Un gigantesco campo de meteoritos grandes y pequeños

Un gigantesco campo de meteoritos grandes y pequeños

- en Astronomía, Ciencia, Desde el espacio
714
0

Un mapa muestra la ubicación de grandes bolas de fuego detectadas por sensores gubernamentales entre 1988 y 2021 a nivel mundial. 

¿Alguna vez te has preguntado cuáles son las zonas terrestres más castigadas por los impactos de meteoritos? Pues la NASA tiene la respuesta a través de su cartografía con más de 45.000 coordenadas de impactos de meteoritos inventariados, con registros de más de 400 años y datados con sus fechas y masas. Cartografía curiosa para entretenerse viendo las salpicaduras de la superficie terrestre.

Cada día, infinidad de meteoritos atraviesan la atmósfera pasando inadvertidos o dejando estelas atmosféricas que no tardan en ser grabadas para viralizarse por las redes sociales. Y en los casos más interesantes, dejan su huella sobre la superficie de la tierra a través de cráteres que saltan a la vista cuando ojeamos las imágenes aéreas. Algunos ejemplos los encontramos en el meteorito Canyon Diablo, responsable del actual cráter Barringer. O el Pingualuit en Canadá con casi 3,5 km de diámetro.

Una gran sábana de meteoritos

Mientras que las Perseidas y otras lluvias importantes (Gemínidas, Oriónidas y Leónidas) atraen la mayor atención, los meteoros son visibles en cualquier época del año, aunque a un ritmo más lento. Eso es porque la Tierra es bombardeada con montones de polvo y partículas del tamaño de arena todos los días. A veces, un objeto es lo suficientemente grande como para producir un espectáculo brillante conocido como bola de fuego. Las bolas de fuego son meteoros que tienen una magnitud aparente de al menos -5, lo que las hace más brillantes que Venus.

Más personas ven meteoros durante una lluvia porque hay muchos de ellos. Para las Perseidas, hay hasta 100 meteoros por hora ”, dijo Paul Chodas, director del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. «Los eventos de bolas de fuego, por otro lado, son bastante raros y pueden suceder cualquier día del año«.

Ubicación de grandes bolas de fuego detectadas por sensores gubernamentales entre 1988 y 2021

Los datos recopilados por los científicos de CNEOS se utilizaron para producir el mapa de arriba, basado en una versión interactiva creada por Alan Chamberlin. El mapa muestra la ubicación de grandes bolas de fuego detectadas por sensores gubernamentales entre 1988 y 2021El tamaño de cada punto es proporcional a la energía del impacto (energía cinética) de cada bola de fuego; es decir, la energía total que el meteoroide trajo a la atmósfera debido a su velocidad.

A medida que un meteoroide entra en la atmósfera de la Tierra, parte de su energía cinética se convierte en energía irradiada, el destello óptico brillante detectado por los sensores. El resto se convierte en ondas sonoras y energía en otras longitudes de onda. Algunos entran en una onda expansiva de choque. Al observar muchos de estos eventos, los científicos establecieron una forma de determinar la energía total de un evento en función de su destello óptico. A partir de esto, los científicos pueden derivar el tamaño original del objeto antes de que ingresara a la atmósfera de la Tierra.

Usando tales cálculos, los científicos han estimado que el asteroide que iluminó el cielo en febrero de 2013 sobre Chelyabinsk, Rusia , inicialmente medía 20 metros de ancho. Esta es, con mucho, la bola de fuego más grande de la base de datos de CNEOS, que se centra en eventos de bolas de fuego más grandes. Todas las bolas de fuego en la base de datos provienen de asteroides que miden al menos un metro de ancho.

Por el contrario, los meteoroides asociados con una lluvia de meteoritos, la corriente de escombros liberados por un cometa o asteroide, son mucho más pequeños, por lo general varían desde el tamaño de un grano de arena hasta decenas de centímetros. Las bolas de fuego asociadas con lluvias de meteoritos son posibles pero poco frecuentes. Aún así, algunas perseidas pueden parecer bastante brillantes.

Los meteoritos no necesitan ser bolas de fuego para ser fotogénicos. El fotógrafo de la NASA Bill Ingalls capturó esta fotografía de un meteorito que cruzó el cielo nocturno el 11 de agosto de 2021, durante el pico de la lluvia de Perseidas. Ingalls filmó la exposición de 30 segundos desde la cima de Spruce Mountain en West Virginia. Algunas nubes delgadas permanecieron, reflejando la luz de áreas urbanas distantes.

Observe que parte del meteoro aparece en verde. Según Bill Cooke, director de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides de la NASA, esto se debe a la forma en que el meteoroide excitó las moléculas de oxígeno durante su impacto con la atmósfera.

Cooke también señaló que la lluvia de Perseidas es especialmente rica en meteoros brillantes. Señala datos de la red de cámaras de meteoritos de todo el cielo de la NASA , que pueden detectar meteoros que son más brillantes que Júpiter. «La cantidad de meteoros brillantes en las Perseidas eclipsa a todas las demás lluvias de meteoros, un 30 por ciento más que la lluvia de Gemínidas, que tiene mejores tasas y también se destaca por los meteoros brillantes«, dijo Cooke.

El pico de la lluvia ocurrió del 11 al 13 de agosto, pero no es demasiado tarde para vislumbrar el fenómeno del verano. Los meteoros deberían permanecer relativamente abundantes en el cielo nocturno durante unos días después del pico. Más allá de eso, sigue mirando hacia arriba; nunca se sabe cuándo una rara bola de fuego puede iluminar la noche o incluso el día.

Imagen de NASA Earth Observatory por Joshua Stevens, utilizando datos del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra / NASA / JPL-Caltech. Fotografía de Bill Ingalls / NASA. Historia de Kathryn Hansen.

NASA Earth Observatory

Vía: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Impactantes imágenes del río Paraná en Corrientes por la histórica bajante

Este fenómeno podría continuar hasta diciembre. El problema