Rayos de la tierra al cielo

La primera documentación científica relativa a los rayos ascendentes en las tormentas eléctricas – los que suben de la Tierra a las nubes- se remonta a 1939.

Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando los científicos han llegado a comprender su funcionamiento.

La amplia mayoría de los rayos (el 70%) no alcanza la superficie terrestre, sino que se descarga dentro de las nubes. La descarga del rayo sobre la superficie se ve precedida por la apertura de un canal conductor.

Nota que te puede interesar: Así se generan los rayos en la tormenta

Desde la nube carga eléctricamente, el rayo se aproxima a la superficie siguiendo un camino tortuoso. Este rayo conductor, no obstante, no siempre alcanza la superficie, sino que una descarga de captura va a su encuentro.

Tan pronto como se cierra el canal conductor y la descarga de captura y se crea el canal del rayo, se desencadena la descarga principal, que empieza en el suelo y se dirige hacia la nube.

Es el rayo que nosotros somos capaces de ver. Su longitud media es de 1.000 a 2.000 metros y su intensidad de 40.000 amperios por término medio.

En conclusión, los rayos que vemos “caer” a la tierra, en realidad suben hacia las nubes, nosotros sólo vemos el efecto óptico que produce y que nos engaña, ya que parece que el rayo “cae.

También pode leer: ¿Cómo te indican los rayos la “severidad” de una tormenta?

En las nubes, normalmente ocurre lo mismo, aunque pueden darse casos de rayos que “caen”, si las condiciones físicas son las necesarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar

Las alergias en el cambio de estación

Con el inicio de la primavera llegan las