Anticipan una temporada de huracanes 2024 con un gran potencial

The image is a 'digital enhancement' recreating the artist view. The bland original image from NASA was transformed using digital software. Focus, texture, details were added. Also the white and black points were determined. In addition, creative color interpretation of the scene was applied. Elements of this image furnished by NASA

Los científicos destacan que la actividad está impulsada sustancialmente por condiciones cada vez más cálidas en el Atlántico tropical ligadas al calentamiento a gran escala.

De junio a noviembre se podrían ver 23 tormentas con nombre, incluidos 11 huracanes y cinco huracanes «importantes» de categoría 3 o superiores, según el pronóstico de la temporada de huracanes del Atlántico de la universidad, publicado este jueves.

«Este es el pronóstico del mes de abril más activo que jamás hayamos emitido», dijo a CNN el pronosticador principal Phil Klotzbach. «Nuestro anterior pronóstico de huracanes más alto en abril era de nueve huracanes» desde que comenzaron las predicciones en 1995.

La predicción es de 33,1 +/- 5,8 ciclones tropicales con nombre en total, oscilan entre 27 y 39 tormentas tropicales, con una mejor estimación de 33 tormentas con nombre.

«Hemos visto muchas temporadas hiperactivas durante la última década, y en casi todos los casos, como nuestra predicción para este año, la actividad está impulsada sustancialmente por condiciones cada vez más cálidas en el Atlántico tropical ligadas al calentamiento a gran escala», dijo Mann, director del Centro Penn para Ciencia, Sostenibilidad y Medios.

Otras instituciones, oficiales y privadas, pronostican una temporada muy activa de huracanes en el Atlántico para 2024, como los expertos de AccuWeather, Universidad Estatal de Colorado (CSU), NOAA, ECMWF, Meteored, etc.

El pronóstico y las variables atmosféricas claves para 2024

Las predicciones o tendencias de la actividad de huracanes para la actual estación se basan en varia variables meteo-climatológicas.

Altas anomalías de la temperatura del agua del mar

Las predicciones «Tiene en cuenta las temperaturas actuales de la superficie del mar Atlántico, que influyen significativamente en el desarrollo de huracanes al proporcionar el calor y la energía necesarios», dijo Christiansen.

De hecho, la Región Principal de Desarrollo (MDR, por sus siglas en inglés) de estos días del Atlántico parece estar entre mediados y finales de julio, tanto en términos de contenido de calor del océano como de temperatura de la superficie del mar.

Hacia una transición rápida de El Niño a La Niña

«También tenemos en cuenta las condiciones de la Oscilación del Sur de El Niño, ya que los cambios entre El Niño y La Niña pueden alterar drásticamente los patrones atmosféricos que mejoran o suprimen la actividad de los huracanes«.

El colapso de El Niño es inminente y los pronósticos de La Niña para finales de este verano siguen en camino y es cada vez más probable que haya condiciones “fuertes” para el otoño de 2024. Recordar que La Niña favorece los entornos para el desarrollo y mantenimiento de las tormentas tropicales y huracanes en el Atlántico Norte.

Si las condiciones de El Niño Oscilación del Sur se neutralizan a finales de este año, Mann y Christiansen predicen una actividad ligeramente reducida que oscilará entre 25 y 36 tormentas.

A principios de este mes, la Universidad Estatal de Colorado, CSU, también predijo una temporada de huracanes extremadamente activa en 2024, atribuida a temperaturas récord de aguas cálidas en el Océano Atlántico.

Con información de: https://www.tiempo.com/ https://cnnespanol.cnn.com/

Deja una respuesta

También te puede interesar

Esta imagen muestra las turbulentas tormentas en la Nebulosa de la Laguna

Las nebulosas crean algunos de los escenarios más impresionantes en el Universo. Esta nueva imagen del Telescopio Espacial Hubble muestra el centro de la Nebulosa de la Laguna, un objeto con un nombre que inspira tranquilidad; pero la región está plagada de intensos vientos de estrellas calientes, torbellinos turbulentos de gas y formaciones de estrellas energéticas; todo ello envuelto en una intrincada neblina de gas y de polvo oscuro.