Bajas temperaturas: cómo podemos evitar que el frío afecte a nuestra piel

- en Sin clasificar
199
0

En medio del invierno, la resequedad, descamación, rojeces, grietas y picor comienzan a ser moneda corriente en nuestra piel, en especial en manos, cara y labios, afectando las zonas más expuestas en esta época del año y dejando huellas que se profundizan en pieles sensibles.

“En esta época del año, nuestro cutis se ve más pálido, opaco y se siente tirante”, explica Priscila Dzigciot, especialista en medicina funcional y estética y directora de Bace (M.N. 129206).

De acuerdo a la explicación de la profesional, con las bajas temperaturas los capilares se contraen y se reduce el flujo sanguíneo lo que dificulta el transporte de oxígeno y nutrientes a las células. Además, se acumulan las células muertas en la superficie de la piel.

“El cambio brusco de temperatura de frío al salir y calor al entrar a lugares cerrados, secan el manto lipídico que recubre la piel, esta queda más expuesta y se ralentiza la renovación celular. Es común ver sabañones, eczemas, excoriaciones, sobre todo en aquellas personas con piel sensible, atópicas o con alguna patología cutánea de base como psoriasis”, asegura Marina Bois, médica dermatóloga (M.N. 151413) del equipo de Irene Bermejo Advanced Dermatology.

Entre los factores que inciden negativamente se encuentran las duchas de agua muy caliente, la falta de una buena hidratación -hay que tomar por lo menos dos litros de agua al día- y, por supuesto, olvidar humectar nuestra piel a diario.

Se recomienda el uso de una crema humectante nutritiva en cara y cuerpo; también hay que poner especial énfasis en las manos y labios. “Cuando nos abrigamos al salir, la piel que queda sin cubrir necesita la protección extra de una crema humectante. Y, en caso de que se lastime, es necesario aplicar cremas con antibióticos”, señala Bois.

En cuanto a cómo saber si es nuestra crema indicada, hay que tener en cuenta:

  • La manteca de karité tiene propiedades emolientes y calmantes
  • La vitamina A estimula la renovación celular, la producción de elastina y colágeno
  • El efecto antioxidante de la vitamina E contrarresta el daño generado por los agentes contaminantes.
  • Por otra parte, el ácido hialurónico tiene la capacidad de retener agua en la dermis y mantener así la piel hidratada; y la urea, lanolina y vaselina colaboran con la humectación.

Por supuesto, no hay que olvidar tomar abundante agua, mantener una dieta equilibrada, rica en vegetales y frutas. “Es bueno incluir alimentos ricos en antioxidantes y omegas como el brócoli, kiwi, palta, espinaca y remolacha”.También es necesario continuar con el uso del protector solar aún en invierno.

Cuidados de invierno

Algunos tips para apuntar:

  • Humectar la piel de todo el cuerpo; tener en cuenta que manos, piernas, labios y cara, son las áreas que más fácilmente se secan
  • Preferir baños cortos con agua tibia. El mejor momento para humectar la piel es luego del baño
  • Beber al menos 8 vasos de agua por día
  • Ayudar al organismo a conservar su temperatura con el uso de guantes, ropa térmica y gorros
  • No acercarse demasiado a las fuentes de calor como calefactores, estufas, radiadores ya que se produce una vasodilatación brusca que puede generar cambios en el color de la piel, dejar venitas notorias e incluso quemaduras
  • Dormir bien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Cuáles son los alimentos que ayudan a mantenernos hidratados?

Las altas temperaturas invaden a gran parte de