Un gigantesco y poderoso volcán visto desde el espacio

- en Ciencia, Volcanes
263
0

Los investigadores estarán atentos al Mauna Loa. «La lava sigue brotando de la cumbre y se está desbordando de la caldera. Actualmente no hay amenazas para las áreas pobladas», informó el USGS. Los residentes de Hawái pueden seguir las actualizaciones de emergencia aquí.

Algunas de las historias que rodea a este tipo de volcán proceden de los antiguos hawaianos. Estas poblaciones consideraban a este tipo de volcán como un elemento sagrado. Es considerado el volcán más grande de la Tierra dado que tiene una superficie de unos 5271 kilómetros cuadrados y un ancho de aproximadamente unos 120 kilómetros. Debido a estas grandes dimensiones podemos ver cómo cubre casi toda la mitad del área perteneciente a la isla de Hawái.

No solamente es un volcán considerado como grande sino también alto. Aunque existen otros volcanes que también pertenecen a esta misma red de volcanes que existen alrededor de las islas Hawái, esta es uno de los mayores. Sobre el nivel del mar tiene una altitud de aproximadamente unos 4170 metros. Estas dimensiones junto con la superficie y la anchura hacen un volumen total de unos 80.000 kilómetros cúbicos. Por ello, es el volcán más grande de la Tierra en cuestión de haría y volumen.

Te puede interesar: El volcán más grande del mundo entró en erupción

Es un volcán impredecible. «Según eventos pasados, las primeras etapas de una erupción de Mauna Loa pueden ser muy dinámicas y la ubicación y el avance de los flujos de lava pueden cambiar rápidamente», dijo el USGS. La agencia también advirtió que los vientos pueden transportar gas volcánico, finas cenizas y delgadas fibras de vidrio volcánico a favor del viento.

La tecnología de monitoreo satelital ha recorrido un largo camino desde la última erupción del Mauna Loa. El volcán había estado en su período de calma más largo en la historia registrada, pero ese período de calma ha llegado ahora a su fin. Mauna Loa está despierto.

Seguir leyendo: Este es el volcán más gigantesco de la Tierra

Una erupción anunciada

Los primeros signos de malestar surgieron a principios de octubre de 2022, cuando los datos del Servicio Geológico de EE. UU. mostraron un aumento de diez veces en los pequeños terremotos debajo de la caldera de la cumbre del volcán, como resultado del movimiento subterráneo del magma. Los enjambres de terremotos continuaron esporádicamente hasta el 27 de noviembre de 2022, cuando nuevas fisuras comenzaron a derramar lava en el suelo de la caldera a las 11:30 p. m. hora local.

La mayoría de las fuentes de lava tenían solo unos pocos metros de altura, aunque algunas de las más altas se elevaban hasta 100 a 200 pies (30 a 60 metros). Los flujos de lava en la caldera se calmaron al día siguiente, aunque para entonces se habían abierto otras fisuras ligeramente hacia el noreste.

El luminoso brillo de la erupción fue visible para los satélites de la NASA y la NOAA que orbitaban a cientos de millas sobre la superficie. La imagen de cabecera fue adquirida a las 2:25 am hora local (12:25 UTC) del 28 de noviembre por la «banda de día y noche» del Visible Infrared Imaging Radiometer Suite (VIIRS) en el satélite NOAA-NASA Suomi NPP. A modo de comparación, la imagen de arriba muestra la misma área el 29 de octubre de 2022, antes de que comenzara la erupción.

Parte de la capa de nubes del 28 de noviembre dispersó la luz de la erupción y las áreas urbanas y la hizo más difusa. «También parece que la lava emitida por la erupción era tan brillante que el sensor se saturó, produciendo una ‘racha de recuperación posterior a la saturación’ a lo largo del escaneo VIIRS hacia el sureste», señaló Simon Carn, vulcanólogo de Michigan Tech. «Estas rayas solo se ven sobre fuentes muy intensas de radiación visible».

Con información de: https://www.vistaalmar.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Así será el instrumento cazador de asteroides y cometas peligrosos que está creando la NASA

Constantemente, la NASA vigila los objetos rocosos que