Cultivar lechuga en casa: todo lo que tenés que saber

Cultivar lechuga en casa: todo lo que tenés que saber

- en Plantas
519
0

Uno de los vegetales más usados en la cocina es la compañera perfecta del tomate pero sola también tiene sus encantos. Te contamos como cultivar lechuga en tu hogar con o sin semillas

El tiempo a cosecha aproximado de la lechuga es de tres a cuatro meses desde que se sembró. Febrero a mayo: lechuga de otoño. Agosto a octubre: lechuga de invierno.

Sembrar lechuga con semillas

Los primeros días

La tierra del semillero tiene que ser de la mejor calidad posible, con un 30-40% de abono orgánico y sembrar las semillas a 1 cm o menos de profundidad para que a la plántula no le cueste germinar y, en lo posible, que la tierra no esté compactada.

La hidratación durante todo el ciclo es fundamente para que no muera la lechuga. El vegetal no tolera para nada la falta de agua, por eso regarla con abundante agua (sin llegar a formar charcos ni mojar demasiado las hojas) es muy importante.

A partir de la siembra, se deja cuatro o cinco días hasta que se vean los primeros brotes. Si cultivas en invierno y ocurren heladas o la temperatura es demasiado baja hay que cubrirlas o meterlas dentro de un recipiente para protegerlas.

El paso intermedio

Una vez que pasaron los primero días de siembra y con los brotes visibles, hay que trasplantarlas a semilleros individuales con tierra de similar calidad a la anterior para evitar que compitan entre ellas por los nutrientes y el agua.

El riego debe ser constante como en la etapa anterior.

Trasplante final

Luego de 1 o 2 semanas, las lechugas estarán listas para ser trasplantadas a una huerta o una maceta pero hay que asegurarse de dejar al menos unos 20 cm entre ellas y que la tierra del suelo no sea dura o esté muy compacta. Si es posible, agregarle abono.

En los días de mucho calor, es importante que no les dé el sol directo, ya que pueden florecer y así finalizar el crecimiento de las hojas.

Siguiendo estos consejos, en dos o tres meses se pueden obtener unas lechugas espectaculares para disfrutar en todo tipo de comidas.

Sembrar lechuga sin semillas

Aprovechamos una lechuga que creció de una semilla o que hayamos comprado en una verdulería y primero le quitamos la capa externa de hojas, que se pueden comer tranquilamente y luego, cortamos la lechuga a 2 dedos aproximadamente de la base y ponemos la base en un recipiente con agua y por último lo ubicamos en un ambiente con luz natural directa.

Esperar un par de semanas y si comenzó a brotar tanto en hojas como en raíz trasplantarla a un semillero individual y continuar con la siembra.

Semilleros

Para los semilleros puede utilizarse cualquier tipo de recipiente con agujeros en el fondo para que drene el agua. Por ejemplo, un pote de yogurt agujereado en la base, una caja de tetra brik lavada o un semillero comprado.

Fuente: https://www.infocampo.com.ar/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Consejos para regar correctamente las plantas

Regarlas mucho, poco, día por medio, cada dos