¿Mito o realidad?: Rogando a los santos para que llueva

¿Mito o realidad?: Rogando a los santos para que llueva

- en Ciencia, Curiosidades y rarezas
383
0


El Santo que con más frecuencia es sacado en procesión para pedir la lluvia salvadora es San Isidro Labrador, quizás porque consideran que es el que mejor oirá las súplicas de los labradores.

«¡Oh, Virgen de la Casita!/ Tú que tienes el poder/ quita el candado a las nubes/ para que empiece a llover». En Alaejos, un pueblo mudéjar de Valladolid, los labradores le cantan a su patrona cuando se alarga la sequía y sus campos se vuelven yermos. Son muchos los pueblos de la geografía rural que sacan en procesión a sus santos para implorar que llueva. En la España profunda. 

En la historia reciente tenemos numerosos testimonios de rogativas y milagros destinados a paliar sequías. Las primeras son oraciones públicas hechas para pedir a Dios, un santo, etc. el remedio a una necesidad grave. Normalmente suelen ir acompañadas de procesiones dentro o fuera del templo con tal de rogar, a alguna imagen de devoción, por el objeto de la crisis.

Las rogativas tradicionalmente se llevaban a cabo dos veces al año: por la festividad de San Marcos y en los tres días anteriores a la Ascensión. Sin embargo, pueden convocarse de forma extraordinaria por el papa o los obispos en cualquier época. Las oraciones son enunciadas por los sacerdotes y se ofrecen a Cristo o a la imagen más representativa. Aquí, San Isidro Labrador es el principal valedor de las precipitaciones.

Las ceremonias de rogativas han permitido conocer las sequías de los últimos 650 años. En total, se han documentado 3.500 ocasiones en las que los habitantes de  153 localidades salieron a «rogar» a sus santos que lloviera

Un grupo internacional de climatólogos, liderado por el investigador ARAID en la Universidad de Zaragoza, Fernando Domínguez Castro, recopila datos de más de 3.500 sequías en 153 localidades de 11 países.

239 rogativas pertenecen a Aragón, muchas celebradas en Zaragoza y Teruel, pero también realizadas en pequeños santuarios como la ermita de Santa Elena (Biescas) o la ermita de la Virgen de Ubieto (Sabiñánigo). El trabajo ha sido publicado en Scientific Data, revista del grupo Nature-

Las ceremonias de rogativas o ritos para intentar cambiar la meteorología cuando ésta no es favorable ha permitido conocer las más de 3.500 sequías que han tenido lugar en 153 localidades de 11 países de los últimos 650 años.

De las 3.500 rogativas analizadas, 239 corresponden a Aragón, muchas celebradas en Zaragoza y Teruel, pero también en pequeños santuarios como la ermita de Santa Elena (Biescas) o la ermita de la Virgen de Ubieto (Sabiñánigo).

3.500 fechas de celebración de rogativas por la falta de agua en 153 localidades repartidas en España, Francia, Portugal, Italia, México, Guatemala, Ecuador, Perú, Argentina, Chile y Filipinas

Fernando Domínguez Castro, investigador ARAID en la Universidad de Zaragoza, ha liderado el trabajo de un grupo internacional de climatólogos en la iniciativa InPRo (International Propluvia Rogation database), que, tras la consulta de una ingente cantidad de documentación histórica, ha recopilado más de 3.500 fechas de celebración de rogativas por la falta de agua en 153 localidades repartidas en España, Francia, Portugal, Italia, México, Guatemala, Ecuador, Perú, Argentina, Chile y Filipinas.

“Las fechas de estas celebraciones tienen un gran interés para la reconstrucción del clima del pasado ya que indican cuándo una población estaba sufriendo un déficit hídrico importante”, destaca Domínguez Castro, investigador ARAID en el Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio y del Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Ambientales de Aragón (IUCA) de la Universidad de Zaragoza. “Sin duda alguna, esta información es de vital importancia para entender mejor las sequías y su variabilidad a largo plazo y entender el clima del pasado y poner en contexto el clima presente y futuro”.

ROGATIVAS PROPLUVIA: DESDE REZOS A PROCESIONES

En la mayoría de las religiones se celebran ritos para intentar cambiar la meteorología cuando ésta no es favorable para el desarrollo de las actividades humanas: intentar que llueva en épocas de sequía, que deje de llover cuando se prevean inundaciones, templar la temperatura en olas de calor o frío, o para desviar tormentas y evitar que afecten a poblaciones, cultivos o ganado.

“En concreto, en la religión católica existen unos ritos específicos para combatir la sequía, las rogativas propluvia, que podían ir desde unos simples rezos en la iglesia hasta procesiones multitudinarias a lugares de especial veneración” -señala Domínguez Castro-. “Su celebración debía ser solicitada formalmente por los ayuntamientos y ser aprobada por la iglesia, en un proceso burocrático que dejaba registro en diferentes archivos”.

La primera celebración recopilada data de 1333 y las últimas son previas a 1950. Esta base de datos acaba de ser publicada en Scientific Data, una revista del grupo Nature y puede consultarse en el visor web de la Universidad de Zaragoza, donde es posible acceder a todos los datos recopilados por este grupo internacional de científicos.

UNA SEQUÍA INTENSA EN ARAGÓN EN 1680

“Además, era frecuente que las rogativas se celebrasen de manera continuada, hasta que el déficit remitía, esto permite estimar la duración de la sequía. Es incluso posible evaluar la extensión de la sequía cuando varias localidades celebraban rogativas simultáneamente”.

El exhaustivo estudio de rogativas en archivos históricos tanto eclesiásticos como municipales ha permitido constatar, por ejemplo, “una sequía especialmente intensa en el caso de Aragón que tuvo lugar en 1680 cuando se celebraron rogativas en varias localidades de Aragón -Jaca, Santuario de San Úrbez, Yebra de Basa y Zaragoza”, apunta el investigador del programa de captación de talento de la Agencia Aragonesa para la Investigación y el Desarrollo (ARAID) del Gobierno de Aragón.

«Dos años más tarde en 1682 encontramos importantes sequías al otro lado del Atlántico en México, Guatemala y Ecuador. Otro episodio relevante ocurrió entre 1779-1781 con importantes sequías por toda España durante todo el periodo, pero también en Portugal (Lisboa, Oporto, Évora, Beja) y en el norte de Italia (Padova)».

Google Arts recoge una interesante recopilación de arte relacionado con la sequía.

Sobre el autor del estudio:

Fernando Domínguez: Investigador ARAID del Gobierno de Aragón en el Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio y miembro del Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Ambientales de Aragón (IUCA) de la Universidad de Zaragoza.

Vía: https://www.quo.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

13 gorilas fueron infectados de COVID en un zoológico de EE.UU

La noticia da vuelta al mundo, 13 gorilas fueron