Cómo se ven alterados los fenómenos de El Niño y La Niña por el cambio climático

Nuevas investigaciones aportan nuevas e importante evidencia de la huella humana en el clima de la Tierra en los fenómenos de El Niño y La Niña.

Un nuevo estudio señala que para 2025 hay un 40% de probabilidad de que al menos un año sea 1,5 °C más caliente que el nivel de temperaturas anterior a la era industrial.

Ese es el menor de los dos límites de temperatura establecidos por el Acuerdo de París sobre el cambio climático. Si bien el clima también varía y ha sufrido cambios importantes a lo largo de la historia de la Tierra debido a causas naturales”. Pone como ejemplo lo ocurrido en el último periodo glaciar.

Las alteraciones climáticas a nivel global, también influyen en otros fenómenos climáticos naturales, como lo son El Niño y La Niña.

¿Qué son El Niño y La Niña?

Los eventos de El Niño y La Niña son las dos caras de una moneda que son impulsados por cambios en la temperatura de la superficie del mar en el Océano Pacífico tropical. Durante un El Niño, la temperatura de la superficie es más cálida de lo normal. Durante La Niña, es más fría de lo normal.

La Niña normalmente trae condiciones húmedas y más frescas a gran parte de Australia. Cada pocos años se alterna con El Niño, que normalmente trae condiciones más secas y cálidas. Juntas, las dos fases se conocen como El Niño-Oscilación del Sur.

Pequeños cambios en la temperatura de la superficie del mar pueden provocar grandes cambios en la atmósfera. Así es como los eventos de El Niño y La Niña pueden afectar de manera tan dramática los patrones climáticos en todo el mundo.

Puedes leer: Cambio climático en América del Sur: más incendios, olas de calor, dengue

El Niño-Oscilación del Sur está ocurriendo naturalmente. Pero durante los últimos 50 años más o menos, los eventos fuertes de El Niño y de La Niña han ocurrido con más frecuencia. ¿El cambio climático jugó un papel? Nuestra investigación se propuso responder a esta pregunta.

Durante más de 30 años, los investigadores del clima se han preguntado por el vínculo entre el cambio climático causado por el hombre y los eventos de El Niño y La Niña. Nos propusimos cerrar esta brecha de conocimiento.

Los científicos del clima han observado durante mucho tiempo una correlación entre los impactos del cambio climático en nuestros océanos y atmósfera, y el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero de la actividad humana.

Te puede interesar: El avance del cambio climático es continúo según un último informe de la OMM

Resultados de la investigación

La investigación examinó cuándo esta actividad pudo haber comenzado a hacer que los eventos de El Niño y La Niña fueran más extremos. Los análisis encontraron una relación entre la actividad de los gases de efecto invernadero causada por el hombre y los cambios en El Niño y La Niña.

Los hallazgos tardaron cinco años en prepararse y ayudan a comprender cómo cambiarán El Niño y La Niña a medida que el mundo se calienta en el futuro.

Desentrañando la ‘variabilidad’ climática

Entonces, ¿cómo podría afectar el cambio climático el desarrollo de El Niño y La Niña?

Décadas de observaciones del cambio climático muestran que las temperaturas de la superficie del mar se están calentando. En muchos océanos del mundo, incluido el Pacífico, esto ha provocado que la superficie del mar se caliente más rápido que el agua que se encuentra debajo.

Los investigadores se propusieron comprender qué impacto tuvo este calentamiento en El Niño-Oscilación del Sur en el siglo pasado.

La investigación analizó varias simulaciones producidas por 43 » modelos climáticos «, o simulaciones por computadora del sistema climático de la Tierra.

Primero, se compararon las simulaciones de 1901 a 1960 con las de 1961 a 2020. La mayoría de los resultados mostraron un aumento en la «variabilidad» de El Niño-Oscilación del Sur desde 1960.

La variabilidad se refiere a una desviación del promedio. En este caso, los resultados muestran que los eventos fuertes de El Niño y La Niña han ocurrido con más frecuencia que el promedio desde 1960. Este hallazgo es consistente con las observaciones durante los mismos períodos.

Luego se examinaron simulaciones climáticas durante cientos de años antes de que los humanos comenzaran a aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero y las comparamos con las simulaciones posteriores a 1960.

Este análisis mostró aún más claramente la fuerte variabilidad en El Niño-Oscilación del Sur después de 1960. Esto refuerza el hallazgo de que las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre son las culpables.

La fuerte variabilidad ha contribuido a sequías, inundaciones, olas de calor, incendios forestales y tormentas más extremas y frecuentes en todo el mundo.

¿Y después qué?

Investigaciones anteriores sugieren que El Niño-Oscilación del Sur seguirá cambiando este siglo. En particular, podemos esperar eventos de El Niño y La Niña más intensos y frecuentes.

También podemos esperar oscilaciones más frecuentes de un fuerte El Niño a un fuerte La Niña el año siguiente.

Estas predicciones se aplican a varios escenarios de emisión. Incluso si las emisiones de gases de efecto invernadero se redujeran y el calentamiento global se mantuviera en 1,5 ?, según el objetivo del Acuerdo de París, se espera eventos fuertes de El Niño más frecuentes durante otro siglo. Eso se debe a que el Océano Pacífico contiene mucho calor, que tardará varias décadas en disiparse.

Por supuesto, la variabilidad en El Niño-Oscilación del Sur ya se está haciendo sentir. Piense en el extremo El Niño de 2015 , que provocó una sequía en gran parte de Australia. Y, por supuesto, una rara «triple» La Niña de 2020 a 2022 provocó graves inundaciones en el este de Australia.

Un El Niño puede desarrollarse a finales de este año. A medida que empeora el cambio climático, debemos prepararnos para muchos más de estos eventos climáticos potencialmente dañinos.

Deja una respuesta

También te puede interesar

La siembra de nubes: ¿Cómo funciona?

Sembrar nubes para que llueva, para disponer de