Agujeros negros: Cuando «ni siquiera la luz se escapa»

- en Astronomía, Ciencia
425
0

Como es sabido, su campo gravitatorio es tan intenso que tienden a engullir toda la materia que les rodea, pero no sólo la materia sino también la luz, la que tiene pocha chance de escapar.

Los agujeros negros se forman al final de la vida de las estrellas. Por ejemplo, cuando explota una supernova, si su núcleo tiene suficiente masa, puede colapsarse y formar un hoyo en el espacio sideral.

Recientemente, los astrónomos descubrieron que en los núcleos de las galaxias, donde la densidad de las estrellas es muy alta, se han fusionado centenares de agujeros negros.

Pero, ¿por qué, dadas estas características, no se están comiendo literalmente el Universo? ¿Por qué después de miles de millones de años no hemos acabado ya dentro de uno de ellos?.

Te puede interesar: Revelan las primeras imágenes del horizonte de los agujeros negros

Cómo se originan estos titanes cósmicos

El corazón de la Vía Láctea es un agujero negro supermasivo. Así es: en el centro de nuestra galaxia, Sagitario A*, «proyecta una ‘sombra’, [y tiene] una región central oscura rodeada por un anillo de gas caliente que brilla intensamente«, según lo describe el equipo de monitoreo del Telescopio EHL. Aunque sabemos de su existencia, la pregunta es válida: ¿qué es exactamente un agujero negro? Y, ¿por qué razón nada puede escapar de su influencia gravitatoria?

«Un agujero negro es un objeto astronómico con una atracción gravitatoria tan fuerte que nada, ni siquiera la luz, puede escapar de él», explica la NASA. De hecho, en su plataforma Space Place, la agencia espacial documenta que no están huecos en lo absoluto:

De hecho, estos objetos cósmicos figuran entre los más pesados del Universo. A su vez, su fuerza gravitatoria es tan poderosa, que ni siquiera la luz puede escapar. En lugar de reflejar el brillo de otros elementos en el espacio exterior, se lo tragan para siempre. Lo mismo ocurre con cualquier tipo de materia que se les acerque demasiado, añade la NASA.

Seguir leyendo: El «pelo cuántico» de los agujeros negros no fue solo una teoría

¿Por qué se forma un agujero negro?

Los agujeros negros se forman cuando una estrella consume todo su combustible. Es decir, cuando se acerca el final de su vida, se expanden hasta convertirse en gigantes rojas. En este momento, puede decirse que su proceso de muerte comenzó. Así, se da pie a uno de los tipos de agujero negro que existe.

Como lo indica su nombre, un agujero negro de masa estelar se genera cuando una estrella termina su ciclo de vida. Así como sucede con los seres vivos, las estrellas nacen y fallecen. La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) explica que la mayoría de las estrellas tardarán millones de años en morir. Así describen el fenómeno:

Cuando las estrellas finalmente explotan, se convierten en un objeto muy compacto, pero muy masivo: un agujero negro. Por estas características, adquieren una gran capacidad gravitacional. Comparativamente, explica la ESA, «una cucharada de té de materia proveniente de una enana blanca pesaría hasta 100 toneladas«.

A pesar de que este fenómeno se ha documentado en varias ocasiones, no todas las estrellas se convierten en agujeros negros al morir. Por el contrario, «la mayoría de las estrellas nunca se convertirán en agujeros negros», explica la NASA.

Agujero negro súpermasivo

El segundo tipo de agujero negro que existe es el ‘súpermasivo’. La NASA los compara con un millón de masas solares, por lo verdaderamente masivo que puede llegar a ser. A diferencia de los agujeros negros de masa estelar, sin embargo, todavía no se sabe exactamente cómo se generan o de dónde vienen.

Lo que es una constante es que, generalmente, se encuentran en el centro de las galaxias. Un cuerpo celeste de este tipo se encuentra en el corazón de nuestra galaxia, por ejemplo. Conocido como Sagitario A*, es el agujero negro súpermasivo más cercano a la Tierra, a unos 25 mil 500 años luz de distancia.

Crédito de la imagen de agujero negro masivo – NASA

Con información de: https://www.ngenespanol.com/ https://www.esquire.com/

Imagen de portada de la nota: Un agujero negro a 14.000 años luz de la Tierra. (foto ilustrativa) © XINHUA / XINHUA / Xinhua vía AFP

Deja una respuesta

También te puede interesar

Esta imagen muestra las turbulentas tormentas en la Nebulosa de la Laguna

Las nebulosas crean algunos de los escenarios más impresionantes en el Universo. Esta nueva imagen del Telescopio Espacial Hubble muestra el centro de la Nebulosa de la Laguna, un objeto con un nombre que inspira tranquilidad; pero la región está plagada de intensos vientos de estrellas calientes, torbellinos turbulentos de gas y formaciones de estrellas energéticas; todo ello envuelto en una intrincada neblina de gas y de polvo oscuro.