Yates gigantes provocan grave impacto en el Mediterráneo

Yates gigantes provocan grave impacto en el Mediterráneo

- en Medio ambiente, Polución ambiental
423
0

Solo en un día, más de 350 yates privados se mecen en el abarrotado Golfo, 100 de los cuales se consideran megayates, barcos a menudo opulentos que miden más de 24 metros de proa a popa.

En estos grandes yates que atraviesa las aguas del mar Jónico y acaba de recalar en la isla de Corfú (Grecia), todo es extraordinario: las velas ocupan 3.747 metros cuadrados de tela, navega a una velocidad de crucero de 16 nudos, siendo su máximo 21 nudos y sus 16 pasajeros pueden admirar el fondo del mar gracias a unos cristales especiales, mientras que los 54 miembros de la tripulación se ocupan de todos lo detalles.

Sus datos técnicos también son impresionantes: 143 metros de eslora, tres mástiles de carbono que alcanzan los 100 metros cada uno, cuatro cubiertas, diseño vanguardista y materiales a prueba de bombas. Para quien conoce el lujo y el buen gusto, su acabado exterior, así como la decoración interior

En cualquier agradable tarde de verano, el golfo de Saint-Tropez en la Riviera francesa es un punto caliente para los yates, y este día de verano de 2019 no es una excepción. Un megayate privado se acerca hacia la orilla, con suaves olas rompiendo en su casco.

Solo en este día, más de 350 yates privados se mecen en el abarrotado Golfo, 100 de los cuales se consideran megayates, barcos a menudo opulentos que miden más de 24 metros de proa a popa. Cuando su capitán decide un lugar para hacer una pausa, el barco arroja al mar una enorme ancla, aplastando las hierbas marinas de Neptuno o posidonia oceánica que crecen en el fondo del océano.

Hoy, casi el 10 por ciento de las embarcaciones de recreo en el Mediterráneo son megayates. Son el segmento de más rápido crecimiento de la industria de la navegación y su prevalencia se ha disparado con la pandemia global.

Ya sean de propiedad privada o fletados, los megayates pueden dejar un enorme daño ambiental en sus estelas. En un nuevo artículo, Arnau Carreño y Josep Lloret, ambos investigadores de la Universidad de Girona en España, exploran el alcance de este daño y ofrecen formas en que los gobiernos pueden mitigarlo mediante la regulación.

Sin embargo, añaden que regular los megayates podría ser una complicada batalla política. El turismo náutico en la Unión Europea genera ingresos anuales por valor de 32.000 millones de dólares y ocupa más de 230.000 puestos de trabajo. Las ciudades portuarias a menudo invierten millones en infraestructura con la esperanza de atraer a los propietarios de yates y sus gastos.

Si bien los barcos de todo tipo tienen algún tipo de efecto ambiental, el daño causado por los megayates se magnifica por su tamaño y patrones de navegación. Otros grandes barcos, como los transbordadores o los barcos de pesca, tienden a ceñirse a las rutas de aguas abiertas, mientras que los megayates a menudo se operan como botes recreativos más pequeños y permanecen cerca de la costa para disfrutar de las mejores vistas y acceder fácilmente a los suministros.

Estas aguas, a menudo poco profundas y rocosas, solían ser inaccesibles para los grandes yates, pero las nuevas tecnologías han cambiado donde pueden aventurarse. Considere el Cap de Creus, un área marina protegida en España, dice Lloret. «Hace diez años, no había megayates. Ahora hay. Han abierto nuevas aguas».

El daño que pueden causar los megayates se presenta de muchas formas. Las enormes anclas de los megayates pueden destruir las praderas marinas de Neptuno cerca de la costa, que cumplen una función esencial en el ecosistema al reciclar el carbono y producir oxígeno, manteniendo el equilibrio para otras especies. Un ecosistema ya vulnerable, el hábitat de praderas marinas de Neptuno se ha reducido un 34 por ciento en los últimos 50 años debido a una serie de causas, que incluyen anclas de barcos, acidificación de los océanos y pesca de arrastre.

Los grandes motores de los megayates generan un ruido que puede dañar a los organismos marinos, desde las praderas marinas hasta los peces. Los barcos también tienen en sus pinturas metales pesados como zinc y cobre que pueden tener efectos drásticos en las poblaciones de peces y llegar a los productos del mar. Las pruebas muestran que los metales pesados arrojados por estos yates durante la temporada alta de turismo rivalizan con los de los barcos de pesca comercial.

Catherine Piante, de la Iniciativa Marina del Mediterráneo en el Fondo Mundial para la Naturaleza, Francia, está de acuerdo en que la destrucción del hábitat por la navegación recreativa es un problema creciente. «El sector se ha convertido en una amenaza real para la biodiversidad marina y la conservación del hábitat», dice. «Estos hábitats no se regeneran fácilmente cuando se dañan».

Lloret dice que las regulaciones de navegación de la Unión Europea no han podido mantenerse al día con el rápido crecimiento de la industria de los megayates. Las leyes se diseñaron en torno a una era pasada de pequeñas embarcaciones de recreo, dice, y no hacen lo suficiente para combatir los efectos de las embarcaciones más grandes. «Los gobiernos deben reaccionar rápidamente y no lo están haciendo», dice.

Lloret y Carreño tienen recomendaciones políticas específicas que creen que podrían ayudar a mitigar el daño, incluido el uso de amarres más respetuosos con el medio ambiente, que están diseñados para minimizar el contacto con el fondo del océano a través de cables flexibles y pequeñas anclas en lugar de cadenas y lechos de hormigón.

Pero dicen que la medida más impactante sería simplemente prohibir que los megayates ingresen a ciertas áreas. Piante está de acuerdo. «Los grandes yates deberían estar completamente prohibidos dentro de las pequeñas áreas marinas protegidas y estrictamente regulados en las más grandes», dice.

Aunque es optimista, Lloret dice que se necesita presión política para brindar a los ecosistemas marinos una protección real contra la industria de los megayates. «Creo que podemos revertir la situación, pero las administraciones solo reaccionarán cuando sean presionadas».

Vía: https://www.vistaalmar.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Los bosques acuáticos en China que siguen un singular orden

La superficie verde aterciopelada con mechones Parece una almohada