También lo sufren: así puedes cuidar a tu perro y gato durante las olas de calor

- en Derecho ambiental, El clima, Vida animal
119
0

Estamos pasando unos días de calor inaguantable y a estas alturas la canícula está siendo un auténtico drama para todo ser viviente, y nuestras mascotas también lo sufren.

El verano es una época difícil para nuestras mascotas. La llegada del calor implica riesgos importantes para la salud, trastornos por movilidad, cambio de hábitos, dificultad para encontrar alojamiento y todo tipo de situaciones con las que lidiar. 

Lo esencial es comprender que una mascota es uno más de la familia y que hay que adaptarse a sus necesidades, encontrado un equilibrio para todos. Ni un perro es una suplantación de una persona, ni tampoco hay que tratarlo como un animal salvaje. Nuestros perros están ya bastante humanizados y acostumbrados a una serie de comodidades, pero no por ello hay que condicionar toda nuestra actividad veraniega a ellos. Simplemente, hay que tenerlos en cuenta. 

Las mascotas, al igual que los humanos, padecen y se ven afectados por las altas temperaturas del verano incluso en algunos hasta un poco más. En el caso de los perros, al no tener glándulas sudoríparas repartidas por el cuerpo, únicamente logran regular su temperatura corporal mediante los jadeos, y eliminar el sudor a través de las almohadillas de sus patas cuando están en contacto con superficies frías, proceso que se caracteriza por ser bastante lento, mientras que los gatos lo hacen a través del lamido corporal.

Para gatos y perros un golpe de calor se produce por un aumento de la temperatura corporal de forma abrupta (temperatura normal 38-39.5, y puede alcanzar los 43°C). Esto conlleva deshidratación, aceleración del ritmo cardiaco, signos respiratorios, jadeo excesivo, sus mucosas y encías pueden adquirir un color rosado intenso o morado debido a la falta de oxigenación en sangre. En muchos casos puede llevar a la pérdida de conciencia, sufrir problemas mayores como insuficiencia renal y problemas cardiacos. Ante cualquiera de estos signos, es necesario visitar de urgencia al veterinario, sin embargo, existen distintos métodos para lograr mantener a los animales frescos y evitar que estas situaciones afecten su bienestar.

“El golpe de calor es una emergencia médica veterinaria, por lo tanto es muy importante conocer y detectar cuando nuestro animal está pasando calor previamente” reveló Melisa Trajtman, Gerente de de Vitalcan. Y agregó que “si bien algunos síntomas nos pueden poner en alerta, otros, como la fatiga o somnolencia al tratar de reducir el gasto de energía, nos indican que se deben poner en práctica acciones que contribuyan a construir un ambiente más fresco y adecuado para su organismo. De esta forma impulsamos 5 consejos útiles para prevenir cualquier afección ocasionada por el calor.”

Peinar: Muchos creen que cortar el pelo en esta época del año ayudará al animal a mantenerse fresco, al contrario, el pelo le sirve al animal para protegerlo del sol, por lo que al cortarlo se estará dejando su piel indefensa y desprotegida ante los efectos del sol, propiciando posibles quemaduras. Por su parte, peinar o cepillar es la mejor idea, con las altas temperaturas las mascotas irán deshaciéndose del subpelo, ese que suele verse más finito, de esta forma realizar cepillados frecuentes lo ayudará a mantenerse más fresco.

Hielo: Además de que, tanto el agua como la comida se deben ubicar en la sombra, el agua tendrá que permanecer fresca y por ende deberá ser cambiada más veces de lo habitual. Ponerla en la nevera un tiempo o echarle un cubo de hielo puede lograr que esta se mantenga a una temperatura adecuada por más tiempo.

Jugar: En el mercado existen una gran variedad de juguetes refrescantes que cumplen dos funciones: divertir al animal y aliviar el calor. Desde piscinas especiales para las patitas, pelotas que expulsan agua al ser mordidas, huesos que se pueden meter al congelador y luego están listos para ser masticados, y muchos otros.

Protector solar: Así como es indispensable para humanos, también lo es para perros y gatos, sobre todo aquellos que presentan pieles despigmentadas. En tiendas especializadas para mascotas se encuentran bloqueadores de uso veterinario, pero en caso de no tenerlo a mano, se pueden utilizar protectores para humanos hipoalergénicos.

Regla de los 5 segundos: El pavimento o cemento puede alcanzar temperaturas entre los 50° y 60° grados cuando hay una temperatura ambiental de 30°. En ese sentido, los paseos se deben hacer siempre en las horas de más bajas temperaturas, en lugares con sombra y pasto. En caso de caminar por el asfalto, el cuidador debe colocar previamente su mano sobre el mismo, si no aguanta más de 5 segundos entonces el animal tampoco lo hará. Evita quemar sus almohadillas ya que estas son bastante sensibles.

Las mascotas deben tener una zona que las resguarde y proteja del sol y del calor. Los espacios de descanso deben ser frescos, con ventilación, donde los rayos del sol no penetren y puedan contar con agua y alimentos sin ningún impedimento. Asimismo, mantener una alimentación balanceada y completa es fundamental, sobre todo en el verano donde algunos suelen perder el apetito. Fomentar su nutrición saludable y su constante hidratación los mantendrá preparados para esta época del año y podrán afrontarla de forma tranquila y feliz.” finalizó Ayelen Geier, asesora técnica de Vitalcan.

Con información de: https://noticiasambientales.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Adonis, el árbol más viejo de Europa tiene más de 1000 años

Aunque no lo crean en el norte de Grecia vive un árbol que nació hace 1.075 años, se trata de un pino de los Balcanes según informaron a la prensa expertos de la Universidad de Estocolmo quienes junto a investigadores de la Universidad de Mainz en Alemania y la Universidad de Arizona en EE.UU. descubrieron el espécimen único por su antigüedad.