que los incendios que se declararon a partir de enero y siguieron activos en febrero y marzo de 2022 en las regiones centrales de Sudamérica registraron emisiones excepcionalmente elevadas y algunas regiones y provincias de Paraguay y el norte de Argentina mostraron emisiones récord para esa época del año.

También podes leer: La capa de ozono colapsa por el humo de los incendios forestales

El Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS), que se implementa a través del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio en representación de la Comisión Europea, señala que desde el comienzo del año, los incendios en Sudamérica, y en concreto en Paraguay, Argentina, Colombia y Venezuela, han mostrado una intensidad récord y muy por encima de la mediana del periodo 2003-2021, según la observación recabada mediante sensores satelitales de los datos del poder radiativo del fuego (en inglés, FRP), un parámetro sobre la generación de calor que permite categorizar la intensidad de los incendios. El punto máximo de estas emisiones inusuales se registró en enero de 2022, pero siguieron bastante por encima de los niveles medios a lo largo de febrero y algunos fuegos continuaron en marzo.

El norte de Argentina y Paraguay han estado experimentando condiciones cálidas y secas durante todo el verano austral, lo que ha tenido como resultado un mayor riesgo de incendios que se correlaciona con la actividad observada.

El análisis de los datos del Sistema Mundial de Asimilación de Datos sobre Incendios (GFAS) del CAMS muestra que la actividad de los incendios en Paraguay y Argentina entre el 1 de enero y el 28 de febrero registró cantidades récord en cuanto a emisiones estimadas de carbono desde comienzos de 2003, cuando se inicia el registro de datos. En el norte de Argentina, estos fuegos han estado activos de manera continua la provincia de Corrientes y el humedal de Esteros de Iberá, y aunque las emisiones diarias totales estimadas han sido inferiores en la primera semana de marzo que en enero y febrero, continúan por encima de la media del periodo 2003-2021.

Una nota muy interesante para que leas: El planeta tiene dos enemigos letales: Los incendios y la contaminación acústica 

Los datos del GFAS entre el 1 de enero y el 28 de febrero muestran unas emisiones totales estimadas de carbono de los incendios en Paraguay de aproximadamente 5 megatoneladas, mientras que las emisiones totales estimadas de carbono en Argentina en el mismo periodo ascienden a cerca de 12 megatoneladas, de las cuales más de 8,5 las produjeron los incendios en el norte del país y 5,5 de ellas procedieron de la provincia de Corrientes.

El CAMS proporciona información actualizada sobre la localización, la intensidad y las emisiones estimadas de los incendios en el mundo, incluido el seguimiento del desplazamiento del humo y los impactos sobre la composición atmosférica. Estos incendios no sólo destruyen el terreno, sino que las emisiones de partículas y contaminantes que desprenden plantean un riesgo grave para la salud humana y medioambiental por la degradación de la calidad del aire que provocan. El CAMS monitoriza el desplazamiento de corto y largo radio de estos incendios debido al viento a través del continente, como por ejemplo, los elevados niveles de humo que llegaron a Ecuador y Perú procedentes de Colombia y Venezuela.

Animación del CAMS con los análisis sobre la profundidad óptica de los aerosoles de la materia orgánica en Sudamérica entre el 1 y el 9 de marzo de 2022. Crédito: Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus / CEPMPM

Mark Parrington, científico sénior y experto en incendios forestales del Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS) del CEPMPM, explica: «En el CAMS, vigilamos de cerca los incendios a escala mundial y regional utilizando observaciones casi en tiempo real de la ubicación e intensidad de los incendios activos. Con una combinación de herramientas del CAMS, somos capaces de hacer seguimiento de la progresión de los incendios en Sudamérica y de aportar datos sobre sus emisiones de humo y sus impactos en la atmósfera tanto a escala local como mundial». Los datos del CAMS están disponibles de manera libre y gratuita para quien los necesite y pueden ser una ayuda vital para tomar decisiones que afecten a los ciudadanos, las empresas y los actores de los sectores relacionados.

Si desea más información sobre los incendios en Sudamérica consulte este enlace.

La página del CAMS para monitorizar incendios a escala mundial puede consultarse aquí.

Consulte información adicional sobre la monitorización de incendios en el Q&A sobre incendios forestales del CAMS.

10 de marzo de 2022

Copernicus CAMS – ECMWF

Vía: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

¿Qué sucede si consumís jengibre todo los días?

El jengibre es una planta que cuenta con innumerables beneficios