Los ciclones del Ártico se potenciarán por el calentamiento global

- en El clima, El tiempo atmosférico
79
0

Intensidad máxima de tales ciclones podría ser hasta un 30 por ciento más prolongada, y es probable que aumenten las precipitaciones.

Un ciclón polar o ciclón ártico es un sistema atmosférico de baja presión, atravesando entre 1000 y 2000 kilómetros, en los que el aire circula en sentido contrario a las agujas del reloj (en el hemisferio norte). El motivo de esta rotación el mismo que el de los ciclones tropicales, el efecto Coriolis. Este tipo de fenómenos no debe confundirse con lo que se conoce comúnmente como baja polar, cuyo comportamiento es similar al de un huracán.

La actividad ciclónica es más prevalente en el Ártico Eurasiático con 15 ciclones por invierno. Los ciclones polares también ocurren en Groenlandia y en el Ártico canadiense. Los ciclones polares pueden ocurrir en cualquier momento del año, Sin embargo, los ciclones de verano suelen ser más débiles que los de invierno. No han sido muy estudiados y raramente causan daños, ya que tienen lugar en áreas poco pobladas.

Puedes leer: ¿Qué diferencias hay entre huracán, tifón y ciclón?

Recientemente, un equipo descubrió que para fines de siglo, la velocidad del viento de los ciclones del ártico podría aumentar hasta 61 kilómetros por hora, según las características de la tormenta y las condiciones ambientales de la región. Parker señaló que la intensidad máxima de tales ciclones podría ser hasta un 30 por ciento más prolongada, y es probable que aumenten las precipitaciones. Si los ciclones comienzan a traer lluvias en la primavera, el hielo marino puede comenzar a derretirse antes y menos sobrevivirá a la temporada de derretimiento del verano.

Dichos cambios permitirán que el océano proporcione más energía a la atmósfera para la convección profunda, lo que aumenta el potencial de que las tormentas se intensifiquen y persistan. Al igual que los huracanes en latitudes bajas y medias, los ciclones árticos usan esta energía como combustible en un motor. Las tormentas en las próximas décadas podrían viajar más al norte y llegar a áreas del Ártico que normalmente quedan intactas. El tiempo cambiante podría aumentar los riesgos para los ecosistemas, las comunidades y las actividades comerciales e industriales del Ártico.

Los ciclones árticos pueden hacer que el hielo marino se derrita más rápidamente. Sus fuertes vientos pueden romper y batir el hielo y arrastrar hacia arriba aguas más cálidas que de otro modo estarían cubiertas de hielo. Y dependiendo de su ubicación, temperatura y si estos ciclones arrojan nieve o lluvia, también pueden hacer que el hielo se congele o se derrita más rápidamente.

Te puede interesar: La radiación infrarroja de las nubes y los ciclones tropicales

Parker y sus colegas analizaron simulaciones por computadora de nueve ciclones que azotaron el Ártico en la última década. El calentamiento y la pérdida de hielo marino de las últimas décadas no parecen tener un efecto notable en el comportamiento de esas tormentas de primavera, anotó Parker.

Para comprender mejor las condiciones futuras, los científicos simularon un Ártico con temperaturas aún más cálidas y menos cubierta de hielo marino utilizando los resultados de los Proyectos de intercomparación de modelos acoplados . «Cuando agregamos el cambio climático proyectado para el futuro a la simulación por computadora», dijo Parker, «vemos una respuesta realmente grande de los ciclones».

Los mapas en la parte superior de esta página muestran las trayectorias de los ciclones simuladas y las velocidades del viento de los nueve ciclones. El mapa de la izquierda representa los ciclones en la fecha de su ocurrencia en la última década; el mapa de la derecha muestra cómo se prevé que los ciclones respondan al cambio climático a finales de siglo.

Con información de: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Ola de calor para el armado del arbolito esta semana

Los registros térmicos serán superiores a los 40