Un aditivo usado en los neumáticos puede matar a los salmones

Un aditivo usado en los neumáticos puede matar a los salmones

Recientemente, un equipo dirigido por investigadores de la Universidad Tacoma, en Washington, ha descubierto el motivo de este desastre: una sustancia química que se desprende por el desgaste de los neumáticos.

Cuando se habla del impacto ambiental de un neumático, generalmente se habla de su destino después de su vida útil, de hecho muchos os acordaréis del espectacular incendio del cementerio de neumáticos de Seseña que tuvo lugar el año pasado. Hablamos entonces de lo que se hará con el neumático una vez que deja de ser utilizable para vehículos. Es la fase de residuo: cuando el neumático puede ser reciclado o almacenado en grandes vertederos.

Durante los meses de otoño de los últimos 20 años se han registrado periodos de mortandad de entre la mitad y la totalidad de los salmones coho, o salmones plateados (Oncorhynchus kisutch), que llegaban a la costa del Estrecho de Puget, en Seattle, Washington, EE UU.

Entre las posibles causas, se han descartado los pesticidas, las enfermedades y los cambios en el clima, como un aumento en las temperaturas o una disminución del oxígeno disuelto en el agua. La duda era, ¿qué estaba matando a los salmones?.

¿POR QUÉ LOS SALMONES VUELVEN A LOS RÍOS?

El salmón coho se distribuye por ambas costas del norte del Oceáno Pacífico. Es una especie de pez anádromo, esto significa que pasa la mayor parte de su vida en agua salada, pero nace y desova en agua dulce. Los salmones coho permanecen aproximadamente un año en los cauces de agua dulce en los que nacen antes de emprender su viaje al océano.

Alrededor del 0,1% de estos salmones regresan al mismo río donde nacieron para poner sus huevos. Todos los salmones coho fallecen después de desovar. Sin embargo, con el paso de los años, los investigadores han observado que, tras grandes lluvias, la mayoría de los salmones morían antes de cumplir esta misión.

Salmón Coho en la orilla de un río. La especie muestra el color rojizo en su piel cuando se trata de machos en su fase de vida en agua dulce o hembras criando. Fuente: Alaska Department of Fish and Game

Precisamente en la región de la costa oeste de EE UU, esta especie de salmón está declarada bien como amenazada o bien en peligro de extinción, según la NOAA, la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica del Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

En  toda su área de distribución, el salmón coho es una especie importante para la pesca recreativa, además de para la economía, la cultura y la ecología. Un estudio de la Universidad Estatal de Oregón, EE UU, calculó que un programa destinado a aumentar el número de salmones coho que regresan a los arroyos, puede generar beneficios de hasta 425 millones de euros al año por cada 100.000 peces que regresan.

¿CÓMO PROVOCA EL NEUMÁTICO LA MUERTE DE LOS SALMONES?

Al tomar muestras de agua de los diferentes cauces fluviales, y tras seccionarlas por componentes químicos, los investigadores comprobaron que la sustancia química dominante es una especie de conservante que se aplica para evitar el desgaste de los neumáticos.

Se trata del 6PPD, un compuesto que protege los neumáticos del ozono troposférico. El ozono troposférico es un gas que se crea cuando los contaminantes emitidos por vehículos y otras fuentes de combustión reaccionan con la luz del sol. Este gas rompe los enlaces que mantienen unido el neumático, por lo que el 6PPD reacciona protegiéndolo antes de que se dañe.

Según se ha descubierto en el estudio, al reaccionar con el ozono, el 6PPD se transforma en múltiples sustancias químicas. Una de estas, la 6PPD-quinona, es la que provoca la muerte del salmón coho.

No se conoce mucho sobre esta sustancia concreta, pero aparentemente es muy tóxica y tarda en degradarse. Un equipo de científicos de la Universidad de California ofrece una breve síntesis de este compuesto para facilitar la investigación de sus propiedades biológicas.

MUERTE POR ASFIXIA

En las pruebas de laboratorio, la 6PPD-quinona parecía afectar al sistema cardiovascular del salmón coho. Una vez expuestos a este, los salmones empezaban a respirar con dificultad, hasta perder el equilibrio y morir. Todavía queda por averiguar con precisión cómo perjudica la sustancia a esta especie de salmón y por qué afecta a esta más que a otras.

Según los investigadores, los restos de neumáticos llegan a los ríos arrastrados por la lluvia, y la 6PPD parece utilizarse en todos los neumáticos presentes en el mercado. Un estudio del Instituto Noruego de Investigación del Aire reveló el pasado 2020 que la abrasión de los neumáticos es una de las fuentes más significativas a nivel mundial de microplásticos en los ecosistemas acuáticos, estimando que genera un 34% de todas las partículas de plástico presentes en nuestros océanos.

Vía: https://www.quo.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Conocés las asombrosas abejas azules?

La abeja de por sí es un insecto