Una isla volcánica del Pacífico arroja bombas de ceniza

Una isla volcánica del Pacífico arroja bombas de ceniza

- en Fenómenos naturales, Volcanes
136
0

Desde mediados de junio de 2020, ha estado experimentando un brote de crecimiento vigoroso.

Las imágenes en esta página muestran algunas de las últimas actividades eruptivas en Nishinoshima, una isla volcánica a unos 1,000 kilómetros (600 millas) al sur de Tokio, Japón.

El sensor MODIS del satélite Aqua de la NASA adquirió la imagen de color natural de arriba el 6 de julio de 2020, cuando el penacho volcánico se extendió cientos de kilómetros hacia el norte y se elevó varios miles de metros hacia el cielo.

Nishinoshima se encuentra situado a casi mil kilómetros al sur de Tokio y pertenece a Japón, aunque en la época previa a sus primeras erupciones de los años 70 del siglo pasado el entonces pequeño islote era conocido como Rosario. Los servicios geoespaciales nipones calcularon que su costa sureña creció en unos 150 metros entre los pasados días 19 de junio y 03 de julio.

Para el 04 de julio la fumarola de gas y cenizas había alcanzado una altura de 8,300 metros, el nivel más alto desde que el propio cráter asomó sobre la línea de flotación en 2013. Ese mismo año fue registrado el primer crecimiento inusual, cuando la isla alcanzó doce veces su tamaño original, debido en parte a los flujos de lava expulsados del volcán.

Varias imágenes obtenidas por satélite revelaron una firma de calor en el centro de la erupción, especialmente visible con rayos infrarrojos, mientras que el penacho de ceniza, desplazado por el viento hacia el norte se elevó varios miles de metros. Estos datos fotográficos han permitido a los científicos de la NASA confeccionar una imagen combinada de lo observado con infrarrojos y con el espectro visible.

Vía: Tiempo (Revista Ram)

vocesdelperiodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

El «efecto dominó» de la pérdida de especies

Una nueva investigación muestra que la pérdida de