¿Qué pasa cuando el girasol da la espalda al sol? 

¿Qué pasa cuando el girasol da la espalda al sol? 

- en Ciencia, Curiosidades y rarezas
726
0

El movimiento de los girasoles siguiendo al sol es vital para estas flores, pero no siempre lo hacen, te explicamos cómo y por qué. 

Lo cierto es que es sabido que cada día, cuando amanece, los girasoles se mueven hacia el sol, siguiéndolo en su ruta de este a oeste, como si se tratara de las agujas de un reloj.

A la noche, los girasoles vuelven a hacer el movimiento en sentido contrario para esperar de nuevo la salida del sol al día siguiente. Pero, en realidad, no todos los girasoles realizan este movimiento, ¿por qué?…

Se ha constatado que llega un momento en que el girasol, cuando alcanza una cierta madurez, detiene todo este movimiento, ya no gira y se encara definitivamente en dirección a oriente hasta sus últimos días.

A pesar de su nombre, los girasoles no miran siempre al sol. Solo durante su crecimiento orientan su “cara” hacia el sol, pero cuando alcanzan la madurez simplemente miran hacia el Este. Este movimiento no es por capricho. Un estudio de la Universidad de California sobre girasoles ha revelado que este peculiar comportamiento es importantísimo para estas flores.

¿CÓMO CONSIGUEN LOS GIRASOLES MIRAR HACIA EL SOL?

La flor del girasol se orienta al sol durante su crecimiento. Al amanecer mira hacia el este, y rota durante el día hasta apuntar el oeste cuando el sol se pone. Evidentemente las flores no tienen músculos o sistema motor que las mueva. En realidad es el tallo el que gira utilizando un peculiar método.

Las hormonas que controlan los genes de crecimiento de los girasoles hacen que el lado orientado al este del tallo crezca con más fuerza durante el día. Este desequilibrio hace que poco a poco la planta gire siguiendo al Sol. Durante la noche el proceso se invierte: el lado oeste del tallo crece con más fuerza, recolocando la flor para recibir al sol la mañana siguiente.

Cuando la planta ha florecido totalmente, este crecimiento rítmico se detiene. Los procesos de crecimiento en el este del tallo siempre son más fuertes en esta última etapa y la planta queda mirando permanentemente al Este.

LOS BENEFICIOS DE SEGUIR AL SOL

Los girasoles que siguen su recorrido normal crecen mucho más rápido y sus flores maduran antes que las de plantas que no siguen al sol. Sin esta rotación les costará mucho más desarrollarse, y con falta de sol podrían empezar a marchitarse como los girasoles de Van Gogh.

Cuando llegan a la madurez su orientación es aún más importante, esta vez para mejorar sus capacidades reproductivas. Las flores que miran hacia el este se calientan gracias al sol, lo que atrae una mayor cantidad de abejas polinizadoras.

Además, las semillas producidas por los girasoles que miran al este son más grandes y pesadas. Los estambres de estas plantas, órganos parecidos a antenitas que llevan el polen, lo liberan dependiendo de la temperatura. Si el sol da a la flor al amanecer, expulsan el polen a la misma hora en la que muchos insectos se acercan a los girasoles haciendo que sea más probable que lleven el polen a otras flores.

Vía: https://www.quo.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Piroclasto y lluvia de cristales, la nueva amenaza en islas Canarias

Los episodios del volcán Cumbre Vieja mantienen hoy