Crean un láser para exterminar cucarachas

- en Ciencia, Curiosidades y rarezas
173
0

Unos investigadores escoceses han ideado el método más genial para «neutralizar» a las cucarachas: dispararles con un láser. El equipo también lo está probando en una mayor variedad de plagas, como los avispones que amenazan a las abejas.

Otra creencia común es que estos animales son tan antiguos como el período carbonífero, cuando el carbón que consumimos iniciaba su vida en plantas –hace unos 270-350 millones de años-, pero fósiles de sus familias modernas demuestran que las cucarachas primitivas compartieron escenarios con las primeras plantas de flores y los últimos dinosaurios que habitaban la Tierra.

Es por todos conocida la capacidad de las cucarachas para sobrevivir, de hecho quién no ha oído la afirmación que dice que podrían sobrevivir a un holocausto nuclear, por eso la batalla para exterminar cucarachas es muy complicada y ante una plaga lo mejor es contar con profesionales expertos que apliquen toda la tecnología, incluso, hasta un rayo láser.

Puedes leer: 7-Alergia a las picaduras de insectos

Un equipo de ingenieros, biólogos y expertos en aprendizaje automático ha colaborado recientemente con Ildar Rakhmatulin, investigador asociado de la Universidad Heriot-Watt de Edimburgo, para desarrollar un láser inteligente que puede acabar a las cucarachas. Rakhmatulin ya había desarrollado sistemas usando el famoso controlador de código abierto Raspberry Pi combinado con láser para matar mosquitos, pero quiso dar un paso más tras darse cuenta del impacto potencial que las infestaciones de cucarachas podrían tener en el sector de la restauración y en la salud pública en general.

La base del sistema es un Jetson Nano de una sola placa, un ordenador compacto con capacidades de aprendizaje profundo (deep learning). Rakhmatulin y su equipo entrenaron al Nano para que reconociera a las cucarachas a partir de mil imágenes de ellas en distintas condiciones de iluminación, identificara su objetivo y siguiera la trayectoria del insecto. El Nano determina la distancia de su objetivo en el espacio tridimensional después de que las dos cámaras con las que está equipado hayan localizado una cucaracha. A continuación, transmite estos datos sirven para apuntar el láser, cambiando su dirección mediante espejos. Solo queda disparar.

Seguir leyendo: Alarmante “ritmo de desaparición” de los insectos

El impacto del láser varía según su nivel de potencia. Una potencia más baja parece desencadenar la respuesta de huida de los insectos, lo que el equipo cree que puede asustar a las cucarachas para que eviten un lugar específico en el futuro. Los niveles de potencia más elevados consiguieron «neutralizar» (más bien matar) a las cucarachas.

El equipo ya lo está probando en una mayor variedad de plagas, como los avispones que amenazan a las abejas. La tecnología de Rakhmatulin y su equipo puede ofrecer un sustituto eficaz de otros métyodos tradicionales contra las cucarachas como las trampas mecánicas y pegajosas sólo atrapan o matan un pequeño número de cucarachas a la vez.

Por si fuera poco, muchos plaguicidas contienen sustancias químicas que se quedan en el entorno permanentemente, se filtran al medio ambiente y suponen un riesgo importante para la salud humana, a pesar de ser eficaces a gran escala. Algunos son incluso peligrosos si se usan cerca de niños o animales.

De todos modos, pasará algún tiempo antes de que el sector de la hostelería o las organizaciones de salud pública tengan acceso al láser para cucarachas desarrollado por los investigadores. A pesar del bajo coste de la tecnología (Rakhmatulin afirma que cada uno de los cinco componentes del dispositivo cuesta menos de 250 dólares), todavía no se ha podido apuntar a una zona concreta del cuerpo del insecto, lo que aumentaría su eficacia.

Si no se toman las debidas precauciones, un láser de esta potencia también podría ser dañino para el ojo humano.

Con información de: https://quo.eldiario.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Paisajes bajo la Vía Láctea

Si pudiéramos observar la Vía Láctea desde fuera de ella, veríamos el centro abultado, amarillo y brillante, con forma de balón de rugby, y un delgado disco de color azulado girando alrededor.