Olas de calor mortíferas en un futuro no muy lejano

Las olas de calor y otras tendencias negativas en el clima serán cada vez más frecuentes y continuarán al menos «hasta 2060», según informes recientes.

Es una realidad que las olas de calor se están haciendo más comunes a causa del cambio climático», dicen los especialistas, que, usando una analogía deportiva, explicó que hemos dopado a la atmósfera inyectando más gases de efecto invernadero, sobre todo dióxido de carbono, por lo que el calentamiento y otras tendencias “continuarán al menos hasta 2060, independientemente del éxito o no a la hora de mitigar el cambio climático.

Las olas de calor también actúan como una especie de tapa atmosférica, atrapando contaminantes y degradando la calidad del aire, con consecuencias negativas para la salud, sobre todo para personas vulnerables como los ancianos.

«El cambio climático está afectando a nuestra salud de muchas maneras, no sólo por las olas de calor, que tienen consecuencias directas«, sino también en otros ámbitos de la atención sanitaria esencial, como el aumento de los niveles de enfermedad.

Puedes leer: Las olas de calor están sofocando a la mitad del mundo

El cambio climático ya está teniendo impactos severos en todo nuestro planeta, trayendo desafíos nuevos y antes inimaginables para las personas menos responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Este informe, el primero que publicamos de manera conjunta en la historia de nuestras organizaciones, brinda una revisión aleccionadora de cómo solo uno de esos desafíos, el aumento de las olas de calor mortales, amenaza con generar nuevas necesidades de emergencia en un futuro no muy lejano.

Olas de calor mortíferas

Los hallazgos son sorprendentes y perturbadores. Las olas de calor ya matan a miles de personas cada año, y se volverán más mortales con cada aumento adicional del cambio climático. Esperamos que este informe sirva no solo como una llamada de atención, sino también como una hoja de ruta. Las olas de calor exigen una respuesta humanitaria con base local, que actúe rápidamente sobre la base de datos y análisis, y que trabaje en asociación con los gobiernos locales, la sociedad civil y los actores del desarrollo para proteger a las personas más vulnerables.

El desafío es abrumador, pero hay un éxito demostrable sobre el que construir, incluso de los países en desarrollo.

Te puede interesar: ¿Las olas de calor tendrían que tener nombre al igual que los huracanes?

Pero incluso mientras buscamos mejorar nuestra respuesta de emergencia al calor extremo, seamos claros: este no es un problema que las organizaciones humanitarias puedan resolver solas. La prioridad urgente debe ser inversiones grandes y sostenidas que mitiguen el cambio climático y apoyen la adaptación a largo plazo para las personas más vulnerables. Sin esas inversiones, estamos destinados a un futuro de desastres por calor cada vez más grandes y mortales.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están comprometidas a trabajar juntas para evitar ese futuro.

Martin Griffiths Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas

Jagan Chapagain Secretario General de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Con información de: https://www.tiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Adonis, el árbol más viejo de Europa tiene más de 1000 años

Aunque no lo crean en el norte de Grecia vive un árbol que nació hace 1.075 años, se trata de un pino de los Balcanes según informaron a la prensa expertos de la Universidad de Estocolmo quienes junto a investigadores de la Universidad de Mainz en Alemania y la Universidad de Arizona en EE.UU. descubrieron el espécimen único por su antigüedad.