Hoy te presentamos el «mar de los siete colores»

- en Curiosidades y rarezas
525
0

Situada en el suroeste del Mar Caribe, Providencia fue una vez una isla santuario para peregrinos y corsarios, muy llamativa por la gama de colores que rodean al lugar.

Este grupo de islas, situado a unos 230 kilómetros al este del continente centroamericano y a 750 kilómetros al norte de Colombia continental, fue declarado por la UNESCO sitio de la biosfera mundial en el año 2000, la «Reserva de la Biosfera Seaflower». El sitio de la reserva no es sólo las islas y sus cayos periféricos, sino que también abarca el 10% del Mar Caribe, cubriendo una extensión de más de 300 mil kilómetros cuadrados.

Los viajeros acuden a estas paradisíacas islas de todo el mundo en busca de perfectas puestas de sol, playas de arena blanca y altísimas palmeras que se mecen con la brisa y, junto con las despreocupadas sonrisas de los isleños locales, hacen de este destino uno de los mejores lugares para pasar unas vacaciones tropicales.

Hoy en día, es principalmente un refugio de la más tranquila vida caribeña en medio de la belleza natural. El Operational Land Imager-2 (OLI-2) en el satélite Landsat 9 adquirió la imagen de arriba el 9 de enero de 2022.

Providencia es oficialmente un territorio de Colombia, aunque se encuentra más cerca de la costa de Nicaragua. Con una extensión de unos 17 kilómetros cuadrados (7 millas cuadradas), la isla es parte del archipiélago de San Andrés; una pequeña pasarela conecta la vecina isla de Santa Catalina. La isla es una de las piezas centrales de la Reserva de la Biosfera Seaflower, un Área Marina Protegida de la UNESCO destacada por su biodiversidad marina. Los picos en el centro de la isla son restos de un antiguo volcán.

No se ha escrito mucho sobre la historia indígena de la isla, pero los europeos llegaron a principios del siglo XVII. Los piratas holandeses fueron los primeros de muchas generaciones de corsarios en utilizar la isla como puerto seguro y punto de partida para incursiones en Centroamérica y las islas del Caribe. En 1631, peregrinos ingleses llegaron en el Seaflower (un barco gemelo del Mayflower) con la esperanza de tener más éxito agrícola que sus compañeros del norte en Plymouth, Massachusetts.

Pero no pasó mucho tiempo antes de que la isla también fuera poblada por la fuerza con sirvientes y esclavos contratados. Tampoco pasó mucho tiempo antes de que Providencia se convirtiera en el sitio de una de las primeras rebeliones conocidas de esclavos en una colonia británica. Eventualmente, el control de la isla fue tomado por los españoles, y luego nuevamente por piratas como Henry Morgan.

Hoy en día, la isla está poblada por unas 5.000 personas repartidas en siete pueblos principales, con una economía impulsada por la pesca, la agricultura y el turismo limitado.

La isla volcánica está rodeada de arrecifes, y las diferentes profundidades del agua en las cercanías han llevado a algunas personas a llamar al área circundante el «mar de los siete colores».

Old Providence McBean Lagoon es la pieza central de un parque nacional natural con bosques secos tropicales y manglares en la costa, y arrecifes de coral, cayos y lagunas en alta mar. Se han reportado más de 150 especies de aves en el parque, incluidas las fragatas. Entre abril y junio, la isla hace una pausa para una gran migración de cangrejos negros de tierra o zombies (Gecarcinus ruricola), que descienden para desovar desde las colinas centrales hacia el mar.

A fines de 2020, Providencia fue severamente dañada por el huracán Iota de categoría 5, una intensa tormenta que arrasó con la mayoría de las viviendas y la infraestructura de la isla. Para noviembre de 2021, aproximadamente la mitad de las casas se habían reconstruido y los líderes locales esperaban reabrir la isla al turismo en algún momento de 2022.

Vía: https://www.vistaalmar.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

La erupción del Mauna Loa cambia el color el cielo en Hawaii

 El cielo puede menguar su color de manera