Nevadas para la semana del invierno en el país. ¿Qué regiones recibirán nieve?

Nevadas para la semana del invierno en el país. ¿Qué regiones recibirán nieve?

El ingreso de aire frío polar durante la semana del inicio del invierno estará dejando nevadas en distintas áreas de la cordillera de los Andes y alrededores. 

A lo largo de la semana se espera un marcado descenso de temperatura en todo el país, lo que traerá heladas de moderada a fuerte intensidad a lo largo del territorio. Un pulso de aire patagónico polar estará transitando  la región pampeana, Cuyo y zona central entre el martes 21  y el miércoles 22 de junio. 

Un nuevo ingreso de aire polar al extremo sur del país provocará intensas nevadas en  distintas áreas de cordillera de los andes de la Patagonia y región central cordillerana de Cuyo, con el regreso del ambiente muy frío para la semana en toda la región central, incluso se prevén episodios en sierras de la provincia de Córdoba y San Luis.

Las  nevadas se estarán desarrollando desde este martes en distintas áreas de las provincias Rio Negro y Neuquén, alcanzando a zona de montaña y alta montaña, y zona cetral de estas provincias.

En el área de cobertura se esperan precipitaciones en forma de nieve de moderada a fuerte intensidad en algunas áreas, con acumulados importantes sobre todo en zona cordillerana y aledaños las provincias de Neuquén y Mendoza, y en algunas regiones de las sierras centrales del área pampeana.

Ola de frío 

A mediados de la semana, rápidamente el aire frío estará ganando terreno, abarcando a las principales provincias que conforman toda el área central y el Cuyo: La Pampa, Buenos Aires, Mendoza, San Luis, San Juan, Córdoba y La Rioja. Posteriormente al litoral y resto del norte del país, con un marcado descenso térmico, incluso abarcando al proximo fin de semana.

https://infoclima.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

El cambio climático detrás del desprendimiento del glaciar de Marmolada en Italia

Los científicos aún no se ponen de acuerdo