Retroceso de las playas de Hawaii

Retroceso de las playas de Hawaii

Zona residencial de Oahu que ha experimentado una importante pérdida de sectores de playa debido a la erosión de la costa. Como se aprecia en esta foto de marzo de 2020, ya no hay playa entre el agua y la vivienda. Dado que la casa está ya casi tocando el agua, cualquier temporal que provoque olas grandes contra la orilla es una amenaza de inundación para esa vivienda.

La migración de las playas, también conocida como retroceso de la línea de costa, causa erosión en el terreno sobre el que se asientan propiedades privadas y públicas cerca de la orilla.

La construcción de diques, malecones u otras estructuras duras comparables y de gran envergadura en la línea de costa bloquea la migración natural de la playa, causando que las olas se lleven arena, acelerando la erosión costera y condenando la playa a desaparecer. El cambio climático global y la paulatina elevación del nivel del mar no ayudan precisamente a mejorar la situación.

Al respecto de esto último, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha pronosticado un aumento continuo del nivel del mar durante muchos siglos, incluso si las emisiones de gases de efecto invernadero se reducen o se detienen por completo. Sin embargo, los economistas predicen que las emisiones de gases de efecto invernadero probablemente continuarán hasta mediados de siglo y veremos más años, como pasó en 2019, en que el uso de combustibles fósiles aumentará más rápidamente que el uso de energías renovables.

En un reciente artículo publicado en la revista Nature, Kammie Tavares, Tiffany Anderson y Charles Flechera, de la Universidad de Hawái en Manoa, EEUU, evaluaron el litoral de Oahu, en busca de las zonas que serían más vulnerables a la erosión en tres escenarios de aumento del nivel del mar, todos ellos correspondientes a poco antes y poco después de mediados de siglo. Entre los pronósticos, se barajaron aumentos del nivel del mar del orden de los 25 centímetros.

Fotografía de la isla hawaiana de Ohau captada por el satélite Terra de la NASA. © NASA/GSFC/METI/ERSDAC/JAROS y US/Japan ASTER Science Team

El equipo de investigación identificó la ubicación de las zonas del litoral de Oahu en peligro de pérdida de playas y el nivel de riesgo de cada zona. También confeccionó con las predicciones un posible calendario del aumento del peligro de erosión. Tavares, Anderson y Fletcher determinaron que casi el 30% de toda la costa arenosa actual en Oahu ya cuenta con estructuras edificadas que dificultan la migración natural de los sectores de playa, mientras que un 3,5% adicional de costa ya está muy amenazado. Los modelos digitales con los que los científicos han trabajado en el estudio indican que, conforme el nivel del mar suba unos 25 centímetros a mediados de siglo, casi un 8% adicional de la línea de costa arenosa correrá el riesgo de acoger suficientes estructuras edificadas que dificulten la migración natural de los sectores de playa. Esto implica que cuando llegue ese momento, casi el 40% de las playas arenosas de Oahu estarán en situación de desaparecer.

Fletcher hizo un llamamiento para que las agencias gubernamentales desarrollen programas creativos y socialmente equitativos con los que ayudar a los propietarios de los sectores de playa y librar de obstáculos al ecosistema arenoso a fin de que pueda migrar tierra adentro. “»Las playas son ecosistemas críticos para las plantas y animales nativos, ofrecen protección contra las tormentas, son un escenario cultural esencial y atraen turismo, que es importante para la economía actual de Hawái”, argumenta Tavares.

FUENTE: Nature / NCYT de Amazings

Vía: Tiempo (Revista Ram)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Una «mega sequía» bajo la lupa de los climatólogos

Pero la sequía en América del Norte tomó