Los incendios que no dan treguas en Jujuy y Salta son vistos desde el espacio

En lo que va de 2022, Argentina ha visto un aumento notable en la actividad de incendios debido a un período prolongado de tiempo inusualmente cálido y seco.

En esa frontera desde hace días que se mantuvieron operativos integrado por brigadistas de Salta, del Servicio Nacional del Manejo del Fuego, personal de los municipios San Ramón de la Nueva Orán y Colonia Santa Rosa y bomberos voluntarios. Todos realizan tareas de relevamiento, sofocación y verificación por tierra. Colabora desde el domingo el Ejército, luego de que las provincias lo solicitaran al Ministerio de Defensa de Nación.

En los último días trabajaron 5 naves hidrantes complementaban el trabajo de mitigación. Defensa Civil de Salta informó además que se trabajó en el cercado de líneas defensivas para evitar la propagación de las llamas. Para ello, utilizaron maquinarias viales. Sin embargo, ayer el medio digital Diario El Oranense informó que en un sector de Valle Morado el fuego puso en potencial peligro a dos topadoristas que quedaron rodeados por las llamas mientras trabajaban.

Lo que quedó en claro ayer es que los incendios reaparecieron tanto por la ruta nacional 34 como por la nacional 50. En el primer caso, en Salvador Mazza los incendios forestales se concentraron al norte del dique Itiyuro.

Mirando los incendios desde el espacio

La mayoría de los incendios que se muestran aquí están ardiendo en la provincia argentina de Salta, y algunos aparecen al sur en la provincia de Jujuy y al norte en Bolivia. Según Flavio Speranza, ingeniero forestal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina, los incendios ardían en varios ecosistemas boscosos: bosques subtropicales en altitudes bajas y medias, y bosques premontanos y montanos en las laderas de las montañas.

Casi todos los incendios forestales en la región son causados por la actividad humana, señaló Speranza. La gente suele iniciar incendios para mantener los pastos y los caminos, deshacerse de los desechos del jardín y la basura doméstica, y para cocinar durante los viajes de caza y pesca. El fuego fue responsable de 535.000 hectáreas de pérdida de cobertura arbórea en Argentina entre 2001 y 2021, según Global Forest Watch. Eso equivale al 8,5 por ciento de la pérdida total de la cubierta arbórea durante ese período.

Speranza señaló que en lo que va de 2022, Argentina ha visto un aumento notable en la actividad de incendios debido a un período prolongado de tiempo inusualmente cálido y seco.

La Niña

Una razón probable es La Niña, que ha aparecido por tercer año consecutivo. Durante los eventos de La Niña, las nubes y las lluvias se vuelven más esporádicas sobre el Océano Pacífico central y oriental, lo que puede generar condiciones secas en Argentina y otras partes de América del Sur.

La temporada de incendios, que comenzó en agosto, generalmente termina en enero. Pero la fecha exacta de finalización, dijo Speranza, “depende de la frecuencia y la cantidad de lluvia”. Durante la temporada 2021-2022, también un año de La Niña, Argentina experimentó la mayor cantidad de incendios en los primeros dos meses del año.

Imagen de NASA Earth Observatory por Lauren Dauphin, utilizando datos VIIRS de NASA EOSDIS LANCE , GIBS/Worldview y Suomi National Polar-orbiting Partnership y datos MODIS de NASA EOSDIS LANCE y GIBS/Worldview. Texto de Kathryn Hansen.

Con información de: https://www.tiempo.com/ https://voluntariosambientales.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Cómo impacta la humedad a la salud de las personas?

La humedad en el aire del interior de un recinto