Tendencias para la temporada de huracanes en el Atlántico de 2022

Tendencias para la temporada de huracanes en el Atlántico de 2022

- en Fenómenos naturales, Huracanes, Tormenta
680
0

La temporada de huracanes del Atlántico de 2021 abarcó del 1 de junio al 30 de noviembre. Las áreas que cubiertas incluyeron el océano Atlántico, el Golfo de México y el Mar del Caribe. ¿Qué se espera para la temporada del próximo año?.

Se considera la temporada de huracanes al evento anual de formación de los ciclones tropicales. En el caso del Atlántico se inicia oficialmente el 1 de junio y para el Pacífico, el 15 de mayo en su parte oriental, terminando en ambos casos el 30 de noviembre.

Es importante recalcar lo de “temporada oficial”, ya que la formación de los ciclones tropicales puede adelantarse o incluso retrasarse y salir fuera de esas fechas. En el caso del Pacífico tenemos el ejemplo de la tormenta tropical Andrés, del 9 de mayo de 2021, que además es la tormenta más temprana registrada en esta área y en el caso del Atlántico está la tormenta tropical Ana, el 20 de mayo, marcando el séptimo año consecutivo con actividad antes del inicio oficial de la temporada.

El pasado 30 de noviembre terminó la estación de huracanes de 2021, siendo una estación más activa de lo normal, como muchas agencias especializadas pronosticaban. Se formaron 21 tormentas tropicales y 7 huracanes, de los cuales 4 fueron de categoría 3 o superior. Esta estación sigue la tendencia de estaciones de huracanes más activa de lo normal de los anteriores años, destacando la de 2020 con 31 tormentas tropicales nombradas.

Recientemente, los científicos de la Universidad Estatal de Colorado, Colorado State University, CSU, han emitido un informe donde apunta que en 2022 podríamos tener otra temporada activa de huracanes y existe un 65% de probabilidad de que así sea. El informa ha sido dirigido por el prestigioso experto en meteorología tropical Dr. Philip Klotzbach.

¿Cómo se realiza esta tendencia a tan largo plazo?

Hoy por hoy es imposible realizar predicciones puntuales de la cantidad, intensidad, lugar de impacto , etc., de las tormentas tropicales y los huracanes atlánticos para 2022, pero existen herramientas que permiten analizar los impulsores o ingredientes que pueden favorecer o no el entorno para el desarrollo y mantenimiento de las tormentas tropicales. A partir del comportamiento previsto a largo plazo de dichos ingredientes, se puede estimar la energía acumulada para el desarrollo de ciclones tropicales. Los ingredientes analizados por la CSU son:

La Niña

La presencia de La Niña suele favorecer un entorno propicio al desarrollo de tormentas tropicales y huracanes con la disminución de la cizalladura del viento en el Atlántico tropical. Este enfriamiento de las aguas del Pacífico ecuatorial es un factor clave en muchos fenómenos meteorológicos, incluida una temporada activa de huracanes.

Lo contrario ocurre con El Niño, que generalmente favorece el desarrollo de menos tormentas tropicales y huracanes.

Para 2022 la mayoría de los modelos sugieren que La Niña se debilitará y que el Pacífico se calentará gradualmente hasta la primera mitad de la temporada de huracanes. Esto podría significar que uno de los factores favorables que llevaron a la temporada activa de huracanes de este año 2021 puede no estar en juego en la próxima temporada de huracanes, lo que podría reducir la cantidad de tormentas.

Para el periodo más activo de huracanes de 2022, se espera un debilitamiento de La Niña y un ENSO neutral

Aunque hay bastante incertidumbre, se espera que en el verano de 2022 las temperaturas de las aguas del Pacífico ecuatorial sean relativamente cálidas como para ser consideradas al menos neutrales, ni La Niña ni El Niño.

AMO y las temperaturas del agua del Atlántico

Durante el último cuarto de siglo, las temperaturas del agua han estado por encima del promedio en el apogeo de un ciclo llamado Oscilación Multidecadal Atlántica (o AMO) .

La AMO puede tener un gran impacto en la cantidad de actividad en una temporada de huracanes en el Atlántico. Para ponerlo en perspectiva, «Una fase positiva de la AMO generalmente conduce a 3-5 veces más actividad de huracanes importantes en la Cuenca del Atlántico que una fase negativa«, según el equipo de CSU.

«El período típico de la AMO es de unos 60 años, y la duración del período varía entre 40 y 50 años y entre 70 y 80 años. Esto significa que, por lo general, que tenemos entre 25 y 35 años de cuenca atlántica por encima del promedio en la actividad ciclones tropicales y períodos de duración similar con cantidades considerablemente reducidas de actividad de ciclones tropicales «, según CSU. Ahora estamos en un periodo «activo» de la AMO.

Dadas las últimas seis temporadas activas seguidas, CSU cree que AMO seguirá siendo positiva. Además, tanto el Atlántico norte como el Atlántico tropical están más cálidos de lo normal, lo que indica una AMO realzada.

El anticiclón de las Azores

Este anticiclón ubicado entre las Bermudas y las Azores durante la temporada de huracanes, es en gran parte responsable de conducir las ondas tropicales, las tormentas tropicales y los huracanes hacia el oeste desde África hacia el Caribe y los Estados Unidos.

Cuanto más lento sea su giro en su parte occidental, y a la altura de las Bermudas, los sistemas tropicales más lentos se mueven hacia el oeste y es más probable que se desarrollen e intensifiquen.

Una intensificación de los vientos en dicho anticiclón y en su vertiente sur tiende a llevar más aire y hacer que las aguas más frescas afloren en el Atlántico tropical. El aumento del viento y su cizalladura , junto con aguas más frescas, crean condiciones menos favorables para el desarrollo de huracanes.

Escenarios finales

Según CSU, la perspectiva para 2022 proporcionará nuestra evaluación de la probabilidad de cinco escenarios potenciales para la energía ciclónica acumulada (ACE) que a su vez esta derivada de los valores previstos de la AMO y El Niño.

En estas condiciones la CSU estima estos escenarios:

  1. AMO es muy fuerte en 2022 y no ocurre El Niño (lo que resulta en una actividad de energía ciclónica acumulada (ACE) promedio estacional de ~ 170) – 25% de probabilidad. Estación extremadamente activa
  2. La AMO está por encima del promedio y no ocurre El Niño (ACE ~ 130) – 40% de probabilidad. Estación por encima de lo normal
  3. AMO está por encima del promedio y se desarrolla El Niño (ACE ~ 80) – 15% de probabilidad. Estación cerca de lo normal
  4. La AMO está por debajo del promedio y no ocurre El Niño (ACE ~ 80) – 10% de probabilidad. Estación cerca de lo normal
  5. AMO está por debajo del promedio y se desarrolla El Niño (ACE ~ 50) – 10% de probabilidad. Estación por debajo de lo normal

Por lo tanto existe un 65 % de que la estación de 2022 sea más activa de lo normal, un 25% que sea normal y un 10% que esté por debajo de los normal

Otros factores que pueden condicionar la actividad de huracanes ara 2022 son los relacionados con la actividad de las ondas del este africanas, que son potencialmente generadoras de tormentas tropicales que desde África se dirigen al caribe o al centro del Atlántico, las irrupciones de polvo del desierto que con su entorno seco inhiben el desarrollo de ciclones tropicales, y otros patrones planetarios que favorecen o no el desarrollo de estos sistemas tropicales.La fase activa de huracanes de los últimos años parece que seguirá para 2022.

A inicio de 2022 la CSU, NOAA, Met Office y tras agencias darán tendencias actualizadas respecto a esta que se ha lanzado a inicio de diciembre de 2021 por la CSU.

Vía: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Orquídea ‘fantasma’ la flor que crece en la oscuridad

Científicos descubren cientos de nuevas especies incluyen una