Los recursos naturales del planeta se agotan y no hay vuelta atrás

Los recursos naturales del planeta se agotan y no hay vuelta atrás

- en Derecho ambiental, Medio ambiente
293
0

Muchas veces los seres humanos no somos conscientes del daño que le podemos causar al planeta que habitamos. Los constantes comportamientos erróneos o la ambición nos ha llevado a la destrucción y agotamiento de los recursos naturales.

Existen dos tipos de recursos naturales: 

  • Renovables: hacen referencia a recursos bióticos, recursos con ciclos de regeneración por encima de su nivel de extracción. Su uso excesivo los puede convertir en recursos extintos, como los bosques y las  pesquería, aunque muchos de ellos sean ilimitados como la luz solar, las mareas y los vientos.
  • No renovables: son aquellos recursos que existen en la naturaleza de manera limitada porque su regeneración implica el paso de muchos años, como, por ejemplo, los minerales y los combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón).

Definitivamente, el peligro de agotamiento de recursos y de transformación de los ecosistemas, debidos a nuestras formas de vida, es realmente elevado y exige la necesidad urgente de tomar consciencia y la adopción de medidas de ahorro.

Hay más personas en el planeta que nunca y un número incalculable de ellos vive en relativa prosperidad en comparación con sus padres y abuelos, acelerando el estrés de los recursos naturales finitos del planeta.

Solo en China, cientos de millones de personas han salido de la pobreza absoluta en las últimas décadas. Una tendencia similar se está produciendo en India, un país que está a punto de superar a China como la nación más poblada del mundo en unos pocos años.

Al mismo tiempo, cientos de millones de personas en Occidente viven en las sociedades más prósperas que el mundo haya conocido y un gran número lo hace también en todo el mundo en desarrollo, donde millones más aspiran a alcanzar una calidad de vida al estilo occidental en los próximos años y décadas.

La erradicación de la pobreza es un objetivo encomiable y vivir en la prosperidad es una aspiración comprensible, pero es posible que hayamos alcanzado los límites del crecimiento constante en los niveles de vida para más y más personas en un planeta superpoblado, según un número creciente de expertos.

Sobre la base de un nuevo escenario especialmente preocupante, presentado en un nuevo artículo de Gaya Herrington, investigadora de análisis de sistemas dinámicos y de sostenibilidad, los niveles de bienestar para la mayoría de las personas comenzarán a disminuir en la próxima década debido a un creciente estrés en los factores naturales finitos del planeta recursos.

Límites del crecimiento

A medida que la población humana del planeta sigue creciendo, los recursos naturales que ya están sobrecargados se estirarán hasta sus límites, advierte Herrington.

Ya en 1972, un equipo de investigadores del MIT publicó un estudio llamado “Límites del crecimiento” en el que analizaron el consumo de recursos y las tendencias de producción globales de acuerdo con una variedad de puntos de datos, incluido el crecimiento de la población, los niveles de contaminación, las tasas de producción de alimentos, y productos industriales.

Luego, los investigadores trazaron una docena de escenarios posibles de acuerdo con diferentes pronósticos, pero lo que la mayoría de sus escenarios tenían en común era que el crecimiento económico descontrolado conduciría a un agotamiento radical de los recursos naturales, lo que se convertiría en un impedimento para un mayor crecimiento económico y el bienestar de las personas.

En un escenario, el mundo llegaría a un estado de casi colapso debido a la explotación desenfrenada de los recursos. Ese escenario ahora está a punto de sucedernos en solo dos décadas, dice Herrington.

Pero los impactos adversos se sentirán mucho antes que eso: dentro de una década. Experimentaremos “una interrupción en el bienestar, los alimentos y la producción industrial durante la próxima década, lo que cuestiona la idoneidad del crecimiento económico continuo como objetivo de la humanidad en el siglo XXI”, escribe.

Aunque no necesariamente seguirá un colapso social completo, una mayor escasez de los recursos naturales ejercerá una presión sobre las personas y las naciones por igual, lo que podría resultar en guerras, desplazamientos masivos y otras catástrofes.

Para evitar ese destino, dice Herrington, podemos controlar nuestro impulso de crecimiento económico constante y aprender a vivir dentro de nuestras posibilidades. Al mismo tiempo, deberíamos limitar el crecimiento de la población, ya que el planeta ya no puede albergar a más personas que los casi 8 mil millones que habitan actualmente en el planeta.

Vía: https://www.ecoportal.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las fotos más dramáticas de la erupción volcánica en la isla de La Palma

Impresionantes postales a causa de la erupción de