Los cambios en el hielo marino antártico desconcierta a la ciencia

Los cambios en el hielo marino antártico desconcierta a la ciencia

- en Calentamiento global, Ciencia, Medio ambiente
470
0

La Antártida es un lugar inexplorado y misterioso, de ahí que los resultados de cada investigación o descubrimiento generen un gran impacto.

Tiene aproximadamente el tamaño de Estados Unidos y México combinados, y contiene el 90% del hielo que hay en la Tierra; si se derritiera, aumentaría los niveles del mar hasta 61 metros. Y, sin embargo, no tiene población permanente y en los meses de verano solo llegan a vivir ahí alrededor de cuatro mil personas. Por eso, no sorprende que la Antártida sea un continente lleno de rarezas que esperan a ser descubiertas por completo.

El continente antártico, que sigue siendo un desconocido para muchos, no para de sorprender con nuevos hallazgos y misterios no resueltos.

El hielo antártico es un auténtico agujero negro para la ciencia polar. Esa capa que se congela sobre el océano Austral, la banquisa, decreció en la primera mitad del siglo XX, pero luego ha estado aumentando en las últimas décadas del siglo XX, hasta hoy, mientras los hielos del resto del mundo van menguando por el cambio climático. El fenómeno, comprobado con datos de satélites y de estaciones, revela la extrema complejidad de este continente y de un clima planetario en el que trópicos y polos están ligados.

La reciente investigación, publicada en la revista Nature Climate Change por un equipo científico de la Universidad de Ohio, es la más completa realizada hasta ahora sobre la banquisa antártica. Desde 1979, concluyen sus autores, el hielo marino antártico ha estado aumentando, salvo en 2016, cuando hubo un fuerte retroceso que llegó al mínimo en 2017.

Después se recuperó, volviendo en 2020 a la media anterior. Sin embargo, en este comienzo de 2022, la banquisa, señalan los investigadores de Ohio, vuelve a estar por debajo de la media: “Había vuelto la normalidad, pero por poco tiempo”, reconocen en un comunicado oficial.

Causas del aumento

Las causas que hay detrás de ese aumento del hielo marino aún son un misterio. En la investigación apuntan, como hipótesis, a cambios en la presión desde 1979, con vientos que empujan el hielo hacia la costa antártica. Indican que podría tener que ver con el fenómeno Modo Anular del Hemisferio Sur (SAM, por sus siglas en inglés), un movimiento del cinturón de vientos del norte al sur de ese hemisferio que se produce a lo largo de décadas. También aluden a fenómenos que ocurren a muchos miles de kilómetros, en zona tropical, como la llamada Oscilación climática Decadal del Pacífico, que se produce cada 20 o 30 años.

“Los fenómenos tropicales cambian los vientos y ese cambio se traslada a los polos. Por ello, en unas zonas crece el hielo y en otras no, como confirma este trabajo. Todo ello nos habla de la complejidad de la Antártida y su clima. A la vez que aumenta ese hielo, vemos que llega más agua cálida a la costa y que unos glaciares aumentan y otros retroceden”, señala la geóloga y científica polar española Carlota Escutia, que ya prepara las maletas para irse a la Antártida en unas pocas semanas para trabajos relacionados con el cambio climático y la corriente circumpolar.

Relación entre el hielo marino antártico y fenómenos como El Niño

Precisamente, su grupo propone en una investigación reciente que hay una relación entre ese hielo marino antártico, en cuyo historial han retrocedido miles de años investigando sedimentos oceánicos, y fenómenos como El Niño: según sus datos, el hielo polar marino ha aumentado en la Antártida desde hace 4.500 años y las variaciones pasadas tendrían que ver con esos eventos mucho más al norte. Es más, el bajón de banquisa detectado en 2016 y 2017 coincide con uno de los fenómenos de El Niño más intensos registrados, algo que los científicos de Ohio no mencionan en su trabajo. “Habría que estudiar esa posible relación”, señala Escutia.

Si bien no es la primera vez que se detecta el aumento del hielo marino antártico, si es la primera reconstrucción de lo ocurrido a lo largo del siglo XX, en todo el continente y todas las estaciones del año. Los autores triplican los datos obtenidos hasta ahora, en un continente donde no es fácil conseguirlos: casi toda la investigación polar se realiza en el verano austral, cuando la banquisa es menor.

“Nuestras reconstrucciones demuestran que hay un breve período [en términos científicos] de observaciones desde 1979 que es único en el contexto del siglo XX. Antes de los satélites, cada vez hay más pruebas de que el hielo marino disminuía hasta mediados del siglo pasado, pero luego ha aumentado”, señala vía correo electrónico Ryan Fogt, climatólogo y autor principal de la investigación, que luego destaca “que en 2016 hay un bajón brusco como no se había visto antes”“Algo potente está sucediendo recientemente. La tendencia muestra cuán variable es el clima antártico, incluido el hielo marino, y cuán rápido puede cambiar su clima”, destaca.

Argumentos negacionistas

Frente a quienes puedan utilizar este aumento del hielo marino para argumentos negacionistas, Fogt considera que “ningún aspecto del clima de la Tierra es completamente independiente del cambio climático antropogénico” y puntualiza que “la señal de ese cambio es mucho más fácil de detectar a escalas más grandes o durante un período de tiempo más largo y las observaciones antárticas son comparativamente cortas”.

“La ciencia está evolucionando rápidamente para ver cómo podemos vincular los cambios en la Antártida con el cambio climático global y a medida que recopilamos más datos conocemos mejor esas conexiones”, asegura. “Aún no hay suficiente evidencia científica para concluir que el hielo marino antártico no se ve afectado por el cambio climático global, de ninguna manera”, continúa. “Pero esta investigación sirve para comprender mejor las variaciones históricas de ese hielo, que contrastan con lo que ocurre en el Ártico, donde hay una pérdida más rápida desde 1979, coherente con el aumento de los gases de efecto invernadero”.

Un aspecto importante de sus conclusiones son las diferencias que detecta según las zonas: mientras la banquisa aumenta en el mar de Ross y el de Amundsen, disminuye en el de Bellinghausen. También varía según la estación. “La magnitud cambia según la temporada y a lo largo del tiempo. Por ejemplo, hay áreas similares de aumento del hielo marino entre las observaciones y nuestras reconstrucciones en la Antártida Oriental en los otoños desde 1979?, afirma.

¿Seguirá aumentando el hielo en el futuro?

Otra incertidumbre sin resolver es si ese hielo seguirá aumentando en el futuro. “Hay una intensa investigación científica sobre las causas. Si puede deberse a cambios en el Pacífico tropical, parece muy probable que los patrones que hemos visto en la era de los satélites se repita. Ahora bien, si el clima continúa cambiando tan rápidamente, es posible que no sea igual en el futuro”, afirma Fogt.

Lo ocurrido en el pasado también es una importante pista y Escutia recuerda que en el registro geológico antártico quedó grabado que con temperaturas altas en el agua austral, la banquisa antártica desaparece, como ya ocurrió durante el Pleistoceno, con cuatro grados más. Se sabe, además, que ese océano Austral es el que más calor absorbe de la atmosfera terrestre que estamos calentando, acercándonos peligrosamente a 1,5 grados de aumento global de la temperatura.

Fuente: ROSA M. TRISTÁN / EL PAÍS, https://www.ambientum.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

En estas islas tienen una de las vistas más privilegiadas del universo

En la Tierra existen tres sitios privilegiados si