La Luna se está alejando de la Tierra

- en Astronomía, Ciencia, Curiosidades y rarezas
116
0

Nuevos estudios concuerdan que la Luna se iría alejando progresivamente de la Tierra es algo que los físicos sabían desde hace mucho tiempo.

Sin la Luna, nuestro planeta sería irreconocible. Los mares apenas tendrían mareas, los días tendrían otra duración y nosotros podríamos no estar aquí, según señalan algunos científicos que consideran que la Luna fue crítica para el inicio de la vida en nuestro planeta.

Hace 100 millones de años, en medio del Cretácico (la verdadera era de los Tyrannosaurus y los velociraptores), los días duraban 23 horas y media. A comienzos del Paleozoico, cuando, hace 540 millones de años, empezó la extraordinaria proliferación de plantas y animales complejos, el día solo duraba 21 horas.

Si tomamos la tasa actual de recesión de la Luna y la proyectamos hacia atrás en el tiempo, terminaremos con una colisión entre la Tierra y la Luna hace alrededor de 1.500 millones de años. Sin embargo, la Luna se formó hace unos 4.500 millones de años , lo que significa que la tasa de recesión actual es una mala guía para el pasado.

Los investigadores de la Universidad de Utrecht y la Universidad de Ginebra, han estado utilizando una combinación de técnicas para tratar de obtener información sobre el pasado distante de nuestro sistema solar.

Recientemente se descubrió el lugar perfecto para analizar la historia a largo plazo de nuestra Luna en retroceso. Y no se trata de estudiar la Luna en sí, sino de leer señales en antiguas capas de roca en la Tierra. El último estudio aparece en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias. Ver referencia final.

Con información de: ¿Cuántas y cuáles son las fases de la Luna?

Lectura entre las capas

En el hermoso Parque Nacional Karijini en el oeste de Australia, algunas gargantas atraviesan sedimentos en capas rítmicas de 2.500 millones de años. Estos sedimentos son formaciones de hierro en bandas, que comprenden capas distintivas de minerales ricos en hierro y sílice que alguna vez se depositaron ampliamente en el fondo del océano y ahora se encuentran en las partes más antiguas de la corteza terrestre.

Las exposiciones de los acantilados en Joffre Falls muestran cómo las capas de formación de hierro de color marrón rojizo de poco menos de un metro de espesor se alternan, a intervalos regulares , con horizontes más oscuros y más delgados.

Los intervalos más oscuros están compuestos por un tipo de roca más blanda que es más susceptible a la erosión. Una mirada más cercana a los afloramientos revela la presencia de una variación adicionalmente regular y de menor escala. Las superficies rocosas, que han sido pulidas por el agua estacional del río que atraviesa el desfiladero, descubren un patrón de capas alternas de blanco, rojizo y gris azulado.

En 1972, el geólogo australiano AF Trendall planteó la cuestión del origen de las diferentes escalas de patrones cíclicos recurrentes visibles en estas antiguas capas de rocas . Sugirió que los patrones podrían estar relacionados con variaciones climáticas pasadas inducidas por los llamados «ciclos de Milankovitch».

Te puede interesar: ¿La Luna llena afecta a los humanos?

Cambios climáticos cíclicos

Los ciclos de Milankovitch describen cómo pequeños cambios periódicos en la forma de la órbita de la Tierra y la orientación de su eje influyen en la distribución de la luz solar recibida por la Tierra a lo largo de los años.

En este momento, los ciclos dominantes de Milankovitch cambian cada 400.000 años, 100.000 años, 41.000 años y 21.000 años. Estas variaciones ejercen un fuerte control sobre nuestro clima durante largos períodos de tiempo.

Ejemplos clave de la influencia del forzamiento climático de Milankovitch en el pasado son la ocurrencia de períodos extremadamente fríos o cálidos , así como condiciones climáticas regionales más húmedas o secas.

Estos cambios climáticos han alterado significativamente las condiciones en la superficie de la Tierra, como el tamaño de los lagos. Son la explicación del reverdecimiento periódico del desierto del Sahara y los bajos niveles de oxígeno en las profundidades del océano. Los ciclos de Milankovitch también han influido en la migración y evolución de la flora y la fauna, incluida nuestra propia especie .

Y las firmas de estos cambios se pueden leer a través de los cambios cíclicos en las rocas sedimentarias.

Oscilaciones registradas

La distancia entre la Tierra y la Luna está directamente relacionada con la frecuencia de uno de los ciclos de Milankovitch: el ciclo de precesión climática.

Este ciclo surge del movimiento de precesión (bamboleo) o el cambio de orientación del eje de giro de la Tierra a lo largo del tiempo. Este ciclo actualmente tiene una duración de ~21,000 años, pero este período habría sido más corto en el pasado cuando la luna estaba más cerca de la Tierra.

Esto significa que si primero podemos encontrar ciclos de Milankovitch en sedimentos antiguos y luego encontrar una señal de la oscilación de la Tierra y establecer su período, podemos estimar la distancia entre la Tierra y la Luna en el momento en que se depositaron los sedimentos.

La investigación anterior mostró que los ciclos de Milankovitch pueden conservarse en una antigua formación de hierro en bandas en Sudáfrica, lo que respalda la teoría de Trendall.

Las formaciones de bandas de hierro en Australia probablemente se depositaron en el mismo océano que las rocas de Sudáfrica, hace unos 2.500 millones de años. Sin embargo, las variaciones cíclicas en las rocas australianas están mejor expuestas, lo que permite estudiar las variaciones con una resolución mucho mayor.

El análisis de la formación australiana de bandas de hierro mostró que las rocas contenían múltiples escalas de variaciones cíclicas que se repiten aproximadamente a intervalos de 10 y 85 cm. Al combinar estos espesores con la velocidad a la que se depositaron los sedimentos, se encontró que estas variaciones cíclicas ocurrieron aproximadamente cada 11.000 años y 100.000 años.

Por lo tanto, el análisis sugirió que el ciclo de 11.000 observado en las rocas probablemente esté relacionado con el ciclo de precesión climática, que tiene un período mucho más corto que los ~21 000 años actuales. Luego usando esta señal de precesión para calcular la distancia entre la Tierra y la Luna hace 2.460 millones de años.

Se descubrió que la Luna estaba alrededor de 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra en ese momento (esa distancia es aproximadamente 1,5 veces la circunferencia de la Tierra). Esto haría que la duración de un día fuera mucho más corta de lo que es ahora, aproximadamente 17 horas en lugar de las 24 horas actuales.

Con información de: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

El sudor humano es lo que atrae a los mosquitos del dengue

Los mosquitos Aedes aegypti utilizan el olfato para encontrar a