Estos flotadores gigantes generan electricidad con el oleaje del Mar

Estos flotadores gigantes generan electricidad con el oleaje del Mar

El choque de las olas en electricidad ha sido difícil de alcanzar, sobre todo porque una ola particularmente fuerte puede destruir rápidamente el equipo de conversión de ola a electricidad.

Los océanos ofrecen un enorme potencial energético que, mediante diferentes tecnologías, puede ser transformado en electricidad y contribuir a satisfacer las necesidades energéticas actuales.

Dentro de las Energías del Mar, existen tecnologías claramente diferenciadas, en función del tipo de aprovechamiento energético. A continuación se describen las distintas tipologías de energías del mar:

Energía de las corrientes: consiste en el aprovechamiento de la energía cinética contenida en las corrientes marinas. El proceso de captación se basa en convertidores de energía cinética similares a los aerogeneradores empleando en este caso instalaciones submarinas.

No sólo las olas, también las mareas (energía maremotriz), las corrientes y la diferencia de temperatura entre la superficie y el fondo marino (energía maremotérmica) sirven para producir energía. Y es que el mar tiene un gran potencial energético, estimado en más de 20.000 MW.

Innovador proyecto con la energía del mar

Cuando Inna Braverman tenía dos semanas, la planta nuclear de Chernobyl explotó. Era 1986 y la familia Braverman vivía en las afueras de Kiev, dentro del rango de las consecuencias del desastre de Chernobyl. Cuando la bebé Inna inhaló aire teñido de polvo radiactivo, dejó de respirar.

Chernobyl influyó en la vida de Braverman de otra manera, y esa influencia transformadora es lo que motivo a Inna a inventar este sistema para crear energía limpia y segura en el mundo.

«Tengo una segunda oportunidad», dice. “Y crecí sabiendo que debía hacer algo diferente, algo grande con mi vida. Si Chernobyl se trataba de producir energía de una manera insegura, me preguntaba si habría una forma más limpia de aprovechar la energía».

Veinte años después, recién salida de la Universidad de Haifa, Braverman se dio cuenta de la respuesta.

Había muchas empresas que trabajaban con generación de energía solar, eólica e hidroeléctrica. Pero ninguno había logrado utilizar una fuente de energía renovable de gran prevalencia: las olas del océano.

El océano se mueve tanto como el agua que fluye por un río o que cae en cascada desde una presa. Pero transformar el choque de las olas en electricidad ha sido difícil de alcanzar, sobre todo porque una ola particularmente fuerte puede destruir rápidamente el equipo de conversión de ola a electricidad. Eso es lo que sucedió con Pelamisin Europe y Oceanlinx en Australia, ambos ahora fuera del negocio.

La sabiduría predominante para la captura de energía de las olas ha sido la construcción de una gran instalación en alta mar, a unos pocos kilómetros en medio del mar. Pero, dice Braverman, eso es caro y poco confiable.

Las olas en alta mar pueden alcanzar alturas similares a las de un tsunami que pueden pulverizar el equipo, por lo que pocas compañías de seguros han estado dispuestas a cubrir este tipo de instalaciones y, si lo hacen, es a un alto costo.

Peor aún, a pesar de los aspectos positivos de la energía generada por las olas del océano, los ambientalistas generalmente se oponen porque las instalaciones «crean una nueva presencia en el fondo del océano, lo que perturba el entorno marino natural», dice Braverman.

Braverman pensó en una alternativa menos costosa y más segura: instalar «flotadores» en las estructuras artificiales existentes (muelles y rompeolas) y colocar en tierra el principal equipo generador de energía con sus sensibles computadoras y generadores.

¿Cómo convierte Eco Wave Power el movimiento de las olas en electricidad? A diferencia de los sistemas hidroeléctricos, las olas no hacen girar una turbina directamente. Más bien, a medida que los flotadores se mueven hacia arriba y hacia abajo de acuerdo con la altura de las olas, se crea presión en los pistones hidráulicos, que empujan un líquido biodegradable a través de una tubería hasta un “acumulador” ubicado en la orilla.

Eso, a su vez, hace girar un motor hidráulico acoplado a un generador para producir electricidad. El fluido se devuelve a la tubería donde puede ser reutilizado por los pistones, convirtiéndolo en un sistema cerrado y «verde».

Eco Wave Power puede funcionar en cualquier lugar con olas de al menos medio metro de altura.

Braverman dice que si la energía de las olas se implementara en todas partes del mundo cumpliendo con ese requisito, podría generar el doble de la cantidad de electricidad que generan actualmente todas las fuentes.

Con ese fin, Portugal espera finalmente suministrar el 25% de su consumo anual de energía a partir de la energía de las olas.

Eco Wave Power fue reconocida como una «tecnología pionera» por el Científico Jefe del Ministerio de Energía de Israel y recibió una etiqueta de «Solución Eficiente» de la Fundación Solar Impulse. Naciones Unidas le otorgó a la empresa el premio Acción Climática Global.

Vía: https://noticiasambientales.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Las algas marinas y su relación con voraces incendios en Australia

Los mortales incendios forestales de Australia en la temporada