La erupción volcánica en Tonga fue como «500 bombas atómicas en Hiroshima»

La erupción volcánica en Tonga fue como «500 bombas atómicas en Hiroshima»

- en Ciencia, Fenómenos naturales, Volcanes
869
0

El efecto -aún no estimado en su totalidad- fue devastador. Tres de las islas más pequeñas de Tonga sufrieron graves daños por olas de tsunami. Desde la NASA calcularon el poder de la erupción frente a Tonga del sábado pasado como «500 veces más poderoso que la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima».

El Hunga Tonga Hunga Ha’apai es un volcán submarino con un amplio registro de actividad que está situado a 65 kilómetros al norte de Nuku’alofa. El sábado 15 de enero de 2022 comenzó a lanzar vapor y cenizas a unos 20 kilómetros de altura y favoreció la creación de un tsunami que impactó a varios países del Pacífico como Estados Unidos, Australia, Chile y Japón.

Un desastre sin precedentes. Así ha descrito el Gobierno de Tonga, el pequeño reino de 170 islas en el Pacífico, la situación de su país tres días después de la devastadora erupción de un volcán submarino a 60 kilómetros de su capital. 

El volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai entró en erupción a unos 65 kilómetros de la capital tongana, con una explosión que se escuchó a 2.300 kilómetros de distancia en Nueva Zelanda, y envió tsunamis a través del Océano Pacífico.

James Garvin, científico jefe del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, dijo que la fuerza de la erupción se estimaba en el equivalente a entre cinco y 10 megatones de TNT, o más de 500 veces la de la bomba nuclear que Estados Unidos lanzó sobre la ciudad japonesa de Hiroshima al final de la Segunda Guerra Mundial.

Secuencia de la erupción del volcán citado en el texto el 15 de enero de 2022

Olas de hasta 15 metros golpearon el grupo de islas exteriores de Ha’apia, destruyendo todas las casas de la isla de Mango, así como la costa oeste de la isla principal de Tonga, Tongatapu, donde 56 casas quedaron destruidas o gravemente dañadas, según la oficina del primer ministro.

Daños graves tras la erupción

Las evaluaciones de daños aún están en curso, pero los informes preliminares indican que las comunidades en la nación insular de Tonga han sufrido graves daños por las cenizas volcánicas y un tsunami causado por la erupción.

El volcán había entrado en erupción esporádicamente varias veces desde 2009. El estallido de actividad más reciente comenzó a fines de diciembre de 2021, con expulsiones intermitentes de ceniza, vapor y tefra. Una explosión inusualmente grande sacudió el volcán el 13 de enero de 2022, pero fue una explosión aún mayor el 15 de enero que produjo una onda de choque atmosférica y un tsunami que dio la vuelta al mundo.

Varios satélites de observación de la Tierra recopilaron datos durante y después de la erupción. Los científicos afiliados al programa de Desastres de la NASA ahora recopilan imágenes y datos, y los comparten con colegas de todo el mundo, incluidas las agencias de respuesta a desastres.

El Advanced Baseline Imager en el Geostationary Operational Environmental Satellite 17 (GOES-17) de la NOAA capturó las imágenes en color natural para la animación de arriba entre las 5 y las 8 pm hora local (04:00 a 07:00 hora universal) el 15 de enero. (NASA construye y lanza la serie de satélites GOES para la NOAA.)

La erupción produjo lo que los vulcanólogos llaman una nube paraguas, y ondas de choque en forma de medialuna ondularon a través de la columna a medida que se expandía hacia arriba y hacia afuera sobre el Pacífico Sur.

La segunda imagen, basada en los datos recopilados el 16 de enero por la misión Cloud-Aerosol Lidar and Infrared Pathfinder Satellite Observation (CALIPSO), muestra las cenizas y el gas de la erupción elevándose a una altitud de 31 kilómetros. CALIPSO es una misión conjunta de la NASA y el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) de Francia.

El trío de imágenes en color natural a continuación muestra cenizas, piedra pómez y sedimentos que decoloran el agua alrededor del sitio de la erupción. Las imágenes fueron adquiridas por el sensor MODIS en el satélite Aqua de la NASA.

Las imágenes preliminares de satélites comerciales y cámaras de radar europeas sugieren que muy poco de Hunga Tonga-Hunga Ha’apai aún se encuentra por encima de la línea de flotación. La isla volcánica salió del agua por primera vez en diciembre de 2014.

Imágenes de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens y Lauren Dauphin , usando datos CALIPSO de NASA/CNES, datos MODIS y VIIRS de NASA EOSDIS LANCE y GIBS/Worldview y Suomi National Polar-orbiting Partnership , e imágenes GOES cortesía de NOAA y National Environmental Servicio de Satélite, Datos e Información (NESDIS). Cuento de Adam Voiland.

Imágenes en color natural a continuación muestra cenizas, piedra pómez y sedimentos que decoloran el agua alrededor del sitio de la erupción

NASA Earth Observatory

Vía: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

En estas islas tienen una de las vistas más privilegiadas del universo

En la Tierra existen tres sitios privilegiados si