¿Por qué Venus no es como la Tierra?

¿Por qué Venus no es como la Tierra?

- en Astronomía, Ciencia, Curiosidades y rarezas
593
0

Aunque está más cerca de la Tierra que Marte, Venus es un lugar inhóspito con una atmósfera gaseosa de 25 kilómetros de espesor. A pesar de ello, sensacionales descubrimientos lo comparan con la Tierra.

Venus es a menudo comparado con la Tierra e incluso denominado su planeta gemelo debido a sus múltiples características comunes como tamaño, composición superficial y la presencia de una atmósfera densa capaz de albergar un complejo sistema meteorológico.

La figura a la derecha muestra imágenes de Venus y la Tierra. La superficie de Venus se muestra en naranja a partir de observaciones en radar mientras que su atmósfera se muestra en colores similares a los que vería un ojo humano. Las nubes superiores son brillantes y especialmente reflectantes en el azul y el ultravioleta haciendo de Venus un mundo blanco azulado. Ambos planetas tienen casi el mismo tamaño y densidad y Venus se encuentra tan sólo un 30% más cerca del Sol que la Tierra. Ambos planetas comparten una interesante evolución geológica teniendo Venus antiguos volcanes que podrían estar todavía activos. Uno de los mayores misterios de Venus es porque su superficie es tan joven en escalas de tiempo geológicas (300-500 millones de años). También es interesante destacar la casi ausencia de agua en la atmósfera de Venus.

La Tierra Venus tienen un tamaño aproximado y una composición parecida. Sin embargo, en algún momento de la historia cósmica, algo ocurrió en nuestro vecino, un cambio climático drástico que separó sus caminos, convirtiendo a Venus en un lugar con una atmósfera tóxica, envuelta en densas nubes ricas en ácido sulfúrico.

Los científicos se preguntan el motivo desde hace décadas y se preguntan si estamos viendo el futuro de nuestro planeta en el caso de sufrir un efecto invernadero catastrófico. Y van más allá: ¿Sigue siendo Venus un planeta geológicamente activo? ¿Podría haber albergado alguna vez un océano e incluso sustentado vida? ¿Qué lecciones podemos aprender sobre la evolución de los planetas terrestres en general, a medida que descubrimos más exoplanetas similares a la Tierra?

Misión EnVision

Estas son las preguntas que la misión EnVision, de la Agencia Espacial Europea (ESA) intentará contestar en la próxima década. De momento, el proyecto acaba de recibir luz verde para ponerse en marcha y entrar en una ‘fase de definición‘ detallada, en la que se finaliza el diseño del satélite y de los instrumentos.

De momento, el proyecto previo contempla que se incluyan una sonda para revelar las capas subterráneas y espectrómetros para estudiar la atmósfera y la superficie. Los espectrómetros se encargarán de controlar las trazas de gases en la atmósfera y analizarán la composición de la superficie, buscando cualquier cambio que pueda relacionarse con señales de vulcanismo activo. Un radar proporcionado por la NASA tomará imágenes de la superficie y la cartografiará.

Además, se llevará a cabo un experimento radiocientífico para sondear la estructura interna del planeta y su campo gravitatorio, aparte de investigar la estructura y composición de la atmósfera. «Los instrumentos trabajarán conjuntamente para caracterizar de la mejor manera posible la interacción entre los diferentes límites del planeta, desde el interior hasta la superficie y la atmósfera, proporcionando una visión global del mismo y de sus procesos», afirman desde la ESA.

Continuación a la misión Venus Express

EnVision es la continuación de la exitosa misión Venus Express de la ESA (2005-2014), que se centró principalmente en la investigación atmosférica, pero que también hizo descubrimientos espectaculares que apuntaban a posibles puntos calientes volcánicos en la superficie del planeta. Lo mismo que la nave espacial Akatsuki de la JAXA, que lleva estudiando la atmósfera desde 2015.

EnVision mejorará significativamente las imágenes de radar de la superficie obtenidas por la sonda Magallanes de la NASA en la década de 1990. Trabajando conjuntamente con las próximas misiones DAVINCI+ (acrónimo de Deep Atmosphere Venus Investigation of Noble gasesChemistry, and Imaging) y VERITAS (acrónimo de Venus EmissivityRadio ScienceInSAR, Topography, and Spectroscopy) de la NASA, el trío de nuevas naves espaciales proporcionará el estudio más completo de Venus jamás realizado.

«EnVision refuerza aún más el papel de Europa en la exploración científica del sistema solar. Nuestra creciente flota de misiones nos proporcionará a nosotros, y a las generaciones futuras, los mejores conocimientos sobre el funcionamiento de nuestro vecindario planetario, lo que resulta especialmente importante en una época en la que estamos descubriendo cada vez más sistemas de exoplanetas únicos», afirma Günther Hasinger, director de Ciencia de la ESA.

Por su parte, Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la NASA para la ciencia, señala: «Estamos encantados de contribuir a la nueva y emocionante misión de la ESA para investigar Venus. EnVision aprovecha los puntos fuertes del desarrollo de instrumentos de nuestras dos agencias; así, combinado con las misiones Discovery de la NASA a Venus, la comunidad científica dispondrá de un conjunto potente y sinérgico de nuevos datos para comprender cómo se formó Venus y cómo cambiaron la superficie y la atmósfera a lo largo del tiempo».

Los siguientes pasos

Después de la fase de definición, se seleccionará un contratista industrial europeo para construir y probar EnVision antes de lanzarlo en un cohete Ariane 6. EnVisión tendrá su primera oportunidad en 2031, con otras opciones posibles en 2032 y 2033. Se calcula que tardará unos 15 meses en llegar al planeta y otros 16 en lograr la circularización de la órbita mediante aerofrenado. Su órbita de 92 minutos será cuasipolar con una altitud de entre 220 y 540 km.

Hay sin embargo muchas más diferencias entre ambos planetas.

  • La Tierra gira sobre sí misma en 24 horas mientras que Venus gira sobre sí mismo en sentido contrado (rotación retrógrada) en 243 días. El periodo orbital de Venus es de 225 días de manera que un año en Venus dura menos que un día entero. La combinación de estos dos periodos de rotación (diario y anual) resultan en un Sol que sale por el Oeste y se pone por el Este en un ciclo día-noche de 117 días.
  • La atmósfera de Venus es 90 veces más densa que la terrestre, el equivalente a la presión a 1 km de profundidad bajo el mar, y está compuesta de un 96.5% de dióxido de carbono y un 3% de nitrógeno. Esto significa que ambos planetas tienen la misma cantidad de nitrógeno en sus atmósferas. Sorprendentemente el dióxido de carbono terrestre está almacenado principalmente en depósitos calcáreos y si fuese liberado a la atmósfera proporcionaría una masa de dióxido de carbono atmosférico equivalente a la presente en la atmósfera de Venus.

Fuente: ABC, https://www.ambientum.com/

Con información de: http://www.ajax.ehu.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Estas son las montañas más altas del mundo, «los 14 ochomiles”

Alpinistas buscan recorrer las montañas más altas del mundo, aquellas