La chatarra espacial que orbita a la Tierra

La chatarra espacial que orbita a la Tierra

- en Ciencia, Derecho ambiental, Desde el espacio
435
0

De a poco, nuestra atmósfera se fue poblando de aparatos que tienen una vida limitada y que luego de cumplir su función, muchas veces se destruyen en el reingreso a la Tierra.

La basura espacial incrementa anualmente y la tendencia no se detiene. Según los datos de la Oficina del Programa de la NASA de Restos Orbitales los objetos en órbita son más de 18.000. ¿Quiénes son los responsables? ¿Se emprenden acciones al respecto?

Basura espacial o chatarra espacial se designa a cualquier objeto artificial que orbita la Tierra y que ya no tiene ninguna funcionalidad. Pueden ser restos de cohetes o pequeñas piezas de 10 cm generadas, por ejemplo, luego de una coalición.

Por primera vez se escuchó este concepto en octubre de 1957, cuando la URSS lanzó el primer satélite artificial, el Sputnik 1.

Pero otras veces no ocurre esto y quedan flotando en órbita, formando la tan mencionada basura espacial que pone en riesgo las misiones tripuladas y también las no tripuladas, con ya comprobados choques entre satélites. Con la invención de cohetes reutilizables, el acceso al espacio ha cambiado el paradigma antiguo. Ahora es menos costoso poner un satélite que orbite la Tierra. Y también hoy la mayoría de los satélites lanzados son más pequeños y eficientes que los tradicionales lanzados décadas atrás.

El ritmo de lanzamientos en los últimos años quebró cualquier estadística y ese número se supera año tras año. Desde que la Unión Soviética lanzó el Sputnik, el primer satélite creado por humanos, en 1957, la humanidad ha estado poniendo cada año más y más objetos en órbita. Durante la segunda mitad del siglo XX, hubo un crecimiento lento pero constante, con aproximadamente 60 a 100 satélites lanzados anualmente hasta principios de la década de 2010.

Pero desde entonces, el ritmo ha ido aumentando de forma espectacular. Y así llegamos a 2020, año en el que se realizaron 114 lanzamientos que transportaron alrededor de 1300 satélites al espacio, superando por primera vez la marca de 1000 satélites nuevos por año.

Pero ningún año en el pasado se compara con el 2021. Al 16 de septiembre, aproximadamente 1400 nuevos satélites ya habían comenzado a dar vueltas alrededor de la Tierra, y eso solo aumentará a medida que avanza el año. Solo este mes, SpaceX lanzará otros 51 satélites Starlink en órbita.

Preocupación científica

Aunque parezca mentira, existe la Unión de Científicos Preocupados o Union of Concerned Scientists (UCS), una asociación civil que lleva el conteo oficial de la cantidad de satélites que orbitan la Tierra y además los detalles técnicos de cada uno de ellos, empezando por el país al que representan y donde fueron fabricados. Según esta extensa base de datos, que se actualiza todos los años, y cuya última renovación fue el 1 de enero de 2021, había un total de 3372 satélites en el espacio, de los cuales 1918 estaban en órbita terrestre baja (LEO).

El último tiempo tanto la empresa Starlink de Elon Musk, que promete llevar internet satelital de bajo costo a países en desarrollo y Amazon son los que más han utilizado el espectro espacial. Así, la sobrepoblación de satélites es justamente algo que preocupa a los expertos: “El espacio puede parecer infinito, pero las oportunidades para colocar y mantener de forma segura un objeto en la órbita de la Tierra no lo son. El riesgo de colisiones entre objetos en el espacio es muy real y ya se han producido colisiones importantes”, escribió Michael Domínguez, ex alto funcionario del Departamento de Defensa que se desempeñó como secretario interino de la Fuerza Aérea en EEUU.

La preocupación más grande que tienen los expertos no es por la cantidad de satélites en desuso que hay orbitando la Tierra, sino por el número de objetos, llamados coloquialmente chatarra o basura espacial. Según la Agencia Espacial Europea hay ESA se estima que el número total de objetos espaciales sobrevolando alrededor son de 29.000 para tamaños superiores a 10 cm, 670.000 para tamaños superiores a 1 cm y más de 170 millones para tamaños superiores a 1 mm.

La Union of Concerned Scientists indica además cuáles son los países con mayor número de satélites en el espacio: De un total de 3372, Estados Unidos tiene 1897; Rusia, 176; China, 412 y otras naciones, 887. La gran mayoría (94%) de todas las naves espaciales lanzadas en 2020 fueron satélites pequeños, satélites que pesan menos de alrededor de 1.320 libras (600 kilogramos). La mayoría de estos satélites se utilizan para observar la Tierra o para comunicaciones e Internet. Con el objetivo de llevar Internet a áreas desatendidas del mundo, dos empresas privadas, Starlink by SpaceX y OneWeb, lanzaron juntas casi 1000 smallsats solo en 2020. Cada uno de ellos planea lanzar más de 40.000 satélites en los próximos años para crear lo que se denominan “megaconstelaciones” en órbita terrestre baja.

Un día después de que SpaceX lanzara sus primeros 60 satélites Starlink, los astrónomos comenzaron a verlos bloqueando las estrellas. Si bien el impacto en la astronomía visible es fácil de entender, los radioastrónomos temen perder un 70% de sensibilidad en ciertas frecuencias debido a la interferencia de megaconstelaciones de satélites como Starlink.

Los expertos han estado estudiando y discutiendo los problemas potenciales que plantean estas constelaciones y las formas en que las compañías de satélites podrían abordarlos . Estos incluyen reducir el número y el brillo de los satélites, compartir su ubicación y admitir un mejor software de procesamiento de imágenes.

En mayo de 2021 un informe de un grupo de investigadores internacionales dio cuenta que las más de 9.300 toneladas (8.440 toneladas métricas) de objetos espaciales que orbitan alrededor de la Tierra, incluidos satélites inoperantes y fragmentos de etapas de cohetes gastadas, aumentan el brillo general del cielo nocturno en más del 10% en grandes partes del planeta.

“Esperábamos que el aumento del brillo del cielo fuera marginal, si lo hubiera, pero nuestras primeras estimaciones teóricas han resultado extremadamente sorprendentes y, por lo tanto, nos animaron a informar nuestros resultados con prontitud”, afirmó el autor principal del estudio, Miroslav Kocifaj, investigador principal de la Academia de Ciencias de Eslovaquia. Según los investigadores, los satélites y la basura espacial arruinan las imágenes astronómicas al dispersar la luz solar reflejada, produciendo rayas brillantes que son indistinguibles de los objetos de interés astrofísico, y a menudo más brillantes que, lo que dificulta, si no imposible, obtener una imagen clara.

Esto hace oscurecer las vistas astronómicas, como las brillantes nubes de estrellas a lo largo del disco de la Vía Láctea, en cualquier lugar del mundo donde se encuentren los observadores de estrellas.

Con información de: https://noticiasambientales.com/ https://geoinnova.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

¿Por qué sólo nieva en algunas regiones en Sudamérica?

Seguramente más de una vez te habrás preguntado