Yellowstone se está calentando a un ritmo alarmante

Yellowstone se está calentando a un ritmo alarmante

- en Ciencia, Fenómenos naturales, Volcanes
205
0

 Yellowstone es un 8 en el Índice de Explosividad de Volcanes, una medida estimativa de la fuerza con la que un volcán puede explotar. 

El parque natural de Yellowstone no está lleno de geíseres, fumarolas y actividad termal por nada. Bajo esta maravilla natural hay una caldera de magma sencillamente enorme. Básicamente, Yellowstone es un volcán muy grande y activo. ¿Qué pasaría si decidiera entrar en erupción? La respuesta corta: nada bueno.

El Instituto Smithsonian ha creado un vídeo en el que trata de responder con cierto humor a lo que ocurriría si el supervolcán de Yellowstone entrara en erupción. La razón para ser optimistas es que es muy improbable que semejante evento suceda pronto. Según los geólogos, no se espera una erupción de Yellowstone hasta dentro de unos 100.000 años. Esa es, al menos, la previsión en función de todos los estudios geológicos que se ha hecho en la zona. La última erupción de la que se tiene constancia sucedió hace 640.000 años.

El verano de 2016 fue el más caluroso en el primer y más antiguo parque nacional Yellowstone de Estados Unidos, desde 770.

Los veranos en el primer y más antiguo parque nacional del país se están calentando rápidamente, según una nueva investigación. Durante las últimas dos décadas, el Parque Nacional de Yellowstone se ha calentado a su ritmo más intenso en al menos 1250 años.

2016 fue el más cálido que la región había visto desde 770

El  estudio , publicado en la revista  Geophysical Research Letters , utilizó datos de anillos de árboles para reconstruir más de un milenio de temperaturas de verano en la región de Yellowstone. Los anillos de los árboles pueden proporcionar una variedad de información sobre el clima y las condiciones meteorológicas que ha experimentado un árbol a lo largo de su vida.

Dirigidos por Karen Heeter en la Universidad de Idaho en Moscú, los investigadores recolectaron muestras de abetos de Engelmann vivos y fosilizados en el noroeste de Wyoming, incluidos árboles dentro del Parque Nacional Yellowstone y en el cercano Bosque Nacional Shoshone. Algunas muestras tenían más de mil años.

Las muestras ayudaron a los científicos a construir una línea de tiempo del clima de Yellowstone, centrándose en las temperaturas de agosto, la época más calurosa del año.

Utilizaron un tipo especial de análisis conocido como “intensidad azul”, un método relativamente nuevo que mide la cantidad de luz azul reflejada por los anillos de los árboles. Este método ayuda a los científicos a determinar la densidad de los anillos de los árboles, una característica que está estrechamente relacionada con las temperaturas de verano que experimentó el árbol mientras estaba vivo.

Es uno de los pocos registros de anillos de árboles en América del Norte que se remonta hasta ahora, dicen los científicos. La mayoría de los demás se remontan a unos pocos cientos de años.

Yellowstone ha tenido altibajos durante el último milenio, descubrieron, incluidos períodos de calentamiento y enfriamiento. Pero el reciente cambio climático causado por el hombre ha cobrado un precio sin precedentes. El calentamiento más intenso de la región se ha producido desde 2000.

Aún así, hay lecciones que aprender del pasado 

Los investigadores encontraron que otros períodos cálidos importantes en la historia de Yellowstone han coincidido con desastres graves relacionados con el clima.

1988, por ejemplo, fue el cuarto año más cálido registrado. También estaba inusualmente seco. Ese año, una serie de incendios forestales catastróficos arrasó el parque, quemando casi 800,000 acres de tierra.

El quinto período más cálido del registro, que se extiende desde 1931 hasta 1940, coincide con la sequía extrema de la era del Dust Bowl.

Los científicos han advertido que el cambio climático continuo en la región de Yellowstone, y en el oeste de los Estados Unidos en general, podría aumentar la probabilidad de sequías severas y el riesgo de grandes incendios forestales. La tasa actual de calentamiento genera preocupaciones de que el parque ya podría estar en camino de cambios dramáticos en las próximas décadas, señalan los investigadores.

“La tasa de calor durante un período de tiempo relativamente corto es alarmante y tiene importantes implicaciones para la salud y el funcionamiento del ecosistema”, dijo Heeter en un comunicado.

Vía: https://www.ecoportal.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Composición de la basura de los océanos en una imagen

Un nuevo estudio proporciona el primer diagnóstico global