El misterio de la niebla asesina de Londres que mató a 12.000 personas en 1952

El misterio de la niebla asesina de Londres que mató a 12.000 personas en 1952

«Estas nieblas espesas, casi sólidas, que se comen a los autobuses precedidos por un hombre de a pie con un hachón de resina en la mano; que apagan el sonido; que obligan a los «cines» a anunciar al público que «la visibilidad de la pantalla no pasa de la cuarta fila.

Este manto nuboso bajo nocivo, entra también en las casas y en los pulmones; que ensucia los muebles y ennegrece las ropas y la saliva, que se pega a los vidrios, a las cortinas y a los cuadros, es el azote de los cardíacos, de los asmáticos y de los que tienen los bronquios en la miseria y mueren. Mueren sin asistencia, en ocasiones, porque el médico no puede llegar a tiempo a través de «la manta» que reduce el horizonte a dos yardas». Así describió el corresponsal de ABC en 1952 la niebla que cubrió Londres durante cinco días y mató a 12.000 personas en la capital británica. Aún se considera el peor fenómeno de contaminación atmosférica en la historia europea.

Se sabía que muchos de esos fallecimientos probablemente se debieron a las emisiones del carbón, pero no se conocían los procesos químicos exactos que provocaron la mezcla mortal de niebla y polución. Ahora, un equipo internacional de científicos cree haber resuelto el misterio de la Gran Niebla de Londres. El mismo fenómeno, señalan, ocurre actualmente en algunas ciudades de China, aunque sin los estragos inmediatos de aquel fatídico diciembre de mediados del siglo XX.

La investigación, publicada en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, ha sido realizada por Renyi Zhang, profesor de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Texas A&M (Estados Unidos) junto con estudiantes de posgrado de esta institución educativa e investigadores de China, Estados Unidos, Israel y Reino Unido, según informa la Universidad de Texas A&M en un comunicado.

Cinco días de oscuridad

A los londinenses no les perturbó en un principio la niebla que envolvió Londres el 5 de diciembre de 1952. No le dieron importancia porque no parecía ser diferente de las que habitualmente se formaban sobre la ciudad, pero la situación empeoró en los días siguientes y el cielo se oscureció. El frío obligó a quemar más carbón para mantener los sistemas de calefacción en funcionamiento y los humos procedentes de fábricas, vehículos y hogares se acumularon sobre la ciudad ante la ausencia de viento.

La visibilidad se redujo a sólo a un metro en muchas partes de la ciudad, el transporte se suspendió y decenas de miles de personas tuvieron problemas para respirar.

Cuando la niebla se disipó el 9 de diciembre, la cifra de fallecidos era de al menos 4.000 muertos y más de 150.000 personas fueron hospitalizadas. Recientes estudios británicos señalan que la cifra de víctimas mortales fue de alrededor de 12.000. También fallecieron miles de animales.

La «niebla asesina» de 1952 desencadenó que el Parlamento británico aprobara la Ley de Aire Limpio en 1956.

Vía: abc.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

Piroclasto y lluvia de cristales, la nueva amenaza en islas Canarias

Los episodios del volcán Cumbre Vieja mantienen hoy