Sequía extrema en California y el fantasma de los incendios

Sequía extrema en California y el fantasma de los incendios

- en Calentamiento global, El clima, Medio ambiente
445
0

Un invierno seco, sumado a la sequía primaveral, provoca una gran preocupación ante otra temporada severa de incendios.

El estado aparece en medio de otra sequía solo unos pocos años después de que una severa sequía de 5 años que secó pozos rurales, mató a salmones en peligro de extinción, llevó al abandono de los campos agrícolas y ayudó a alimentar los incendios forestales más mortíferos y destructivos en la historia moderna del estado.

Sufrir sequías no es algo nuevo en el estado de California (EEUU), pero ahora son cada vez más frecuentes y severas. Este año la escasez de agua es tan extrema que las autoridades se han visto obligadas a declarar el estado de emergencia en buena parte del territorio.

Una sequía que aumenta el riesgo de incendios forestales, pérdidas de cultivos en el valle Central -la gran despensa agrícola de Estados Unidos que proporciona dos tercios de la fruta y frutos secos que consume el país-, pone en riesgo los ecosistemas fluviales, escasez en la producción de energía hidroeléctrica, y puede suponer falta de suministro de agua para las ciudades.

Sequía extrema en la mayor parte del estado de California.
Sequía extrema en la mayor parte del estado de California. Monitor de Sequías de Estados Unidos

Según el Monitor de Sequías de Estados Unidos, cerca del 98% de California experimenta condiciones de sequía en la actualidad. De todo este territorio, cerca del 75% enfrenta condiciones de sequía extrema.

Las sequías están siendo especialmente severas en el oeste y suroeste de Estados Unidos, según la última Evaluación Nacional del Clima. Aunque parezca sorprendente, el sur del estado, aunque es desértico y dispone de mucha menos agua, está mejor que nunca en cuanto a recursos hídricos. El motivo de esta paradoja es que las sequías sufridas entre 2012 y 2016, que según los científicos fueron las más severas de la historia, obligaron a llevar a cabo políticas de inversión que llevaron a un gran ahorro de agua. Ahora el sur consume un 16% menos de agua que hace 10 años.

Piden ahorro de agua para hacer frente a la situación

El cambio climático juega un papel clave en la escasez de agua en el oeste y suroeste del estado. Esta nueva sequía, iniciada en 2020, está alcanzando niveles muy similares a los registrados entre 2012 y 2016 y, según los expertos, si la tendencia sigue varios años podría ser mucho peor.

Con la realidad del cambio climático muy clara en California, estamos tomando medidas urgentes para hacer frente a la escasez aguda de suministro de agua en el norte y el centro de California

Gavin NewsomGobernador del estado de California

“Con la realidad del cambio climático muy clara en California, estamos tomando medidas urgentes para hacer frente a la escasez aguda de suministro de agua en el norte y el centro de California, mientras que también construimos nuestra resiliencia en lo que respecta al agua para salvaguardar las comunidades en las próximas décadas», dijo Gavin Newsom, gobernador del estado, en un comunicado.

La declaración del estado de emergencia ordena a las agencias estatales que tomen medidas para aumentar la resiliencia frente a las sequías. 

Es hora de que los californianos se unan una vez más para ahorrar agua

“Es hora de que los californianos se unan una vez más para ahorrar agua”, dijo el secretario de la Agencia de Recursos Naturales de California, Wade Crowfoot, en un comunicado.

¿Por qué ocurren estas sequías extremas?

Pocas regiones del mundo están tan expuestas como California al calentamiento global. La crisis climática agrava las extravagancias de un clima históricamente muy adverso. 

El año pasado el estado de California se vio afectado por una inusual y persistente presencia de altas presiones en el Pacífico frente a la costa occidental. Esto bloqueó las tormentas desde el otoño pasado, lo que provocó pocas precipitaciones en forma de agua, y poca acumulación de nieve en las zonas montañosas.

La drástica disminución de las precipitaciones ha dado como resultado una reducción histórica e imprevista en la cantidad de agua que llega a los principales embalses.

La sequía podría agravar los incendios

Durante 2020 se batió el récord de superficie quemada en California. Se quemó una extensión de más de 6.000 kilómetros cuadrados, la misma que la provincia de Girona arrasada por el fuego.

Pudimos mantener a la mayoría de los incendios en un tamaño controlable, pero a medida que nos acercamos al pico de la temporada de incendios las preocupaciones crecen

Jon HeggieCal Fire

Según el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California (Cal Fire), este 2021, en apenas cinco meses, han tenido lugar más de 2.000 incendios que han quemado 5.800 hectáreas. Una superficie cinco veces superior que en el mismo período durante el 2020.

“Pudimos mantener a la mayoría de los incendios en un tamaño controlable, pero a medida que nos acercamos al pico de la temporada de incendios las preocupaciones crecen”, dijo Jon Heggie, jefe de Batallón en Cal Fire.

El manto de nieve de la Sierra Nevada, una reserva de agua crucial para las ciudades del estado y la agricultura durante el caluroso verano, se está derritiendo rápidamente. Según estadísticas hay apenas un 2% del manto de nieve normal para esta época del año. Esta disminución del manto de nieve significa que habrá menos aguas para los ríos y los bosques secos vulnerables a los incendios.

Vía: https://www.lavanguardia.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Por falta de agua limpia 300.000 niños mueren al año

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece