Paredes de agua: Las tormentas en el mar

Paredes de agua: Las tormentas en el mar

La furia del mar y sus tormentas han inspirado una buena cantidad de películas y relatos literarios, gracias a que pueden ser representados como uno de los escenarios más aterradores, sólo imaginemos estar a bordo de un barco navegando en un lugar lejano sobre el mar, donde estamos prácticamente solos y a merced de lo que la naturaleza quiera hacer con nosotros.

Cuando el sol calienta el mar o también en un terreno, la zona calentada calienta a su vez el aire del suelo o de la superficie del mar. Como el aire calentado es menos denso al haberse dilatado por su aumento de temperatura, tendremos al final una masa de aire caliente más ligera que las capas frías que están por encima, y por tanto sumamente inestable. La masa de aire caliente comienza a ascender igual que lo hace una burbuja en el agua.

Cuando el aire calentado además está muy cargado de humedad por evaporación como ocurre especialmente en la superficie del mar, tendremos todas las papeletas para que se forme una imponente nube de tormenta del tipo cumulonimbus, que no es más que una nube de fuerte desarrollo vertical, y muy muy gruesa en altura.

No suena muy agradable ¿verdad? Ahora imaginemos esto pero en la vida real.

Lejos de la ficción, las tormentas marítimas pueden ser un espectáculo fascinante, pero también es verdad que son los fenómenos naturales más peligrosos a los que se puede enfrentar la tripulación de un barco, esto debido sobre todo a los monstruosas olas que pueden ocasionar.

Los registros mencionan que las olas más altas en la historia fueron de 30,5 metros y se presentaron en 1958 después de un terremoto en cerca de la Bahía Lituya en Alaska.

    

Fotos: Mathieu Rivrin, Ronan Follic, Jean Ledo, Jean-Claude DESSERRE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

También te puede interesar

La Niña y El Niño: ¿Cómo afectan a las temperaturas del planeta?

No es un fenómeno nuevo, pero en los