Extraña y única criatura de las profundidades marinas

Extraña y única criatura de las profundidades marinas

Si existieran ortodoncistas marinos en el reino acuático, tendrían mucho trabajo con esta especie: lo que más llama la atención son sus dientes. 

Un escaneo microscópico conocido como microtomografía computarizada muestra decenas de filas erizadas de dientes recubriendo cada mandíbula.

Ophiojura es una criatura marina aterradora, pero no tienes posibilidad de encontrártela en tu próxima visita a la playa. Este rarísimo animal de aguas profundas comparte parentesco con las estrellas de mar y destaca por su apariencia tan caleidoscópica como espeluznante, que parece sacada de una película de ciencia ficción.

En un artículo publicado en The Conversation detallan todos los descubrimientos sobre esta especie tan misteriosa: única superviviente de 180 millones de años de evolución y dotada de decenas de dientes picudos dispuestos en hileras para hacer trizas a sus presas. Es una de las criaturas abisales más extrañas que han hallado los científicos en la historia.

Ophiojura, un extraño animal de aguas profundas encontrado en 2011 por científicos del Museo de Historia Natural de Francia, mientras navegaban por la cima de un aislado monte submarino llamado Banc Durand, a 500 metros por debajo de las olas y a 200 kilómetros al este de Nueva Caledonia en el suroeste del Océano Pacífico.

Ophiojura es un tipo de estrella de mar quebradiza, que son primas lejanas de las estrellas de mar, con brazos en forma de serpiente que irradian de sus cuerpos, que viven en los fondos marinos de todo el mundo.

Siendo un experto en animales de aguas profundas, Tim O’Hara supo de un vistazo que este animal era especial cuando lo vio por primera vez en 2015. Los ocho brazos, cada uno de 10 centímetros de largo y armados con hileras de ganchos y espinas. ¡Y los dientes! Un escaneo microscópico reveló filas erizadas de afilados dientes que recubren cada mandíbula, que podría utilizar para atrapar y destrozar a su presa.

Como O’Hara y sus colegas informan ahora en Proceedings of the Royal Society BOphiojura representa de hecho un tipo de animal totalmente único y no descrito anteriormente. Es único en su clase: la última especie conocida de un antiguo linaje, como el celacanto o el tuátara.

El equipo comparó el ADN de una variedad de diferentes especies marinas y llegaron a la conclusión de que Ophiojura está separada de sus parientes estelares quebradizos vivos más cercanos por unos 180 millones de años de evolución. Esto significa que su antepasado común más reciente vivió durante el período Triásico o Jurásico temprano, cuando los dinosaurios apenas comenzaban.

Desde entonces, los antepasados de Ophiojura continuaron evolucionando, lo que finalmente condujo a la situación actual, en la que es el único superviviente conocido de un linaje evolutivo que se remonta a 180 millones de años.

Sorprendentemente, los científicos encontraron pequeños huesos fósiles que se parecen a la nueva especie en rocas jurásicas (de 180 millones de años) del norte de Francia, lo que es una prueba más de su antiguo origen.

Ophiojura 3D

Los científicos solían llamar a animales como Ophiojura «fósiles vivientes», pero esto no es del todo correcto. Los organismos vivos no permanecen congelados en el tiempo durante millones de años sin cambiar en absoluto. Los antepasados de Ophiojura habrían continuado evolucionando, de formas ciertamente muy sutiles, durante los últimos 180 millones de años.

Quizás una forma más precisa de describir a estos solitarios evolutivos es con el término «paleoendémicos», representantes de una rama de la vida que antes estaba muy extendida y que ahora está restringida a unas pocas áreas pequeñas y tal vez a una solitaria sola especie.

Para la vida del fondo marino, el centro del paleo-endemismo se encuentra en los márgenes continentales y los montes submarinos en aguas tropicales entre 200 metros y 1.000 metros de profundidad. Aquí es donde se encontraron las «reliquias» de la antigua vida marina, especies que han persistido en una forma relativamente primitiva durante millones de años.

Los montes submarinos, como en el que se encontró Ophiojura, suelen ser volcanes sumergidos que nacieron hace millones de años. La lava rezuma o eructa de los respiraderos en el fondo marino, agregando continuamente capas de roca basáltica a la cima del volcán como capas de glaseado en un pastel. El volcán puede eventualmente elevarse por encima de la superficie del mar, formando una isla volcánica como las de Hawái, a veces con arrecifes de coral rodeando su costa.

Pero finalmente el volcán muere, la roca se enfría y el pesado basalto hace que el monte submarino se hunda en la corteza oceánica relativamente blanda. Con el tiempo suficiente, el monte submarino se hundirá cientos o incluso miles de metros por debajo del nivel del mar y gradualmente se cubrirá nuevamente de fauna de aguas profundas. Su pasado iluminado por el sol se recuerda en la roca como una capa de animales de arrecife fosilizados alrededor de la cima.

Viaje de descubrimiento

Si bien la nueva especie es del suroeste del Pacífico, los montes submarinos se encuentran en todo el mundo y apenas estamos comenzando a explorar los de otros océanos. En julio y agosto, O’Hara dirigirá un viaje de exploración de 45 días en el buque de investigación oceánica de Australia, el RV Investigator, a los montes submarinos alrededor de las islas Christmas y Cocos (Keeling) en el este del Océano Índico.

Estos montes submarinos son antiguos, de hasta 100 millones de años, y casi totalmente inexplorados. Los científicos están realmente entusiasmados con lo que pudieran encontrar.

Los montes submarinos son lugares especiales en el mundo de las profundidades marinas. Las corrientes se arremolinan a su alrededor, trayendo nutrientes de las profundidades o atrapando el plancton desde arriba, lo que alimenta el crecimiento de espectaculares corales abanicos, látigos marinos y esponjas de vidrio. Estos, a su vez, albergan muchos otros animales de aguas profundas. Pero estas fascinantes comunidades son vulnerables a las actividades humanas, como la pesca de arrastre en aguas profundas y la extracción de minerales preciosos.

El gobierno australiano anunció recientemente un proceso para crear nuevos parques marinos en las regiones de Christmas y Cocos (Keeling). El nuevo viaje proporcionará los datos necesarios para administrar estos parques en el futuro.

El gobierno de Nueva Caledonia también ha creado un parque marino  en áreas costeras alrededor de estas islas, incluido el monte submarino Durand. Estos parques marinos son faros de progreso en el impulso global para una mejor gestión ambiental de nuestros océanos. Quién sabe qué extraños y maravillosos tesoros de las profundidades están aún por descubrir.

Vía: https://www.vistaalmar.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Existen alimentos que están en riesgo de desaparecer por el cambio climático

Una reciente investigación encontró que las especies silvestres