Proteínas comestibles de plaga de langostas

Proteínas comestibles de plaga de langostas

- en Curiosidades y rarezas
333
0

Una empresa israelí quiere hacer de las langostas del desierto una opción alimenticia sostenible en Tierra Santa y en más zonas del mundo.

En la granja de Hargol Foodtech en los Altos del Golán ocupados por Israel, un recinto rectangular que una vez sirvió como gallinero está lleno de miles de langostas, una especie de saltamontes que tiene una fase de enjambre altamente destructiva.

Contenidos en una serie de jaulas de malla meticulosamente apiladas y con tiempo controlado, a los insectos se les sirve pasto de trigo durante su ciclo de vida de tres meses, antes de ser enfriados, sacrificados y horneados.

El director ejecutivo de Hargol, Dror Tamir creció escuchando historias de cómo las langostas destruyeron los campos de su kibutz en la década de 1950.

Sin embargo, los judíos yemenitas en el área no vieron las langostas como plagas que arruinan los cultivos, sino como una fuente comestible de nutrientes, recordó Tamir.

Ya de adulto, Tamir se convirtió en un empresario de alimentos y nutrición cada vez más preocupado por el costo ambiental de proporcionar a la creciente población mundial de proteínas animales suficientes.

Tamir dijo que fundó Hargol, en hebreo es saltamontes, hace seis años y medio después de darse cuenta de que los insectos eran la solución.El objetivo de la compañía es ser «el primero en el mundo en cultivar saltamontes a escala comercial y proporcionar al mundo una fuente de proteínas más saludable y sostenible».

Ram Reifen, profesor de nutrición humana en la Universidad Hebrea, estuvo de acuerdo en que el planeta enfrenta desafíos crecientes de suministro de alimentos.

Dado que se espera que la población de la Tierra alcance los 10 mil millones para 2050, la cría de ganado para alimentar el planeta será cada vez más insostenible, dados los recursos masivos de agua y tierra requeridos. Habrá escasez de proteínas.

Tamir dijo que las langostas sin procesar consisten en más del 70 por ciento de proteínas y contienen todos los aminoácidos, junto con otros nutrientes.

«Lo que les falta es grasa saturada y colesterol», dijo. «Tienen las cosas buenas. No tienen las cosas malas».

Según su propio cálculo, alrededor de 2.500 millones de personas, principalmente en países en desarrollo, consumen insectos como parte de su dieta habitual. Y, «los insectos más comidos en el mundo son los saltamontes», dijo Tamir.

Pero, agregó, «cuando se trata de apuntar a clientes norteamericanos y europeos, es realmente difícil superar el factor ‘asco'».Para hacer que su producto sea más apetecible para los occidentales, Hargol convierte las langostas en polvo, que se puede mezclar en varios alimentos.

Tamir dijo que estaban a punto de lanzar ventas en todo el mundo de mezclas para panqueques y polvos para batidos mejorados con langosta.

Algunos bienes producidos en los Altos del Golán enfrentan restricciones a la exportación, incluidos los estrictos requisitos de etiquetado, porque la mayoría de la comunidad internacional no reconoce la soberanía israelí en el área.

Pero Tamir dijo que mientras las langostas se cultivan en el Golán y en otro sitio en Galilea, el polvo se produce en otras partes de Israel, lo que le permite evitar las restricciones a la exportación.

El apoyo de los inversores ha ayudado a mantener a la compañía antes de que las ventas aumenten, agregó.

Kosher

En la Biblia, las langostas aparecen en el Libro del Éxodo del Antiguo Testamento como una de las diez plagas desatadas sobre los egipcios para obligar al faraón a liberar a los israelitas de la esclavitud.

En Levítico, hay un pasaje que indica que ciertos tipos de saltamontes, incluidas las langostas, son kosher.Los judíos en Yemen y África del Norte han estado comiendo langostas por generaciones, pero los judíos europeos o ashkenazis no.

Tamir dijo que esperaba poder traer langostas a la cocina israelí convencional al obtener una certificación kosher para su producto del jefe de rabinato del país.

El rabino Eliezer Simcha Weisz, miembro del Consejo Principal del Rabinato, el principal órgano de adjudicación religiosa de Israel, dijo que la «cuestión fenomenal» de si las langostas son kosher se había discutido «a fondo».

En algunas zonas del mundo, los insectos son una fuente importante de proteínas

Y aunque la Torá designa a algunas especies como kosher, incluida la criada por Tamir, prohíbe otras, dijo.

En la literatura rabínica de los judíos Ashkenazi, «durante los últimos 400 a 500 años, se afirma específicamente que tenemos una tradición de no comer estas langostas», dijo.

«Es por eso que probablemente no todas las comunidades acepten comer las langostas», dijo, señalando que el rabinato principal ha pospuesto una decisión final sobre la cuestión.

Pero Weisz dijo que a pesar de la complejidad de obtener la aprobación del rabinato jefe, un rabino local del Golán podría aprobar el producto.

En general, dijo, el regreso de las langostas a la cocina judía fue «algo maravilloso».

«Creo que el hecho de que en la Torá dice que puedes comerlos, parece indicar … que podría ser el alimento del futuro», dijo Weisz.

Vía: Tiempo (Revista Ram)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Esto sucede si la lava se junta con el mar

La roca fundida no se lleva excesivamente bien