La colilla de cigarrillos produce un alto porcentaje de basura tóxica

La colilla de cigarrillos produce un alto porcentaje de basura tóxica

Se estima que se desechan 4,5 trillones de colillas por año en todos los rincones del planeta. Sí, 4,5 seguido de dieciocho ceros, una cantidad tremendamente grande.

Las colillas de los cigarrillos están compuestas por filtros de acetato de celulosa, un derivado del petróleo, que se utiliza para diluir y enfriar el humo inhalado por los fumadores y para atrapar parte del alquitrán que contienen los cigarrillos. Son la mayor causa de basura en el mundo. Representan entre el 30 y 40% de todos los residuos recogidos cada año en la limpieza urbana y en la de las playas a escala internacional.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Secretaría del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco lanzarán próximamente una campaña en las redes sociales que pretende concienciar sobre el impacto medioambiental y sanitario que provocan los microplásticos presentes en las colillas de los cigarrillos, el residuo más desechado en todo el mundo.

La asociación tiene lugar gracias a la campaña Mares Limpios, una coalición mundial formada por 63 países dedicada a acabar con la contaminación marina por plásticos. Esta nueva alianza une la experiencia de ambos organismos en materia de salud y de políticas públicas de los productos derivados del tabaco junto a la investigación y la promoción del PNUMA sobre la contaminación por plásticos.

Las colillas de los cigarros, el producto que genera más basura

La producción anual de cigarrillos a nivel mundial supera los seis billones. En cada uno de ellos hay filtros compuestos principalmente de microplásticos conocidos como fibras de acetato de celulosa.

Cuando se desechan de forma inadecuada, las colillas se descomponen por la acción de la luz solar y de la humedad ayudando a desprender esos microplásticos, metales pesados y muchas otras sustancias químicas impactando en la calidad de los ecosistemas.

Las colillas son el residuo más desechado de todo el mundo sumando anualmente cerca de 766,6 millones de kilogramos de basura tóxica. Asimismo, son el residuo más común en las playas aumentando la susceptibilidad de los ecosistemas marinos a las descargas de microplástico.

Cuando se ingieren, las sustancias químicas nocivas de los micro plásticos ocasionan la mortandad a largo plazo de la vida marina, como la de las aves, la de los peces, la de los mamíferos, la de las plantas y la de los reptiles.

Posteriormente, estas sustancias tóxicas entran en la cadena alimenticia y conllevan graves impactos en la salud de las personas como cambios genéticos, el daños cerebrales y afectaciones en la velocidad de la respiración, entre otras.

Microplásticos

La campaña en las redes sociales buscará la participación de personas influyentes, e involucrará a los Embajadores de Buena Voluntad del PNUMA y de los Jóvenes Campeones de la Tierra.

“La Secretaría del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco posee la experiencia técnica necesaria para conocer no solo el impacto en la salud humana de los productos relacionados con el tabaco, sino también en el del medio ambiente”, dijo Atif Butt, responsable de Promoción Pública del Programa.

Fuente: ONU ,https://www.ambientum.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Estos son los 6 supervolcanes más peligrosos del mundo

Las erupciones volcánicas son una de las catástrofes