Detectando terremotos con cables submarinos

Detectando terremotos con cables submarinos

- en Ciencia, Fenómenos naturales, Sismos
71
0

El sistema de detección, a través de cables submarinos, también permitiría mejorar las alertas respecto de los tsunamis.

Contar con sensores más cercanos a la zona donde se encuentran en contacto dos placas tectónicas sumamente activas, que generan grandes terremotos, nos ayudará no solamente a acercarnos a la fuente sísmica con el objeto de caracterizar con mayor detalle el proceso de ruptura, sino que también nos permitirá conocer con mayor anticipación que este proceso se ha iniciado.

Recientes estudio sugieren que el enfoque podría transformar el trabajo en red de fibra óptica en todo el océano en un sistema continuo de detección y monitoreo de terremotos y tsunamis, en tiempo real.

Puedes leer: Esta es la zona de volcanes y sismos más activa del mundo

Cables que detectan movimientos sísmicos

Diversas investigaciones ya han demostrado que los grandes cables de comunicación óptica submarinos, utilizados actualmente para transmitir multitud de datos, se pueden utilizar como sensores para vigilar la actividad sísmica y otras perturbaciones en el fondo marino. Sin embargo, las técnicas existentes suelen presentar limitaciones en cuanto a resolución espacial y sensibilidad, ya que toda la longitud de un cable –que puede abarcar miles de kilómetros– actúa como un único sensor.

Ahora, un grupo internacional de científicos liderados desde el National Physical Laboratory (NPL) de Reino Unido ha desarrollado un método que convierte un cable óptico largo en muchos segmentos o sensores individuales capaces de registrar perturbaciones a su alrededor. De estas forma se pueden detectar y caracterizar mejor las vibraciones sísmicas submarinas y las corrientes oceánicas, según el estudio que publican en Science.

Utilizando tecnología láser y realizando mediciones interferométricas en el extremo del cable, la técnica consiste en aprovechar los datos que llegan de sus numerosos repetidores –utilizados para amplificar las señales ópticas– y unas fibras especiales que los conectan.

Nota que te puede interesar: ¿Qué hay de cierto en que el calor intenso provoca sismos?

“La velocidad de propagación de la luz en una fibra óptica se ve afectada, en una cantidad muy pequeña, por factores ambientales como vibraciones, variaciones de presión y temperatura, y gracias a la interferometría ultraestable, podemos detectar estos cambios extremadamente pequeños, como demostramos estudio anterior de 2018 para terremotos”, explica a SINC el autor principal, Giuseppe Marra del NPL, quien subraya: “Y no se requiere ninguna modificación en la infraestructura de telecomunicaciones submarina”.

Usar vía de retorno de repetidores para los cables submarinos

“Pero mientras que en aquel trabajo un cable actuaba como un único detector, en este nuevo estudio mostramos que puede actuar como un conjunto de detectores –continúa–. Lo hemos conseguido aprovechando la arquitectura de los cables modernos, que incluyen una vía de retorno en sus repetidores que nos permite ‘cortar’ el cable en secciones más pequeñas, cada una de las cuales actúa como un sensor”.

Los operadores de estas largas conexiones transoceánicas utilizan las vías de retorno para supervisar periódicamente el estado de sus amplificadores ópticos. Las comprobaciones se suelen realizar de forma programada o en caso de avería, por lo que la mayor parte del tiempo estos canales quedan inutilizados y se podrían utilizar para la función que proponen los autores.

“Si esta nueva técnica se aplicara a un gran número de cables de todo el mundo, la red global existente podría convertirse en un gigantesco conjunto de miles de sensores ambientales para seísmos, pero también, como se muestra en este trabajo, para corrientes marinas y mareas”, destaca Marra.

Método en un enlace submarino de fibra óptica

Los investigadores probaron su método en un enlace submarino de fibra óptica de 5.860 km de longitud que discurre entre el Reino Unido y Canadá, con repetidores aproximadamente cada 46 km. Hicieron las pruebas con algunos de ellos y lograron detectar varios movimientos sísmicos y corrientes oceánicas a lo largo del cable.

En concreto, localizaron el terremoto de magnitud 7,5 que sacudió el norte de Perú –a miles de kilómetros de distancia– el 28 de noviembre de 2021, y otro de magnitud 7,3 en el mar de Flores (Indonesia) el mes siguiente, el 14 de diciembre.

“Por ahora los terremotos y las corrientes son las principales aplicaciones”, confirma el científico del NPL, “sin embargo, aunque todavía no lo hemos demostrado, la nueva técnica podría utilizarse en los sistemas de alerta de tsunamis y, posiblemente, para cartografiar las variaciones de la temperatura del fondo marino, lo que tiene implicaciones para el calentamiento global”.

Detección acústica distribuida

Los autores reconocen que otras técnicas, como la detección acústica distribuida (DAS), utilizada recientemente en Canarias, también ofrecen una alta sensibilidad y resolución espacial como sensores ambientales, pero es un enfoque limitado a zonas costeras de hasta 100 km de la costa debido a la atenuación de la señal.

“El DAS funciona un poco como un radar: se lanzan pulsos láser en la fibra y se analizan las pequeñas reflexiones (por las imperfecciones de la fibra), pero la señal que se refleja es extremadamente baja y normalmente funciona hasta 50-80 km”, explica Marra.

“En nuestra técnica, utilizamos la luz que se propaga hacia delante y se devuelve por un camino de retorno dentro del repetidor, y esto –concluye– hace que la señal devuelta sea un orden de magnitud mayor que la del DAS, lo que os permite alcanzar grandes distancias y tener una alta relación señal/ruido para realizar mediciones ultraprecisas”.

¿Cómo funciona una alerta temprana?

Cuando ocurre una fractura en el interior de la Tierra y produce un sismo, se generan varios tipos de ondas sísmicas. Las ondas primarias se propagan con mayor velocidad que las ondas secundarias y superficiales. Sin embargo, estas últimas poseen mayor amplitud, que depende de la profundidad del hipocentro. Los sistemas de alerta temprana de terremotos aprovechan estas dos características: a partir de la información transportada por las ondas que arriban con anterioridad se puede calcular la llegada de las ondas -más tardías- de mayor amplitud. Como la velocidad de propagación de las ondas sísmicas es muchísimo menor que aquella de los sistemas de comunicación electromagnética, se puede anticipar su llegada a lugares más alejados del epicentro, pero lo suficientemente cerca con el objeto de que este aviso sirva para tomar medidas de prevención, tanto para las personas como aquellos procesos automáticos productivos y de servicios que se puedan beneficiar.

Fuente: Enrique Sacristán / Agencia SINC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

El cambio climático detrás del desprendimiento del glaciar de Marmolada en Italia

Los científicos aún no se ponen de acuerdo