Una masa de agua caliente se acerca a Sudamérica desde el Pacífico

Una masa de agua caliente se acerca a Sudamérica desde el Pacífico

Su aspecto es de una inmensa burbuja cálida y es 4 veces más grande que Nueva Zelanda. Abarca un área del océano que es mayor al territorio de Venezuela.

Un extraño fenómeno acuático se suma a la ola de calor que viven los países de Oceanía. Se trata de una gigantesca área ubicada en el Pacífico sur que han denominado hot blob (mancha caliente), cuyo aumento de temperatura ha llamado la atención de los científicos.

La masa de agua caliente aparece en los mapas de calor como un parche de color rojo oscuro, que abarca al menos un millón de kilómetros cuadrados, lo que es cuatro veces más grande que Nueva Zelanda, el país que está prácticamente ‘al lado’ del fenómeno. Según las proyecciones de los expertos, la masa de agua cálida se mueve hacia el este, hacia América del Sur.

Esta zona presenta una temperatura de hasta 5 °C por encima del promedio.

«Es el mayor parche de calentamiento por encima del promedio en el planeta en este momento. Normalmente las temperaturas son de aproximadamente 15 °C, en este momento son de aproximadamente 20 °C», declaró James Renwick, científico de la Universidad de Victoria en Wellington.

Renwick argumentó que es normal que aparezcan zonas de agua más cálida, pero es extraño que lleguen a tener temperaturas como las que presenta esta gran ‘mancha’ caliente.

El diario New Zealand Herald indicó que la mancha comenzó a formarse en octubre pasado, pero luego las temperaturas se mantuvieron en su promedio y no creció de manera notable. Sin embargo, un mayor calentamiento en el último mes generó su desarrollo.

¿Qué originó esta ‘mancha’?

De acuerdo al experto, el surgimiento de este fenómeno podría podría deberse al aumento de las emisiones atmosféricas de gases de efecto invernadero, lo que es el resultado del cambio climático, según recoge The Guardian.

Los científicos manejan otra posible causa, de origen más natural: un fuerte sistema de alta presión que se suma a la falta de viento. «Probablemente una capa muy delgada de océano que se ha calentado y no ha habido viento para enfriarla durante varias semanas», explicó Renwick.

Este proceso se denomina anticiclón, que se produce cuando una masa de aire se enfría, se contrae y se vuelve más densa, lo que aumenta el peso de la atmósfera y la presión de aire en la superficie. Por consiguiente, la temperatura aumenta en la zona.

Una amenaza en el océano rumbo a Sudamérica

Según las estimaciones del científico, la vida marina de la zona podría verse afectada si el aumento de temperatura en la burbuja penetra más allá de la superficie.

Fenómenos como este pueden ser más peligrosos para los océanos, ya que son menos propensos a los cambios bruscos de temperatura que la tierra. Esto se debe a que el agua necesita más cantidad de energía para poder calentarse.

En declaraciones a New Zealand Herald, Renwick explicó que la masa de agua caliente tiene una tendencia a enfriarse antes de llegar a América del Sur, debido a las aguas frías que predominan en esta región. Sin embargo, si el enfriamiento no es suficiente, «puede llegar a estar razonablemente cerca» al continente americano.

Según la revista Science, si bien ahora los satélites y otros equipos hacen relativamente fácil para los científicos rastrear estas «manchas calientes», la magnitud de su impacto ecológico en las zonas por donde cruce será menos difícil de determinar.

Por su parte, Renwick informó que durante las siguientes semanas los expertos estudiarán dicha área para obtener más información sobre su causa e impacto.

El Instituto Nacional de Investigaciones del Agua y la Atmósfera de Nueva Zelanda (Niwa) resaltó que en noviembre las temperaturas altas batieron el récord histórico en el país.

Por su parte, la Organización Meteorológica Mundial señala que la última década ha sido la más calurosa registrada en todo el mundo, tanto en tierra como en océanos.

Efectos del aumento de temperatura

Un fenómeno igual cerca de California en 2014 creó la mayor floración de algas tóxicas en la costa oeste de Estados Unidos.

También hizo que los jóvenes salmones hallaran menos alimento al entrar al océano. El agua más caliente provocó que miles de leones marinos aparecieran varados y ballenas aparecieran muertas en la orilla.

Incendios forestales en Oceanía se agravan

Su descubrimiento a través de imágenes satelitales coincidió con una ola de calor que ha dejado estragos en Australia y en la región norte de Norteamérica se experimenta unas crudas tormentas de invierno.

Es actualmente -sin tener en cuenta la zona de los trópicos- el área con la mayor temperatura promedio en la superficie oceánica global, explicó James Renwick.

Los bomberos combatieron contra la ferocidad de la naturaleza a una temperatura de 43 grados. En las colinas de Adelaide, al sur de Australia, las olas de calor desataron incendios forestales y mantuvieron a la población en alerta a poco para Año Nuevo.

Vía: Agrolatam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Orquídea ‘fantasma’ la flor que crece en la oscuridad

Científicos descubren cientos de nuevas especies incluyen una