Los árboles son una verdadera esponja del carbono

Los cálculos revelaron que subestimamos el potencial de captura de carbono de los árboles de bosques templados.

Los árboles son sin duda la mejor tecnología de captura de carbono del mundo. Cuando realizan la fotosíntesis, extraen dióxido de carbono del aire, lo fijan en azúcar y liberan oxígeno. Los árboles usan azúcar para construir madera, ramas y raíces. La madera es un increíble depósito de carbono porque está hecha completamente de carbono, dura años como un árbol en pie, y tarda años en descomponerse después de que el árbol muere. Si bien los árboles almacenan principalmente carbono, liberan algo de carbono, como cuando sus hojas se descomponen, o sus raíces queman azúcar para capturar nutrientes y agua.

Veamos un ejemplo real, un roble blanco puede vivir durante 200 años; todo ese tiempo está sacando carbono del aire y almacenándolo. Después de varios brotes de antracnosis, el árbol muere, pero el árbol tarda décadas en pudrirse. Mientras se está descomponiendo lentamente, el árbol podrido todavía secuestra el carbono fuera de la atmósfera.

Los bosques capturan y almacenan diferentes cantidades de carbono a diferentes velocidades dependiendo de la edad promediade los árboles. Los bosques jóvenes son campeones de la captura de carbono. Los árboles jóvenes crecen rápidamente y son capaces de extraer carbono rápidamente. Los bosques jóvenes también contienen muchos pequeños árboles jóvenes, muchos de los cuales  eventualmente  mueren debido a la competencia por la luz, los recursos y el espacio de crecimiento. Cuando pequeños árboles jóvenes mueren y se descomponen liberan poco carbono. Los árboles que quedan siguen creciendo y secuestrando más carbono a medida que el bosque madura.

Capturando carbono contra el calentamiento global

Por cada kilómetro cuadrado de bosque talado, “potencialmente perdemos casi el doble de la capacidad de captura de carbono de lo que pensábamos. Esto tiene serias implicaciones para nuestra comprensión de los beneficios del cambio climático al proteger los árboles”, dice Mathias Disney, profesor del University College London y miembro del equipo de investigación.

Además de ecosistemas importantes, los bosques sanos eliminan dióxido de carbono, CO2, uno de los gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global de la atmósfera.

Y cuanto más viejos sean los árboles, mejor. Según el estudio, es muy difícil reemplazar la compleja estructura de árboles viejos con árboles jóvenes.

 “El valor de los grandes árboles maduros es casi incalculable, por lo que debes evitar perderlos a toda costa, sin importar cuántos árboles planees plantar”, explica el profesor Mathias.

A los políticos europeos que se preocupan tanto por nuestras selvas tropicales, una palabra de advertencia: ellos también tienen importantes bosques de los que ocuparse. Mira su deforestación allí:

Una esponja del carbono

Los árboles son los grandes luchadores del calentamiento global. Y cuanto más viejos son, más fuertes son. Ahora un estudio publicado recientemente en la revista científica Ecological Solutions and Evidence mostró que los árboles son capaces de almacenar mucho más carbono de lo que se pensaba.

El equipo de investigación cartografió 1000 árboles en Wytham Woods, un bosque templado que contiene más de 400 hectáreas de interés científico ubicado al noroeste de Oxford en Oxfordshire, Reino Unido.

El mapeo se realizó sobre un número determinado de árboles, con el fin de calcular con precisión cuánto carbono podrían almacenar los árboles de los bosques de clima templado, y el costo ambiental a pagar por la pérdida de estos árboles.

El método utilizado para realizar estos cálculos también es innovador: el estudio utilizó técnicas de escaneo 3D para medir el volumen de cada árbol y, en base a esto, medir la cantidad de carbono que el tronco y las ramas de cada ejemplar pueden capturar. Anteriormente, para hacer tales cálculos, había que talar el árbol.

Con información de: https://www.ecoportal.net/

Deja una respuesta

También te puede interesar

Lagos ardientes en la luna hipervolcánica de Júpiter

Los astrónomos han cartografiado unos 150 volcanes en