Qué es un eclipse de Luna y por qué se produce

Qué es un eclipse de Luna y por qué se produce

- en Ciencia, Eclipses
315
0

Los eclipses son eventos astronómicos espectaculares que suelen movilizar a cientos de miles de personas que buscan obtener la mejor vista de estos fenómenos.

En el caso de un eclipse lunar, la Tierra impide que la luz del Sol llegue hasta la Luna. Eso quiere decir que en la noche, la Luna Llena desaparece por completo, a medida que la sombra de la Tierra la cubre, adquiriendo un color rojizo.

No podemos ver todos los eclipses solares. Tener la oportunidad de contemplar un eclipse total de Sol no es frecuente. La sombra de la Luna sobre la Tierra no es muy grande, por eso se puede ver desde unos pocos lugares de la Tierra. Tienes que estar en el lado soleado del planeta cuando este sucede. También, tienes que estar en la trayectoria de la sombra lunar y que la fase de la Luna sea nueva.

En promedio, se puede ver un eclipse solar desde un mismo lugar de la Tierra cada 375 años aproximadamente, solo durante unos minutos.

Gracias al constante movimiento de los planetas alrededor del Sol y de la Luna alrededor de la Tierra, a través de los años tenemos la oportunidad de observar diversos fenómenos astronómicos que sorprenden por su poderío en el firmamento. Los eclipses lunares son una manifestación clara de la danza entre los astros y no siempre se presentan de la misma manera, existen distintos tipos dependiendo sus características. Para todo amante del cosmos, es esencial conocer qué es un eclipse lunar y por qué se produce este fenómeno astronómico.

¿Qué son los eclipses?

Un eclipse se produce cuando un objeto cósmico, ya sea una luna o un planeta, se interpone en la trayectoria de la luz del Sol. Desde nuestra perspectiva tenemos la oportunidad de apreciar dos tipos de eclipses principales, que luego se subdividen dependiendo de sus características: eclipses solares y eclipses lunares. Y aunque uno podría suponer que se tratan de fenómenos muy similares, la realidad es que son totalmente contrarios.

Eclipse solar

Este se produce cuando la Luna se interpone en el camino que los rayos del Sol atraviesan en el espacio antes de llegarnos a nosotros. La mayor característica de este tipo de fenómeno es que justamente ocurre a plena luz del día. La noche y el día se encuentran en un mismo momento, una conjunción sumamente extraordinaria pero que los eclipses solares posibilitan, gracias a que se oscurece de día y ciertas regiones del mundo quedan cubiertas de sombras, pese a que el horario marca la presencia de luz todavía.

El mundo experimenta aproximadamente un eclipse solar total, es decir que la Luna cubre completamente el Sol, cada año y medio. Aunque por los movimientos terrestres, los de la Luna y la incidencia de la luz solar, las regiones del mundo donde se pueden observar estos fenómenos, siempre varían. Por su parte, los eclipses solares parciales son muy similares, salvo que por cuestiones en la alineación de los astros, la Luna no alcanza a cubrir por completo la luz solar. Se propician al menos dos veces por año.

Aunque cabe destacar que por las condiciones de movimiento constante, aunque pueda parecer que estos fenómenos son muy comunes, en realidad observarlos es un privilegio ya que no siempre se propician sobre la misma región geográfica. Incluso ha sucedido que han tenido que transcurrir décadas antes de observar uno.

¿Qué es un eclipse lunar?

Contrario a los solares, los eclipses lunares no se dan a plena luz del día, sino que lo hacen de noche. Ocurren cuando la danza entre el Sol, la Luna y la Tierra llega justo a una posición donde se encuentran perfectamente alineados. Y a diferencia de los solares, que se propician cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, los eclipses lunares se gestan cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna. De esta manera el planeta bloquea por completo los rayos del sol que normalmente deberían iluminar la superficie lunar.https://bb283bfe5b618305312fc418fccffc59.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

La consecuencia más inmediata es que aunque la Luna se encuentra en su fase llena, durante el transcurso del eclipse, las sombras comienzan a apoderarse de ella. Sin embargo, el juego de luces y sombras, más los filtros de la atmósfera terrestre nos hacen apreciar una Luna, no completamente oscurecida, sino de color rojizo. Fenómeno que se conoce comúnmente como Luna de Sangre.

Tipos de eclipses lunares

Al igual que los eclipses solares, los lunares tienen tres distintas clasificaciones dependiendo de sus características. Los eclipses lunares se clasifican en:https://bb283bfe5b618305312fc418fccffc59.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

  • Eclipse lunar total: Ocurre cuando la Tierra oscurece por completo la superficie de la Luna, gracias a una alineación cuasi perfecta.
  • Eclipse lunar penumbral: Ocurre cuando la Luna entra en la penumbra terrestre, que ocasiona un ligero oscurecimiento en la superficie lunar. Incluso es difícil de observar a simple vista, ya que al ojo humano el brillo del satélite natural parecerá no haber cambiado tanto.
  • Eclipse parcial: Se suscita cuando sólo una parte de la Luna entra en la zona conocida como la umbra. Que es la parte más oscura y profunda de una sombra. Así que en estos casos, el oscurecimiento será más que visible que en el penumbral, pero no cubrirá por completo a la Luna.

El significado místico de los eclipses

Para dilucidar el significado espiritual del eclipse solar, primero hay que remontarnos a las culturas antiguas y la etimología del vocablo. El término eclipse proviene del griego ekleipsis, cuyo significado es ‘abandono’ o ‘desaparición’. A su vez ekleipsis proviene del vocablo ekleipein, que se compone de ‘ek’ separar desde dentro hacia afuera’ y leipein ‘dejar’.

Así, los eclipses ya sean lunares o solares, representan el abandono momentáneo de la luz. Y aunque pudiera parecer que es una cuestión negativa, de hecho, es todo lo contrario. Nos abren la oportunidad para cortar todos aquellos patrones que por alguna u otra razón ya no nos funcionan, al igual que aquellos que se han tornado nocivos. Son momentos de reflexión para soltar el pasado y dar apertura para situaciones nuevas.

Vía: https://ecoosfera.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Fenómeno de «El Niño» y «La Niña» en la actualidad

Análisis de estos patrones climático que implican cambios