El cambio climático pone más violenta a las personas. ¿Qué dice la ciencia?

- en Calentamiento global, Ciencia, Medio ambiente
696
0

En los últimos años hemos asistido a una mayor preocupación por la salud mental y a las devastadoras consecuencias del cambio climático sobre nuestro planeta. Desde olas de calor extremas a incendios de sexta generación o sequías desmesuradas.

Los daños físicos han dejado claro que no son para tomarse este tema a broma y que la Tierra está llegando a un punto de no retorno. Es tal su alcance que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define el cambio climático como «el gran desafío mundial del siglo XXI». Además, advierte de que «amenaza todos los aspectos de la sociedad en la que vivimos, incluyendo la salud».

A pesar de que existe literatura sobre los efectos del cambio climático sobre la salud, la investigación acerca de sus consecuencias ha sido tradicionalmente dejada de lado, aunque cada vez se publican –y, sobre todo, se demandan– más estudios en esta área. 

Rara vez se da el caso de que el cambio climático sea el único desencadenante de la creación de conflictos. Sin embargo, un nuevo libro de investigadores de la Universidad Estatal de Iowa detalla la relación entre el estrés por calor y la violencia humana, y pide un enfoque más serio sobre la necesidad de preparar a las personas para los impactos climáticos.

También podes leer: Los efectos del cambio climático en América Central y del Sur

El libro, ” Cambio climático y comportamiento humano “, se basa en décadas de investigación para explicar cómo el calor y el clima extremo cambian la forma en que las personas piensan y actúan. Los autores dicen que los impactos climáticos pueden conducir a la violencia individual, pero también pueden causar una escalada en el malestar político, la guerra civil y otras formas de violencia comunitaria.

“El estrés por calor hace que las personas actúen de manera más agresiva”, dice el Dr. Craig Anderson, profesor de psicología en la universidad. “Podemos ver que esto se desarrolle a mayor escala en todas las regiones geográficas y con el tiempo”.

El caso de Siria

En un ejemplo, Anderson y su coautor, el estudiante graduado Andreas Miles-Novelo, opinan que la guerra civil de Siria y la crisis migratoria resultante en Europa se originaron con una sequía extrema que afectó a los agricultores.

“Una gran proporción de la población rural se mudó a las ciudades en busca de trabajo, alimentos y agua, pero un gobierno ya inestable no se preparó para la afluencia de personas, lo que llevó a la competencia por recursos como trabajo y vivienda, lo que provocó disturbios políticos y eventuales guerra civil”, dijo Miles-Novelo.

Esta nota te puede interesar: ¿Qué animales podrían sobrevivir al cambio climático?

Admite que el caso sirio es un poco simplificado, y muchos de los que han estudiado la relación entre el clima y el conflicto están de acuerdo. Los datos no establecen un vínculo directo entre los dos, y los investigadores aún están trabajando para comprender exactamente cómo los enfrentamientos por los recursos contribuyen a los brotes violentos, o dan forma a las tensiones dentro de las comunidades, a medida que responden a los recién llegados debido a la migración forzada y el desplazamiento interno.

“En general, los científicos están de acuerdo en que el cambio climático no provoca directamente un conflicto armado, pero que indirectamente puede aumentar el riesgo de conflicto al exacerbar los factores sociales, económicos y ambientales existentes”, dice el Comité Internacional de la Cruz Roja ( CICR ).

El cambio climático afecta al cerebro humano

El nuevo libro de Anderson y Miles-Novelo explica cómo el calor afecta el cerebro humano y justifica un aumento de los delitos violentos en medio del aumento de las temperaturas, vinculándolo con otros factores conocidos, como la nutrición, el estrés infantil y la ruptura familiar, la pobreza y los desafíos económicos.

“Lo que me llamó la atención cuando realmente comencé a profundizar en esto hace más o menos una década fue cuántos de los factores de riesgo de la violencia en la edad adulta se volverán mucho más comunes como resultado del rápido cambio climático”, dijo Anderson.

Explica que uno de los objetivos del libro es dejar en claro cómo estos costos humanos se relacionan con el cambio climático y cómo los conceptos psicológicos básicos “pueden usarse para reducir tanto la cantidad de problemas de calentamiento global como de violencia humana que surgen de la crisis climática”

Los autores de la Universidad Estatal de Iowa dicen que tomarse en serio la amenaza del cambio climático y ser proactivo sobre los desafíos ahora puede dar sus frutos en el futuro. Las soluciones pueden ser tan simples como el apoyo a los programas de nutrición prenatal y posnatal, que pueden proteger contra algunos de los factores de riesgo que pueden dejar a los adultos propensos a la violencia más adelante.

Anderson también pide a las naciones que sean más proactivas con respecto a la migración, en particular las naciones con buenos recursos que, según él, probablemente verán “cientos de millones, si no miles de millones, de personas” que buscan escapar del desastre climático y los conflictos relacionados.

“Hay problemas que tendremos que tomar más en serio en los EE. UU. y en todo el mundo a medida que el cambio climático impulse una mayor ecomigración”, dijo Anderson. “Los problemas que estamos viendo ahora son relativamente pequeños en comparación con lo que sucederá en los próximos 50 años”.

Vía: https://www.ecoportal.net/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

La erupción del Mauna Loa cambia el color el cielo en Hawaii

 El cielo puede menguar su color de manera