¿El Sol podría tragarse a la Tierra?

¿El Sol podría tragarse a la Tierra?

Un elevado número de estrellas similares al astro que nos da la vida ha devorado a sus hijos. ¿Terminará la Tierra devorada por el Sol?  

Se calcula que en 5.000 millones de años, el Sol se expandirá y se convertirá en un «gigante rojo». Se tragará los planetas Mercurio y Venus, pero el destino de la Tierra es menos claro.

A medida que el Sol aumente hasta 250 veces su tamaño actual, perderá más de un tercio de su masa en un fuerte «viento estelar».

De aquí a unos mil millones de años, la Tierra podrá convertirse en un pedazo de roca cósmica engullida por el aumento del volumen del Sol, y evaporada por su calor. Pero quédate tranquilo: en ese entonces, debido a las condiciones de nuestro planeta, no habrá más vida humana que sufra con el Armagedón.

Son miles las teorías acerca de cómo será destruida la Tierra llegado el momento, pero es bastante probable que la que refiere a la eliminación de nuestro planeta por parte del Sol sea la más acertada. Te contamos de qué se trata esta predicción y cómo es que sucederá.

Hasta un tercio de las estrella similares al Sol se han tragado uno o más de sus propios planetas, sugiere un nuevo estudio publicado en la revista Nature Astronomy. Los hallazgos podrían ayudar a los astrónomos a descartar sistemas estelares que probablemente no contengan mundos similares a la Tierra.

La “autopsia” a las estrellas desvela que en más de una ocasión han fagocitado planetas que las orbitaban.

Una estrella está formada principalmente de hidrógeno, helio, oxígeno y carbono. Sin embargo, en muchas ocasiones contienen materiales propios de un planeta, ricos en elementos pesados ??como hierro, silicio y titanio. Cuando una estrella se traga un planeta, los elementos pesados de éste pasan a formar parte de las capas más externas de la estrella.  Así, dejan su rastro.

«Si una estrella es anormalmente rica en hierro pero no en otros elementos como carbono y oxígeno, esto puede interpretarse como una firma de hundimiento planetario», dice Lorenzo Spina, astrofísico del Observatorio Astronómico de Padua que dirigió el estudio.

EN EL CORAZÓN DE LAS ESTRELLAS BINARIAS

Él y sus colegas investigaron la frecuencia con la que esto sucede al observar 107 sistemas binarios que contienen dos estrellas similares al Sol, similar al mundo ficticio de dos soles Tatooine en Star Wars. Las estrellas binarias nacen de la misma nube de gas y polvo, por lo que sus composiciones químicas deberían ser casi idénticas. El equipo también eligió parejas que eran extremadamente cercanas en masa y temperatura entre sí, esencialmente gemelas.

En 33 de estos pares, uno de los compañeros mostró niveles elevados de hierro en comparación con el otro, un signo de canibalismo planetario. En la investigación también han encontrado que solo una de las estrellas del par era rica en litio, lo que daba más credibilidad a la hipótesis de su apetito por mundos rocosos.

Aunque las estrellas similares al Sol nacen con cantidades sustanciales de litio, lo queman dentro de los primeros 100 millones de años de sus vidas, por lo que verlo en las estrellas más viejas en la muestra del estudio indicó que probablemente ese material extra provenía de un planeta.

El equipo también descubrió que las firmas químicas anormales aparecían con más frecuencia en las estrellas más calientes. Eso tiene sentido porque las estrellas calientes tienen capas externas delgadas, y el material de un planeta se concentraría en un volumen más pequeño, dejando una firma más clara.

Según su análisis, entre el 20% y el 35% de las estrellas similares al Sol se han comido un planeta. Tales eventos podrían ocurrir en sistemas donde las interacciones gravitacionales entre los planetas arrojarían a uno hacia la estrella central o lo acercarían lo suficiente como para que la estrella lo vaporizara y devorara lentamente. Los resultados del estudio se han publicado en Nature Astronomy .

La ingestión planetaria se ha estudiado antes, pero el nuevo artículo proporciona un tamaño de muestra mucho mayor y una clara evidencia estadística del fenómeno.

Spina cree que es poco probable que nuestro Sol se haya tragado algún planeta, porque está agotado en elementos pesados ??en comparación con otros de su clase.

Vía: https://www.quo.es/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Esto sucede si la lava se junta con el mar

La roca fundida no se lleva excesivamente bien