Las ballenas enfrían la Tierra

Las ballenas enfrían la Tierra

Las ballenas, en particular las barbadas y los cachalotes, se encuentran entre las criaturas más grandes de la Tierra. Sus cuerpos son enormes reservas de carbono y su presencia en el océano da forma a los ecosistemas que los rodean.

Los animales más grandes del mundo son excepcionalmente buenos para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera.

Ver una ballena varada en una playa a menudo provoca una fuerte reacción. Puede despertar curiosidad en la gente: las ballenas varadas pueden hacer cosas extrañas, como explotar. También puede ser perturbador presenciar a una criatura tan magnífica en el agua reducida en tierra a grasa sin vida. Sin embargo, lo que rara vez se menciona es la oportunidad perdida de secuestro de carbono.

Desde las profundidades del océano, estas criaturas también están ayudando a determinar la temperatura del planeta, y es algo que recién comenzamos a apreciar.

«En tierra, los seres humanos influyen directamente en el carbono almacenado en los ecosistemas terrestres a través de la tala y la quema de bosques y pastizales», según un artículo científico de 2010. «En el océano abierto, se supone que el ciclo del carbono está libre de influencias humanas directas».

Pero esa suposición ignora el sorprendente impacto de la caza de ballenas.

Los seres humanos han matado ballenas durante siglos, sus cuerpos nos proporcionan de todo, desde carne hasta aceite y huesos de ballena. El registro más antiguo de caza comercial de ballenas fue en 1.000 A.C. Desde entonces, han muerto decenas de millones de ballenas, y los expertos creen que las poblaciones pueden haber disminuido de entre el 66% y el 90%.

Cuando las ballenas mueren, se hunden en el fondo del océano, y todo el carbono almacenado en sus enormes cuerpos se transfiere de las aguas superficiales a las profundidades del mar, donde permanece durante siglos o más.

En el estudio de 2010, los científicos encontraron que antes de la caza industrial de ballenas, las poblaciones de ballenas (excluyendo los cachalotes) habrían hundido en el fondo del océano entre 190.000 y 1,9 millones de toneladas de carbono por año, lo que equivale a sacar fuera de la carretera entre 40.000 y 410.000 automóviles cada año. Pero cuando se evita que el cadáver se hunda en el lecho marino, en cambio, la ballena muere y se procesa, ese carbono se libera a la atmósfera.

Andrew Pershing, científico marino de la Universidad de Maine y autor de ese estudio, estima que en el transcurso del siglo XX la caza de ballenas añadió alrededor de 70 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. «Esto es mucho, pero 15 millones de automóviles lo hacen en un solo año. Estados Unidos tiene actualmente 236 millones de automóviles», dice.

Pero las ballenas no solo son valiosas en la muerte. Las mareas de excrementos que producen estos mamíferos también son sorprendentemente relevantes para el clima.

Las ballenas se alimentan en las profundidades del océano y luego regresan a la superficie para respirar y defecar. Sus heces ricas en hierro crean las condiciones de crecimiento perfectas para el fitoplancton. Estas criaturas pueden ser microscópicas pero, en conjunto, el fitoplancton tiene una enorme influencia en la atmósfera del planeta, capturando aproximadamente el 40% de todo el CO2 producido, cuatro veces la cantidad capturada por la selva amazónica.

«Necesitamos pensar en la caza de ballenas como una tragedia que ha eliminado del océano una enorme bomba de carbono orgánico que habría tenido un efecto multiplicador mucho mayor en la productividad del fitoplancton y la capacidad del océano para absorber carbono», dice Vicki James, gerente de políticas de Whale and Dolphin Conservation (WDC).

Las ballenas desaparecidas del océano también han tenido algunos inesperados impactos.

Por ejemplo, a medida que disminuían las poblaciones de ballenas, las orcas que las depredaban se dirigieron hacia mamíferos marinos más pequeños como las nutrias marinas. Posteriormente, las nutrias disminuyeron, lo que provocó la propagación de los erizos de mar, que masticaron los bosques de algas alrededor del Atlántico norte, con un efecto en cadena sobre el secuestro de carbono marino.

Lo que esto significa es que restaurar las poblaciones de ballenas a sus números anteriores a la caza podría ser una importante herramienta para abordar el cambio climático, secuestrando carbono tanto directa como indirectamente, y así ayudar a hacer una pequeña mella en el enorme volumen de CO2 emitido cada año por los combustibles fósiles.

Ha habido varias otras propuestas sobre cómo lograr esta reducción, incluida la plantación de árboles y la estimulación de la floración de fitoplancton mediante la adición de hierro al océano, una forma de geoingeniería conocida como fertilización con hierro. Pero la plantación de árboles requiere un recurso escaso: la tierra terrestre, que puede que ya esté en uso como otro hábitat o valiosa tierra de cultivo. La belleza de restaurar las poblaciones de ballenas es que hay mucho espacio en el océano, espacio que alguna vez estuvo lleno de ballenas.

Las nubes de caca de ballena resultantes también superarían ampliamente el potencial de fertilización con hierro del océano. Se necesitarían 200 floraciones exitosas por año para igualar el potencial de una población de ballenas completamente restaurada, según el estudio de Pershing.

Vía: http://Vistaalmar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Por falta de agua limpia 300.000 niños mueren al año

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece